• Buscar
Publicidad

Alimentación del bebé de 5 meses

Alimentación del bebé de 5 meses

Hasta hace unos años, a partir de los 5 meses se consideraba que el intestino del bebé ya era lo suficientemente maduro como para comenzar con la alimentación complementaria. Sin embargo, hoy en día se recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.

Publicidad

Índice

 

Lactancia materna hasta los 6 meses

La Organización Mundial de la salud (OMS) y las principales asociaciones de pediatría de cada país recomiendan alimentar al bebé con leche materna de forma exclusiva hasta los 6 meses. Esto es debido a que la introducción de otros alimentos antes de esta edad, aunque puede realizarse desde los 4 o 5 meses, no supone ningún beneficio sobre la leche materna, por lo que es mejor seguir dándole el pecho al bebé de manera exclusiva hasta los 6 meses.

Por lo tanto, la alimentación de un bebé de 5 meses debe seguir siendo la leche materna a demanda, es decir, cada vez que el pequeño lo pida. No obstante, es cierto que, generalmente, con 5 meses el estómago de los bebés ha crecido y son capaces de ingerir más cantidades en cada toma y en menos tiempo, por lo que lo normal es darle el pecho cada 4 horas, aunque eso depende de cada bebé.

Igualmente, las tomas suelen ser más rápidas y durar entre 5 y 10 minutos.

En cuanto a las tomas nocturnas, muchos bebés de esta edad ya duermen casi del tirón y se despiertan solo 1 vez a comer, aunque hay bebés que siguen despertándose cada 3 o 4 horas para comer.
 

¿Y si no toma leche materna?

En los casos en los que la lactancia materna ha acabado o se complementa con leche de fórmula infantil, es posible comenzar con la introducción de otros alimentos diferentes a la leche hacia los 5 meses, pero siempre indicado por el especialista en pediatría. 

Si es el caso de tu hijo, no te preocupes por empezar antes de los 6 meses, ya que, a partir de los 5 meses de vida, la maduración del sistema digestivo permite que haya una mejoría de la secreción gástrica y pancreática (con lo que se pueden comer alimentos más complejos), la respuesta inmunológica es mejor, así como la movilidad intestinal. También desaparece el reflejo de extrusión, con lo que el bebé ya puede tragar alimentos semisólidos, mueve la lengua de atrás hacia adelante,...

Por eso, hasta hace unos años, a partir de los 5 meses era normal comenzar con la alimentación semisólida, normalmente, con cereales sin gluten y zumos de frutas.

Lo habitual era empezar a darle zumo de naranja al bebé en la merienda, sobre todo si tenía problemas de estreñimiento, y cereales sin gluten mezclados con la leche de fórmula en la toma de la noche.

Pero, como decíamos, actualmente se suele aconsejar seguir con la leche (tanto si es materna como de fórmula) hasta los 6 meses. Pero si tu pediatra ha comprobado en las revisiones que tu bebé está bajo de peso y necesita complementar su dieta, puedes empezar sin problemas a ofrecerle cereales sin gluten, tanto mezclados con leche materna como en polvo.

También se le pueden dar desde los 5 meses papillas de frutas, pero todo bajo indicación del pediatra, no empieces a ofrecerle otros alimentos si no te lo aconseja tu médico.
 

¿Es necesario ofrecerle agua?

Mientras esté siendo alimentado solo con leche, ya sea materna o de fórmula, no hace falta ofrecer agua al bebé ya que la leche materna es en un 80% agua y la leche en polvo se mezcla con agua, por lo que el bebé no tiene necesidad de beber agua sola, lo que, de hecho, puede ser perjudicial al llenarle el estómago de agua sin los nutrientes de la leche, acarreando pérdida de peso y malnutrición.

Además, la ingestión de agua u otras bebidas en estos primeros seis meses puede acarrear en el bebé el riesgo de contraer infecciones gastrointestinales, como gastroenteritis, colitis u otras enfermedades.

Por lo tanto, no le ofrezcas agua hasta que np empiece con la alimentación complementaria.
 

¿Puede ser perjudicial ofrecer otros alimentos antes de lo indicado?

Ofrecer al bebé alimentos distintos a la leche antes de lo indicado por el pediatra puede causarle los siguientes problemas:

- Mayor incidencia de patologías enterales (gastroenteritis, colitis) ya que el sistema digestivo del bebé aún está inmaduro para procesar y digerir otros alimentos.

- Sobrecarga de los riñones ya que el sistema renal también está inmaduro, por lo que los riñones pueden sobrecargarse por la filtración de proteínas o sodio.

- Aumento del riesgo de alergias alimentarias y patologías autoinmunes.

- Mayor riesgo de atragantamientos y ahogamientos si el bebé aún no ha superado el reflejo de extrusión y no puede sostener bien el tronco.

 

 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 13-04-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×