×
  • Buscar
Publicidad

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Con la celebración de este Día se intenta sensibilizar a la población de las desigualdades que todavía existen entre hombres y mujeres en todos los países del mundo y exigir cambios a los gobiernos para que, en el año 2030, niños y niñas sean iguales en todos los ámbitos. 

Publicidad

¿Por qué se celebra el 8 de marzo?


El Día Internacional de la Mujer, conocido también como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, conmemora la lucha de la mujer por su igualdad en todos los ámbitos de la sociedad con el hombre, desde la educación hasta el entorno laboral.


Es una lucha que lleva miles de años existiendo. Ya en la Antigua Grecia Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; o en la Revolución Francesa las mujeres pedían libertad, igualdad y fraternidad para todos.


Pero las primeras celebraciones comenzaron a principios del siglo XIX. En 1910, de acuerdo a una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América, el 28 de febrero se celebró en todos los Estados Unidos el primer Día Nacional de la Mujer, que éstas siguieron celebrando el último domingo de febrero hasta 1913.


Ese mismo año la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, de carácter internacional, como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. Clara Zetkin fue la que hizo la propuesta, aprobada por unanimidad.

No te puedes perder ...

Día de la Madre, ¿Conoces su origen?

Día de la Madre, ¿Conoces su origen?

¿Conoces su origen? Esta fiesta, tan comercializada en los últimos años, hunde sus raíces en las celebraciones dedicadas a las diosas en la antigua Grecia; pero su difusión internacional vino de la mano de una joven estadounidense que quiso homenajear a su madre fallecida y con ello a todas las mujeres que se dedican en cuerpo y alma a cuidar de sus hijos. Sin embargo, la mayoría de países tienen fechas diferentes para conmemorar este día. ¿Sabes por qué?

Y tambien:


Además, en España es un día también señalado en la lucha de las mujeres por la igualdad ya que a partir del 8 de marzo de 1910 la mujer pudo acceder a la Enseñanza Superior en igualdad de condiciones que el hombre, cuando se aprobó una real orden que autorizó “por igual la matrícula de alumnos y alumnas” poco después de que Emilia Pardo Bazán fuera nombrada consejera de Instrucción Pública.


Como consecuencia de esa decisión, el 19 de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza.


En 1913 fueron las rusas las que se unieron a esta celebración el último domingo de febrero, mientras que el 8 de marzo de 1914 muchas mujeres celebraron mítines con este motivo el 8 de marzo.


En 1975, coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas celebraron el Día Internacional de la Mujer por primera vez, el 8 de marzo.


¿Para qué sirven los Días Internacionales?


Hoy en día existe un Día Internacional de casi cualquier cosa. Unos mucho más importantes que otros, todos buscan reivindicar una causa. Sin embargo, a veces puede parecer que no sirven de nada.


Pero estos días son mucho más importantes de lo que parece. Así lo dice la Asamblea General de la ONU al fijar la fecha de los principales días internacionales.


Estas celebraciones son un buen momento para reflexionar acerca de lo que se ha conseguido, pero también para pedir más cambios. Sirven para concienciar, sensibilizar, llamar la atención, señalar que existe un problema que necesita ser resuelto… Pero también para tomar medidas concretas.


Asimismo, sirven para tomar el pulso a un país. Para ello, basta con observar cómo la popularidad de cada Día Internacional varía por regiones e idiomas. Por ejemplo, en América Latina y España los días que más atención atraen todos los años son los dedicados a Nelson Mandela, 18 de julio, la Mujer, 8 de marzo, y el Agua, el 22 de marzo.

 

2017: Las mujeres en el mundo laboral


El Día Internacional adopta cada año un lema para concienciar sobre distintos temas. El de este año 2017 es “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”.


El mundo laboral está cambiando mucho en los últimos años: por un lado, encontramos la globalización y la revolución digital y tecnológica como fuente de nuevas oportunidades; por otro, la crisis económica mundial de estos años ha hecho que aumente la inestabilidad laboral, que cambien las políticas fiscales y comerciales, etc. Todo lo cual influye poderosamente en la economía y el trabajo de las mujeres.


Así, este 8 de marzo la observancia de las Naciones Unidas reflexionará sobre cómo acelerar la Agenda 2030 para impulsar la aplicación efectiva de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible. Asimismo, se centrará en nuevos compromisos de los gobiernos bajo la iniciativa «Demos el paso» de ONU Mujeres y otros compromisos existentes en materia de igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y los derechos humanos de las mujeres.

