×
  • Buscar
Publicidad

Maternidad y discapacidad

Maternidad y discapacidad

Ser madre es un derecho que debe tener toda mujer, pero en el caso de las mujeres con algún tipo de discapacidad, muchas veces esto se convierte en un tema tabú. Las mujeres con discapacidad se enfrentan a numerosas barreras a la hora de ser madres e, incluso, en algunos casos a la esterilización como medida preventiva para que no vivan su maternidad.

 

Publicidad

Índice

 

¿Cómo es realmente ser una mamá con discapacidad?

La mayoría de los mitos que relacionan la maternidad con la discapacidad se atribuyen a construcciones sociales asociadas a roles que responden a la discriminación interseccional.

La mejor manera de valorar cómo es la experiencia de ser madre para mujeres con alguna discapacidad son los testimonios autobiográficos. Saber lo que ocurre en casos particulares te puede ayudar a plantearte ser madre al ver que otras madres lo han conseguido perfectamente.

¿Qué es la discriminación interseccional?

El Manifiesto Europeo de Mujeres con Discapacidad del Foro Europeo de la Discapacidad de 1997 vislumbró que los papeles atribuidos por la sociedad a las mujeres con discapacidad eran distintos a los que asignaban al colectivo de mujeres en general.

Estas discriminaciones afectaban a las mujeres en todos los aspectos de su vida, incluyendo el deseo de ser madre.

En 2001 de definió esto como una situación de discriminación interseccional, es decir, aquella que surge de la conjunción de la discriminación por razón de sexo y otra por cuestión de raza, pertenencia a una minoría social o discapacidad.

El mismo foro (en el año 2002) siguió denunciando la situación. Además, se destacó la necesidad de cambios vinculados a la maternidad. Para las mujeres discapacitadas se dan muchas discriminaciones en la maternidad, por ejemplo en el caso de:

- Concebir un hijo biológico

No te puedes perder ...

Maternidad y crianza

Maternidad y crianza

En la actualidad, las madres se enfrentan a grandes dilemas. Por una parte, quieren ser las madres perfectas, pero sin que esto influya en su carrera profesional. Esta generación ya ha sido criada con la idea de que las mujeres pueden llegar en sus carreras profesionales a donde quieran, pero al llegar la maternidad llegan dificultades que no esperabas encontrar.

Y tambien:

- Obtener la custodia legal en caso de divorcio

Adopciones o acogidas sociales

- Utilizar técnicas de inseminación artificial

En el caso de las adopciones internacionales, uno de los requisitos indispensables para los futuros padres es presentar un certificado de idoneidad en el que se certifique que ambos “disfrutan de un estado de salud, física y psíquica, que no dificulte el normal cuidado del menos”. Este requisito hace que muchas personas discapacitadas se queden prácticamente excluidas del proceso de adopción. Por otra parte, en muchas ocasiones el personal sanitario no aconseja el embarazo a las mujeres con alguna discapacidad por considerarlas de alto riesgo sistemáticamente y sin informar a la paciente de las opciones que tiene para concebir.

A pesar de estos datos, la Convención de la ONU de 2006 resaltó la importancia que tiene para las personas con discapacidad su autonomía e independencia individual. En esto se incluía la libertad de tomar sus propias decisiones de un modo similar al que hablamos de derechos humanos y libertades fundamentales y, evidentemente, uno de esos derechos que tiene cualquier mujer es el de ser madre.

¿Tengo barreras a la hora de ser madre y tener una discapacidad?

Como ya hemos dicho, las mujeres con discapacidad que quieren ser madre se enfrentan a una barrera social, además, pueden encontrar dificultades en su entorno ya que existe la creencia generalizada de que si una madre tiene dificultades para ocuparse de ella misma, no podrá cuidar bien de su propio hijo.

Sin embargo, se ha demostrado que muchas personas con discapacidad llevan una vida totalmente autónoma y eso no les incapacita de ningún modo para la crianza. De hecho, en el futuro, sus hijos vivirán y convivirán con la discapacidad con total naturalidad. Y es que, evidentemente, una mujer con discapacidad sabe que tiene limitaciones y que estas pueden implicar la necesidad de un apoyo extra en el embarazo, en el parto y tras el nacimiento del bebé. Sin embargo, esto nunca es sinónimo de que no puedan ejercer como madres.

La Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de diciembre de 2006. En su artículo 23 se refiere al respeto del hogar y de la familia y en el se establece que los países adheridos “tomarán medidas efectivas y pertinentes para poner fin a la discriminación contra las personas con discapacidad en todas las cuestiones relacionadas con el matrimonio, la familia, la paternidad y las relaciones personales, y lograr que las personas con discapacidad estén en igualdad de condiciones con las demás”.

Las naciones adheridas se deben comprometer a prestar la “asistencia apropiada a las personas con discapacidad para el desempeño de sus responsabilidades en la crianza de los hijos”.

Por último, maternidad y discapacidad a veces conlleva una serie de dudas en la mujer, como si será buena madre, si será capaz de arreglarse con el bebé o si su hijo nacerá sano. Pero no nos equivoquemos, estas preocupaciones no son exclusivas de las madres con discapacidad, son preocupaciones típicas que afectan prácticamente a todas las futuras madres.

Fertilidad y esterilización forzosa



La cuestión de la maternidad viene innegablemente relacionada con la sexualidad y, en el caso de las personas con discapacidad intelectual, también de la esterilización.

En la convención de la ONU de 2006 se defiende que “las personas con discapacidad (…) mantengan su fertilidad, en igualdad de condiciones con las demás”. Pero a pesar de que eso se aborda explícitamente, en el caso de las personas con discapacidad intelectual no es una cuestión fácil de abordar.

En mayo de 2017, la Asamblea General del Foro Europeo de la Discapacidad publicó un informe que reivindicaba el fin de la esterilización forzosa de las mujeres y niñas con discapacidad. Esta reivindicación viene de que esta práctica supone provocar la incapacidad permanente para la reproducción sexual “sin el conocimiento, el consentimiento o la autorización de la persona que se ve sometida a esta práctica” y, pese a estos informes, es un asunto que en el mundo de la discapacidad se trata con extrema cautela. Esto es algo que se plantea en referencia a las mujeres aunque también se plantea respecto a los hombres.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.