×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad se puede empezar a tomar la píldora?

¿A qué edad se puede empezar a tomar la píldora?

Las píldoras anticonceptivas son los anticonceptivos femeninos. La píldora se toma todos los días y lo que hace es contener hormonas que lo que van a hacer es modificar la forma en la que funciona el organismo de las mujeres, y que previenen los posibles embarazos tras haber mantenido relaciones sexuales sin protección.

Publicidad

Aunque es cierto que el preservativo femenino es uno de los métodos anticonceptivos de barrera más utilizados para evitar quedarse embarazada y también para prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los métodos de barrera son aquellos que impiden la unión entre el óvulo y el espermatozoide mediante una barrera mecánica o química.

 

Sin embargo, los métodos anticonceptivos hormonales también son bastante utilizados. Es el caso de la píldora. Este tipo de método anticonceptivo lo que hace es inhibir la ovulación. Lo que hacen realmente los anticonceptivos hormonales es actuar evitando la ovulación, y aunque están disponibles en diferentes formas de administración en realidad la más común y utilizada es la píldora anticonceptiva. Por un lado, tenemos la píldora anticonceptiva combinada, que se trata de un compuesto sintético de dos hormonas combinadas (estrógenos y progestágenos), y una píldora anticonceptiva que tiene solamente un progestágeno, pero que no tiene estrógenos.

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

Las mantitas de sueño, los peluches o los doudou (dúdú), son un recurso que se utiliza frecuentemente en los niños para ayudarles a dormir, por eso también se les puede llamar “mantitas o trapitos de apego”, “mantitas de seguridad” o “juguetes de apego”, entre otras variedades. El bebé siente seguridad cuando tiene esta mantita porque le recuerda a casa, a lo seguro, a sus padres, a su vida feliz y a que le cuidan y le protegen.

Y tambien:

 

Y aunque es muy poco frecuente, existen determinadas enfermedades o tratamientos que podrían hacer recomendable utilizar un método u otro. Algunos métodos anticonceptivos hormonales como podría ser la píldora podrían llegar a aumentar, por ejemplo, el riesgo de problemas de la coagulación, aunque en realidad este porcentaje suele ser bastante bajo. No obstante, este tipo de métodos de anticoncepción oral también tienen efectos beneficiosos en la salud como lo es regular la menstruación, mejorar el acné y aliviar el dolor durante la regla. Además, gracias a algunos estudios se ha podido comprobar también que podrían llegar a reducir el riesgo de algún tipo de cáncer como el cáncer de útero.

 

Pero no todas las adolescentes y mujeres pueden tomarla. En algunos casos, por ejemplo, hay afecciones médicas o de otro tipo que lo que hacen es reducir la eficacia o aumentar los riesgos de las píldoras anticonceptivas. Tampoco son recomendables para todas aquellas mujeres que hayan tenido o tengan coágulos de sangre, ni algún tipo de cáncer o dolores de cabeza demasiado fuertes acompañados a su vez de migrañas. De hecho, no suele ser un método anticonceptivo que los médicos recomienden desde una edad muy temprana. En España, la edad de inicio de las relaciones sexuales está situada (de media) entre los 16,5 para los chicos y los 17,2 para las chicas, es decir, en plena adolescencia. Además, según las estadísticas, 4 de cada 10 afirman haber tenido relaciones sexuales sin ningún tipo de protección por lo que resulta esencial poner a disposición de todos estos jóvenes a una edad tan temprana los diferentes métodos que existen y facilitarles el acceso. Pero ¿cuándo es recomendable que las chicas adolescentes comiencen a tomar la píldora?

 

Lo cierto es que son muchas las adolescentes que han de tomarla antes o después, y aunque esto pueda ser un motivo de preocupación para algunas madres que piensan que puede tener muchos efectos secundarios o que quizás sus hijas adolescentes son todavía algo pequeñas para tomar la píldora, en realidad no hay de qué preocuparse pues la gran mayoría de las adolescentes comienzan a tomarla porque se la ha recomendado su médico, por tener periodos menstruales irregulares, por cólicos menstruales o por acné. Y, por ejemplo, las niñas u adolescentes cuyos ovarios no están produciendo suficiente estrógeno usualmente también comienzan a tomar píldoras anticonceptivas orales para reemplazar los estrógenos. También las niñas con endometriosis que son tratadas on anticonceptivos orales en ciclos o de forma continuada para suprimir la condición necesitan tomar la píldora, y aunque en menor medida, pero también, para controlar y prevenir los posibles embarazos.

 

Si el caso es el último, lo que está claro es que, ante todo, el médico tendrá que ver que es una adolescente madura que es capaz de controlar este tipo de método anticonceptivo pues recordemos que la píldora anticonceptiva se debe comenzar a tomar el primer día que comienza la menstruación, y que se descansará después de esos veintiún días de tratamiento, un total de siete. Una vez se finalice se comenzará otro envase de pastillas anticonceptivas. Eso sí, es fundamental acordarse siempre de que una está tomando la píldora anticonceptiva cada día, un solo comprimido y a la misma hora.

 

En el caso de que, por ejemplo, se hayan tenido vómitos durante las siguientes cuatro horas después de haber tomado la pastilla, se deberá tener en cuenta que la eficacia de esta se verá afectada por lo que se tendrá, por tanto, que adquirir otro envase y tomar la que justo tocaba ese día determinado. Si se toma dentro de las 12 horas siguientes no habrá riesgo de embarazo. Sin embargo, si nos pasamos de esa hora habrá que utilizar otros métodos anticonceptivos adicionales en los siguientes siete días.

 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.