×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé no quiere beber agua

Mi bebé no quiere beber agua

Hay bebés que les encanta el agua y otros que la rechazan continuamente. No hay porqué alarmarse si nuestro bebé solo quiere leche pues conforme vaya abandonando la lactancia exclusiva, él solo irá sintiendo la necesidad de hidratarse con algo más. Poco a poco podemos ir acostumbrándole a este nuevo hábito pero nunca forzándole a beber cuando no quiera.

Publicidad

Indice

 

La introducción del agua en el bebé

Hasta los seis meses los bebés no necesitan beber agua porque con la lactancia materna o las leches de fórmula reciben la hidratación que necesitan. A partir de esta edad, los pequeños ya pueden empezar a probar nuevos alimentos y aunque la leche seguirá siendo la base de su dieta, ya podemos ir introduciendo el agua para que se vaya habituando.

Gradualmente, el pequeño irá comiendo más alimentos sólidos y secos así que será necesario que poco a poco vaya bebiendo más.

Hay niños a los que les encanta el agua y se beben biberones enteros mientras que otros, en cambio, la rechazan continuamente y habrá que inculcarles el gusto por ella, pero nunca forzándoles a beber; si les damos más agua de la que necesitan se pueden llenar y no comer o pueden vomitarla.

No te puedes perder ...

El bebé no hace caca

El bebé no hace caca

¿Por qué mi bebé no hace caca? Esta es la pregunta estrella que se hacen muchas mamás. Es necesario saber que, según el tipo de leche que tome, ya sea materna o de biberón, producirá una caca diferente. 

Y tambien:

Los bebés, al igual que saben dosificarse la cantidad de leche que necesitan, también suelen ser conscientes de si necesitan beber más o menos, así que es posible que rechace al agua porque en ese momento no la necesite. De todas formas, esto no quita que debamos estar atentos y vigilar que esté lo suficientemente hidratado, sobre todo en los meses más calurosos, cuando tiene fiebre o diarrea. Hasta los seis meses será suficiente con ofrecerle el pecho o la leche de fórmula más a menudo pero a partir de esta etapa el agua debe ir formando parte de su dieta.

Aparte de la hidratación, beber agua ayuda a hacer la digestión, previene el estreñimiento y favorece la circulación; así que hay acostumbrar a los niños a beber aunque no tengan sed (sorbitos pequeños de vez en cuando y siempre quieran) para que ya tengan asumido este hábito cuando se hagan mayores.

 

Trucos para que el bebé beba agua

Si continuamente lo rechaza, tampoco hay que alarmarse pues el agua también se obtiene de la fruta y verdura, los zumos y, por supuesto, de la leche materna o de fórmula. La ingesta de agua no es estrictamente obligatoria hasta que la leche no deje de ser la base de la dieta aunque si el pequeño ya come suficientes alimentos sólidos pero sigue sin beber, podemos servirnos de algunos trucos para animarle a que lo haga:

- Evita darle el agua en el mismo recipiente que la leche, así no se decepcionan cuando la prueben. Lo mejor es elegir vasos de plástico coloridos para que llamen su atención.

- Evita darle bebidas azucaradas para sustituir el agua, los bebés no deben tomar azúcar. Es mejor ofrecerle más el pecho que darle cualquier otra bebida en caso de que siga sin tomar agua.

- El agua debe estar a temperatura ambiente porque el agua de la nevera o con hielo puede sentarles mal.

- Hay que ofrecérsela a menudo por si no saben pedirla cuando la necesiten o les apetezca. Aunque la rechacen en ese momento, ya sabrán que la tienen a mano.

- Para que les guste más podemos añadirle una cucharadita de zumo de naranja o limón o un poco de leche.


Te puede interesar:

La cantidad de leche que debe tomar un bebé debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 18-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.