¿La leche de fórmula produce estreñimiento?

¿La leche de fórmula produce estreñimiento?
comparte

La lactancia materna es siempre el método más recomendable de alimentación para los bebés, pero no siempre se puede ofrecer. Por ello existen otros sistemas como las leches preparadas artificialmente que intentan ofrecer las mismas propiedades nutritivas que las que les aportaría la leche materna. Estas leches sustitutivas son las conocidas como leches de fórmula o artificiales.

Tanto la Asociación Española de Pediatría (AEPED) como diversas instituciones referidas también al ámbito sanitario como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan la leche materna siempre y cuando no exista ningún problema para ofrecer este tipo de alimentación. En el caso de que amamantar al bebé supusiese complicaciones existen las leches de fórmula que se dividen en dos tipos:

-La leche de inicio es con la que se alimenta al bebé desde que nace hasta los 6 meses de vida. Esta está preparada para ser lo más parecida posible nutricionalmente a la leche materna.

-La leche de continuación, como su nombre indica, es la continuación de la anterior y se ofrece a partir de los 6 meses a la vez que se va introduciendo la alimentación complementaria. Es preferible que los niños continúen consumiendo este tipo de leche hasta los 3 años antes de pasar a la leche de vaca.

Estas son las leches normales, pero existen otros tres tipos de leches de sustitución más específicos que los anteriores: la leche de fórmula adaptada, la leche de fórmula especial y la leche de fórmula para bebés prematuros. La primera contiene varias sustancias que hacen que se parezca más a la leche materna en cuanto a fisiología. La segunda suele prescribirse a aquellos niños y niñas que sufren algún trastorno que afecta a su aparato digestivo. Por último, la leche adaptada para bebés prematuros tiene una mayor composición calórica.

No te puedes perder ...

El estreñimiento en los bebés es algo bastante frecuente porque su sistema digestivo no está completamente maduro por lo que este tipo de afecciones les afectan con mayor facilidad. Las causas pueden ser varias, desde la falta de hidratación hasta cualquier cambio en su dieta. Además, está comprobado que los bebés que se alimentan con leche materna tienen menos posibilidades de sufrir de estreñimiento ya que esta se digiere con más facilidad que las leches de fórmula.

Los cambios en la alimentación son una de las principales causas que provocan este trastorno. Su sistema digestivo debe aprender a digerir alimentos que nunca antes había tomado y no siempre le sientan bien a la primera. Hay que fijarse en las deposiciones del bebé y controlar la frecuencia, aunque esta suele disminuir ya que, inconscientemente, detienen los movimientos intestinales para evitar el dolor y la incomodidad que está sintiendo.

En el caso de los bebés que se alimentan a través de la lactancia artificial es necesario intentar evitar aquellas leches con altas cantidades de grasas saturadas y calcio. También se debe prestar especial atención a la preparación de la fórmula siendo clave la cantidad de agua con la que se prepara. Cuando son mayores de 6 meses existen más posibilidades para ayudar a aliviar el estreñimiento a través de su dieta, pudiendo ofrecerles alimentos con fibra y una mayor cantidad de líquidos.

En los casos necesarios se puede consultar con el pediatra la introducción de leches de continuación anti-estreñimiento. Estas hay que añadirlas en su dieta progresivamente y observar cómo reacciona su cuerpo a ella. Generalmente este tipo de leches se suelen alternar con la leche que esté tomando de manera habitual y poco a poco se va aumentando la leche anti-estreñimiento. En el caso de que sus deposiciones aumenten en exceso se vuelve a ir intercalando con su leche de fórmula normal

Algunas sugerencias que pueden ayudar a mejorar esta situación o, al menos, a acelerar el proceso de recuperación son:

 

-Los movimientos de pedaleo con las piernas son adecuados para liberar cualquier posible obstrucción intestinal.

-Asegurarse de que las proporciones de las fórmulas lácteas son las correctas, ni más ni menos.

-Ofrecerle un poco de agua hervida entre tomas si está tomando biberón. No hay que añadir más agua a la fórmula.

-Darle un suave masaje en la tripa siguiendo las agujas del reloj con aceite para bebés. Hay que comprobar que el pequeño está relajado y que el masaje no le está haciendo más daño.

-Un baño calentito suele mejorar los movimientos intestinales y también funciona como calmante para el dolor.

-Aplicar cremas o vaselinas alrededor del ano del bebé aliviarán el dolor y a su vez evitarán que se produzcan irritaciones.

En cualquier caso, cuando se trata de bebés y de niños y niñas pequeñas es mejor acudir siempre a un especialista que ofrecerá las recomendaciones más adecuadas para cada caso.

 


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿qué cantidad de leche toma un recién nacido?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.


Fuentes:

Asociación Española de Pediatría, Nestlé y AlmiClub.

 

Fecha de actualización: 14-06-2019

Redacción: Andrea Rivero

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>