×
  • Buscar
Publicidad

Secuestro parental y legislación

Secuestro parental y legislación

La mayoría de los secuestros de niños son parentales, es decir, el rapto lo produce uno de los progenitores. Normalmente esto se producen por malos entendidos entre los padres tras una separación o divorcio. 

 

Publicidad

Índice

 

¿Cuáles son los factores de riesgo de un secuestro parental?


- Se ha producido una ruptura conflictiva de la pareja.

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Matrimonios o parejas mixtas con entornos culturales y religiosos distintos.

- Cuando uno de los progenitores impide repetidamente las visitas y la comunicación con sus hijos mientras inician y tramitan el proceso judicial de separación o divorcio.

- Cuando uno de los progenitores ha tenido experiencias negativas con los Juzgados o profesionales que le asistieron.

- Cuando uno de los progenitores tiene antecedentes de violencia doméstica o violencia de género.

- Cuando uno de los progenitores tiene problemas emocionales o un trastorno mental.

- Cuando uno de los progenitores ha renunciado recientemente a su empleo, ha vendido su vivienda o suspendido el contrato de alquiler, ha cancelado sus cuentas bancarias o liquidado otros activos, ha solicitado la expedición de pasaporte de tus hijos, certificados médicos o académicos, etc.

- Cuando un progenitor ve que su hijo no quiere estar con él y lo entiende como un ataque de su expareja hacia él.

- Cuando existen antecedentes de sustracción o cuando ha amenazado con hacerlo.

¿Qué medidas preventivas se deben tomar si sospechas que se puede producir un rapto parental?

- Solicitar al juzgado que dicte medidas cautelares que impidan salir al niño del territorio nacional si se sospecha que puede producirse un secuestro internacional. O cualquier otra medida que se considere pertinente. Debes consultar con un abogado que te asesore sobre los cauces a seguir.

- En el caso de que exista conflicto entre los padres, lo más importante es acudir cuanto antes a Mediación Familiar para que pueden ayudar a clarificar los problemas y llegar a una solución lo más justa posible para las dos partes. Así ninguna de las partes se sentirá apartado de la vida de sus hijos y evitará que se tome la drástica y desacertada solución de secuestrarlo.

- Vigilar el estado de ánimo del menor cuando vuelve las visitas con el progenitor del que se sospecha el secuestro. Así puedes comprobar si se está dando alguna sellas de que pueda llevarlo a cabo.

- Informar de las sospechas de secuestro a las personas que tratan a menudo con el menor. Así pueden dar la voz de alarma en caso de detectar algún comportamiento sospechoso. Ponte en contacto con médicos, profesores, abuelos, cuidadores, etc.

- Disponer de fotografías lo más actualizadas posibles del menor. Si puedes, también ten fotografías actualizadas del posible secuestrador.

¿Cuándo se debe tener más precaución acerca de los raptos parentales?

El Colectivo de Padres y Madres contra la Sustracción parental advierte de que hay más casos de raptos parentales en verano. Además, hay que resaltar que en el 95% de los casos es la madre la que se lleva al menor fuera de España.

¿Qué puedo hacer si mi hijo ha sido raptado por su otro progenitor?

Si tu hijo se encuentra en España, el procedimiento se debe iniciar mediante una demanda. En esta demanda se debe aportar la información que se tenga sobre la localización del menor y los datos que se dispongan del progenitor que lo ha raptado.

- En el caso de no encontrar el menor: si el menor no ha sido encontrado en el lugar que se indica en la demanda y las averiguaciones sobre la localización del menor son infructuosas, se archivará provisionalmente el procedimiento hasta que este sea encontrado.

- En el caso de encontrar al menor en otra provincia: si el menor es encontrado en otra provincia se dará cuenta al Juez para que resuelva al día siguiente se procede (mediante las actuaciones que el Tribunal considere pertinente) a informar de que la otra parte debe compadecer ante el mismo dentro de los tres días siguientes para pedir la restitución del menor.

Si se accede a la restitución del menor, se procede a retornarlo cuanto antes, haciéndose cargo de los gastos (incluyendo los de viaje y las costas del proceso). El demandado puede compadecer en cualquier momento, antes de que el procedimiento acabe, y acceder a la entrega del menor.

- En el caso de que el progenitor se oponga a la restitución del menor: se celebrará una vista en la que se oirá las partes que comparezcan para que expongan lo que estimen necesario. Antes de adoptar cualquier decisión relativa a la procedencia o improcedencia de la restitución del menor, el Juez, en cualquier momento del proceso (y en presencia del Ministerio Fiscal) oirá separadamente al menor, a menos que la audiencia del mismo no lo considere como conveniente (dependerá de la edad o el grado de madurez del menor).

Celebrada la vista, se dictará la sentencia dentro de los tres días siguientes. Ahí se aprobará o no la restitución del menor o no.

Si se acuerda la restitución del menor, en esa resolución se establecerá que la persona que ha retenido al menor abonará los costes procesales. En los demás casos se declararán de oficio las costas del proceso.

Contra la resolución que dicte el Juez existe el recurso de apelación con efectos suspensivos, que además tendrá tramitación preferente. Esta apelación debe ser resuelta dentro de un plazo de 20 días.

Rapto parental internacional

Esto se produce cuando un padre se lleva a un menor de forma ilícita a un país diferente al que reside normalmente, violando el derecho de custodia atribuido a la persona, o en aquellos casos en los que el padre o la madre se ha trasladado con el menor a residir a otro país e impida al otro progenitor que tenga el derecho a visita que tiene atribuido.

El progenitor que tiene la custodia es el que tiene que poner la denuncia del secuestro ante las autoridades. A partir de esa primera comunicación comienza un proceso muy burocrático. Las autoridades nacionales, después de recibir las noticias de un secuestro, abren un expediente y deben comunicarse con las autoridades del país del que se sospecha pudiese estar retenido el menor para facilitar los datos. Por eso es importante tener las fotografías actualizadas, esto puede facilitar la tarea de las autoridades extranjeras de localizar al menor.

Si el menor es localizado, las autoridades extranjeras se encargarán de facilitar la vuelta del menor a su país de residencia, garantizando la máxima seguridad posible en la operación. En caso de no ser posible ese reintegro voluntario, las autoridades extranjeras serán las encargadas de rescatar al menor y devolverlo a las autoridades españolas.

Estos raptos normalmente son casos muy complicados y que muchas veces no se solucionan debido a que las autoridades del país al que se ha sustraído el menor no colaboran. Por eso es importante centrarte en las medidas preventivas.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.