 

Algunos de los objetivos clave de la Agenda 2030 son:


- Velar porque todas las niñas y niños terminen la educación primaria y secundaria, que además debe ser gratuita, equitativa y de calidad.


- Velar porque todas las niñas y los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y a una enseñanza preescolar de calidad.


- Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo.


- Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.


- Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.


Desigualdad entre hombres y mujeres


Y es que aunque en muchos países se haya avanzado mucho, todavía queda mucho camino por recorrer. Así lo demuestran los muchos datos que se pueden encontrar sobre las desigualdades de hombres y mujeres, sobre todo en el terreno laboral, económico y social.


Aunque no queremos deprimirte, estos son algunos datos que muestran la realidad en la que vivimos:


- Según datos de 2015 de la Comisión Europea, las mujeres solo suponen el 21% de los integrantes en consejos de administración de las empresas cotizadas en bolsa, y solo el 10-30% de los catedráticos universitarios.


- Según datos de Eurostat, las mujeres españolas ganaron por hora de trabajo un 19,3% menos de media que los hombres en 2013, la tasa de brecha salarial más alta de los últimos seis años y la sexta más alta de la UE, con una media de diferencia salarial del 16,3%.


- Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OTI), a escala mundial, las mujeres ganan el 77% de lo que ganan los hombres.


- Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), del tercer trimestre de 2016, establecen que el 50,7% de las personas paradas en España son mujeres, lo que convierte hoy a España en el segundo país de la UE con mayor índice de paro femenino.


- El empleo en jornada parcial es mucho mayor entre mujeres que entre hombres. Según los datos del tercer trimestre de 2016 de la EPA, 1.944.700 mujeres trabajan con un contrato parcial, frente a 752.400 hombres; casi 3 veces más de mujeres en un empleo. Mientras un 23% de las mujeres ocupadas trabajan a jornada parcial, solo un 7% de los hombres ocupados lo hacen en este tipo de jornada.


- Casi el 70% de las horas dedicadas a trabajo doméstico las realizan mujeres: las españolas dedican 2,5 horas más que los hombres a estas labores.


- Según una reciente encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), el 60% de las mujeres considera la maternidad un obstáculo para su carrera profesional. De hecho, un 16% abandona su empleo después de tener niños para dedicarse a su cuidado


Mujeres trabajadoras, hijas líderes


Sin embargo, para todas aquellas mamás trabajadoras que se sienten culpables por dejar a sus hijos al cuidado de otras personas mientras van al trabajo, una buena noticia: según la investigación de Kathleen L. McGinn, profesora de Administración de Empresas en la Universidad de Harvard, las hijas de mujeres que trabajan tienen más posibilidades de llegar a puestos de responsabilidad y logran salarios más altos que aquellas cuyas madres no tuvieron un trabajo remunerado.


Así, después de estudiar las respuestas de más de 300.000 hombres y mujeres de 24 países desarrollados diferentes, McGinn llegó a la conclusión de que haber tenido una madre que trabajara fuera de casa cuando sus hijos eran menores de 14 años es bueno para su vida adulta. Las niñas tienen un 4,5% más de probabilidades de tener un trabajo y ganar más dinero), y los niños de pasar más tiempo con su familia.


Asimismo, el 33% de las niñas que tuvieron una madre trabajadora en estos años llega a tener un puesto de responsabilidad, frente al 25% entre las que su madre no trabajaba. En el caso de los hombres no había diferencias significativas entre un grupo y otro.


Según explica McGinn en Harvard Business Review, “no sólo estás ayudando económicamente a tu familia y desarrollándote profesional y emocionalmente si tienes un trabajo que te gusta, también estás ayudando a tus hijos. Tanto para las madres como para los padres, trabajar dentro y fuera de la casa da a tus hijos una señal de que las contribuciones en el hogar y en el trabajo son igualmente valiosas, tanto para hombres como para mujeres”.


Y es que todos los expertos coinciden: la realización profesional afecta de manera positiva a los hijos ya que ven a sus padres más felices y, además, están en contacto con valores beneficiosos como la independencia, la responsabilidad, etc.


Así que nada de sentirse culpables por no poder estar siempre con ellos y perderse cosas, les estamos ayudando a tener un futuro mejor. 

 

Foto: Created by Ibrandify - Freepik.com


Fecha de actualización: 08-03-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.