¿Un bebé puede tomar agua?

¿Un bebé puede tomar agua?
comparte

Los lactantes no deben tomar agua, puesto que la leche, tanto la materna como la de fórmula, ya contiene toda el agua que el pequeño necesita para hidratarse. Sin embargo, una vez comienza con la alimentación complementaria sí debes ofrecerle agua, puesto que este líquido forma parte esencial de una dieta sana y equilibrada.

El agua es vital para nuestra salud es el componente químico principal de nuestro cuerpo y representa cerca del 50% del peso corporal, hasta el 70% en los lactantes, por lo que es aún más importante que para los adultos. Al contener sus cuerpos una mayor proporción de agua necesitan tomar un 10-15% de su peso en agua cada día para no deshidratarse. Y es que el agua forma parte de cada célula del organismo, por lo que es imprescindible que esta forme parte de nuestra dieta diaria.


Por esto mismo, muchos padres se sorprenden al comprobar que sus recién nacidos no solo no toman agua, sino que es malo ofrecérsela. Esto se debe a que la leche materna está formada en un 88% de agua, así que, en cada toma, el bebé ya ingiere la cantidad de agua que necesita para mantener su organismo bien hidratado. No necesita tomar agua ni siquiera cuando hace calor. En esos casos, es decir, ante una ola de calor o temperaturas muy altas, lo que se debe hacer es ofrecer el pecho al bebé más a menudo, pero no hace falta introducir el agua en su alimentación mientras se alimente solo de leche. De hecho, la leche del principio es más acuosa y menos grasa, pensada para calmar la sed del bebé cuando la sienta, por eso, si tiene sed solo mamará un poco, pero no llegará a vaciar el pecho.

No te puedes perder ...


Ocurre lo mismo con la leche de fórmula, ya que, como habrás podido comprobar si la usas, se mezcla con agua, por lo que cada biberón está formado por agua, más que suficiente para mantener al bebé hidratado.


Por eso, no se debe ofrecer agua al bebé antes de que comience con la introducción de la alimentación sólida ya que no solo no es necesario, sino que incluso puede llegar a ser perjudicial para él.


¿Por qué el agua puede ser mala para los lactantes?


A pesar de que el agua es vida y tiene que formar parte de nuestra dieta, no debemos ofrecérsela a bebé sola, sin mezclar con la leche en polvo, antes de los 6 meses o de la edad a la que comience con la alimentación complementaria por diversas razones:


1- Darle agua puede llenarle y hacer que coma menos cantidad de leche, afectando a su crecimiento y su desarrollo. El estómago de un bebé es muy pequeño, por lo que no hay que llenarlo de agua, sino de leche.


2- Si se echa más agua de la señalada por el fabricante de la leche de fórmula, se puede producir un desequilibrio en la alimentación del niño, sufriendo malnutrición y bajo peso.


3- El abuso del agua también puede causar una enfermedad, poco común, pero que existe, conocida como intoxicación por agua que puede llegar a producir convulsiones e incluso un estado de coma. Esta intoxicación se produce cuando ingerimos más agua de la que el organismo necesita, por lo que se diluye la concentración de sodio en el cuerpo, causando estragos en el equilibrio de electrolitos en su sistema. Esto provoca que los tejidos se hinchen y puede dar lugar a vómitos, convulsiones y un coma. Para llegar a este punto habría que beber muchísima agua, algo que no suele pasar, pero es mejor no ofrecer agua al bebé mientras no la necesite, por si acaso.


Consejos al introducir el agua en su dieta


- Cuando comiences a introducir otros alimentos en su dieta, como frutas o verduras, puedes empezar a ofrecerle agua, pero no te preocupes si apenas bebe, ya que la base de su dieta sigue siendo la leche y, además, estos primeros alimentos que se le ofrece al bebé también cuentan con grandes cantidades de agua, por lo que seguirá estando bien hidratado. Es a partir de los 12 meses cuando la cantidad de leche se va reduciendo y hay que aumentar el consumo de agua.


- A partir del año, el bebé deberá tomar en torno a 1,3 litros de agua al día, incluyendo en la cifra el agua que contienen los alimentos sólidos que ingiera.


- De los 6 a los 12 meses se recomienda ofrecer al bebé agua embotellada de mineralización débil: baja en sodio (menos de 25 mg/L), en flúor (menos de 1 mg/L) y en nitratos (menos de 50 mg/L). O hervir durante un minuto el agua del grifo. Pasada esta edad se le puede dar agua del grifo siempre que esta no contenga una gran cantidad de estos minerales. Si no, mejor seguir usando embotellada o hervirla.


- Es mejor ofrecer el agua al bebé en vasos o tazas de aprendizaje en lugar de en botellas. Así, además, le enseñas a beber y tragar el agua sin necesidad de usar biberón.


- Otras bebidas, como los zumos o las infusiones, no se deben ofrecer antes de los 12 meses. En cuanto a los zumos, siempre naturales, controla los envasados ya que tienen altas cantidades de azúcares.


- Muchos bebés rechazan el agua al principio. No les gusta y la encuentran insípida, por lo que apenas beben agua y rechazan el vaso cuando se lo ofreces. Esto es algo normal que no debe preocuparte, la naturaleza es muy sabia y, cuando el bebé tenga sed, beberá. Mientras, ten paciencia y nunca le obligues a beber agua, gradualmente se irá acostumbrando a ella y bebiendo más. 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de síntomas de altas capacidades que arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen los niños con altas capacidades según su edad.


Fuentes:

¿Hasta qué edad es adecuado alimentar al bebé solo con leche materna? Organización Mundial de la Salud https://www.who.int/features/qa/21/es/

Comité de lactancia Materna de la AEPED https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna-provisional

Fecha de actualización: 12-04-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>