Carta de un padre a su hija

Carta de un padre a su hija
comparte

¿Tu mujer está embarazada y os acabáis de enterar de que el bebé es una niña? ¿Te da miedo no saber ser un buen padre de una chica ni saber cómo ayudarle en determinados temas? Actualmente, la igualdad es un requisito imprescindible en la educación, aunque es cierto que algunas cosas pueden ser diferentes. Quizá escribirle una carta a tu futura hija te ayude ante estos miedos y preocupaciones.

La paternidad asusta, de eso no hay duda, ya que es una labor muy importante, probablemente la más importante de nuestras vidas. Y es que criar y educar a un niño o una niña para que se convierta en un adulto feliz y exitoso no es tan sencillo. A lo largo de la crianza y la educación es normal encontrarse con muchos problemas y dificultades y, para algunos padres, el primero de ellos puede ser hacerse a la idea de que van a tener una niña.


Para algunos hombres, la idea de criar a un niño puede resultar más sencilla ya que, al fin y al cabo, ellos son chicos y pueden servirse de su experiencia para ayudar a su hijo cuando tenga determinados problemas. Pero el no haber vivido ciertas experiencias de manera directa que tiene que vivir una chica (como la primera regla) o no comprender del todo a las mujeres, algo que le pasa a la mayoría de los hombres, puede hacer que tenga miedo de no ser un buen padre o no saber ayudar a su hija de la mejor manera posible.


Para empezar, hay que desterrar esas ideas ya que los chicos y las chicas son iguales y se les debe educar en igualdad, sin hacer grandes distinciones entre unos y otras solo por el sexo. Cada uno vivirá unas experiencias diferentes, pero eso viene determinado por muchos factores, no solo el sexo, por lo que hay que adaptar los cuidados y la educación en función de la edad, personalidad, etc. Además, los hombres deben desterrar esas ideas de cuidar más a las niñas porque son niñas o no poder compartir con ellas ciertas aficiones como el deporte, ya que a una niña puede gustarle tanto o más el fútbol que a un chico.

Cómo ayudar a un niño a afrontar la muerte de un ser querido

Cómo ayudar a un niño a afrontar la muerte de un ser querido

La pérdida de un ser querido es una experiencia que por inevitable no deja de ser dolorosa, un proceso del que desgraciadamente nadie estamos exentos, y tampoco los niños. Así, cuando fallece un familiar, a las dificultades propias que supone para un adulto enfrentarse a una muerte cercana, hay que sumarle la tarea de explicar a los menores qué significa lo que está ocurriendo, y ayudarles a asumirlo. Pero ¿cómo hacerlo adecuadamente para evitar más sufrimiento?


No todas las niñas son iguales ni todas quieren ser princesas o vestir de rosa. Tampoco son todas más sensibles o débiles, por lo que hay que desterrar esas ideas y educar a nuestra hija teniendo en cuenta sus características individuales, no su sexo.


Teniendo en cuenta estas premisas, si te preocupa no ser un buen padre, puedes escribirle una carta a tu hija para plasmar en un papel tus miedos y poder afrontarlos de mejor manera.


“Querida hija…


Acabo de enterarme de que voy a ser papá de una niña, y muchas son las emociones diferentes que me han invadido. Alegría, miedo, preocupación… espero ser un buen padre y ayudarte a crecer y desarrollarte como una mujer buena, honesta y, sobre todo, feliz. Espero que mi ejemplo sea bueno y que eso te ayude en el futuro a la hora de tener éxito en tus estudios, tu trabajo, tus relaciones personales… Te aseguro que haré todo lo posible desde este momento.


No puedo negar que también siento cierto miedo ante la idea de tener una niña, sobre todo por los prejuicios que seguro que tengo en torno a las niñas. Me gustaría ser capaz de desprenderme de ellos para educarte en igualdad y demostrarte que las mujeres son igual de válidas que los hombres y que pueden llegar a donde quieran, sin límites ni barreras. Espero no dejarme llevar por los machismos que imperan nuestra sociedad y, por supuesto, no arrastrarte a ti en ellos.


La sociedad sigue siendo muy machista y las mujeres se enfrentan todos los días a discriminaciones y problemas solo por el hecho de ser mujeres, sobre todo en algunos países. Brecha salarial, problemas para acceder a puestos de trabajo, violencia de género, violaciones… Todo eso me asusta y me hace pensar que lo mejor es que te encierre en una torre hasta que tengas 40 años para evitar que sufras todos estos desplantes y riesgos, aunque como eso no es posible (ni realmente bueno), lucharé desde hoy por hacer de este un mundo más justo. Espero que las cosas mejoren en los próximos años y que, cuando tengas 20 años, este mundo sea mucho más justo e igualitario. Y, si no es así, seguiremos luchando juntos para conseguirlo.


Que sepas que siempre me tendrás ahí para todo lo que necesites y que te ayudaré lo mejor que pueda ante cualquier problema, sepa más o menos de él. Lo que no sepa, lo buscaré. Y si no encuentro la solución, te ofreceré mi amor y apoyo incondicional para que nunca te sientas sola.


Tu padre que te quiere”.


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×