• Buscar
Publicidad

Adopción Internacional

Adopción Internacional

“Es un regalo que te hace la vida, no una obra de caridad”

China recibe alrededor de dieciséis mil solicitudes de adopción al año. Una de estas fue la de Lola. Por fin se había decidido a adoptar. “Vas viendo a gente de tu entorno que adopta niños, y piensas ¿y porqué yo no?”

 

Publicidad

Indice

 

Lola tenía 49 años cuando recibió el mejor regalo que la vida le podía hacer, su hija Lucía. Llevan año y medio juntas, y ya les une un vínculo tan fuerte como el de cualquier madre biológica con su hija. “Mucha gente me dice que Lucía ha tenido mucha suerte, pero a mí me parece que la suerte es mía, es una niña maravillosa”.

 

El proceso burocrático: pasos a seguir

La adopción comienza por un proceso burocrático largo y, en ocasiones, difícil, pero cuando por fin tienes a tu hijo en casa, se te olvida todo lo que has pasado. “A mí me ha ido todo muy bien, aunque conozco gente que ha pasado por principios más duros”, nos cuenta Lola, que hizo la primera llamada al Instituto del Menor y la Familia de la Comunidad de Madrid para comenzar su proceso de adopción en el año 2000. “Lo primero que te dicen es que tienes que acudir a una reunión informativa donde te pintan la realidad de una manera muy dura, para que tú misma te vayas dando cuanta a lo que te enfrentas. Es el primer paso para conseguir el Certificado de Idoneidad”.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Una adopción no es un capricho, es una decisión muy seria, por eso las autoridades tienen que seguir una serie de pasos para que el futuro del niño en España sea lo mejor posible. En nuestro país son las Comunidades Autónomas, las que tienen las competencias en materia de menores, gestionando y tramitando las adopciones.

El primer paso es conseguir el Certificado de Idoneidad. Tras la primera reunión informativa, hay un proceso en el que los futuros padres son sometidos a un estudio psicológico y social. Consiste en una serie de entrevistas, visita al domicilio de los solicitantes y realización de unas pruebas psicológicas. Todo esto, junto con la acreditación de las circunstancias personales, familiares, económicas y sociales, queda recogido en dos informes, el psicológico y el social. Documentos que para ser válidos, deben estar certificados por los respectivos colegios profesionales. Cuando se considera que las condiciones de la familia son las adecuadas para la integración de un menor, se valora el informe final de manera “favorable”.

Aunque la valoración favorable del estudio psicosocial no conlleva la inmediata obtención del Certificado de Idoneidad, es el primer paso para que la Unidad de Adopciones de nuestra Comunidad de residencia nos emita el correspondiente certificado. En Madrid, el tiempo de espera medio, desde la primera llamada hasta que recibes el Certificado de Idoneidad, es de aproximadamente 12 meses, y el coste de los colegios profesionales asciende a unos 900 euros

 

La adopción en China

Con el Certificado de Idoneidad en tu poder, ya puedes dirigirte al organismo que regule la adopción en el país que has escogido. Lola recuerda que ella se decidió por China por las facilidades, la eficacia y la rapidez del proceso en este país. “Primero pensé en adoptar en Latinoamérica, por la cercanía cultural que tienen estos países con España, pero un amigo mío me contó que él tardó 5 años en encontrarse con su hija de Ecuador desde el día que recibió la foto de la niña. La adopción en China está mucho mejor organizada, y a mi edad, tampoco podía esperar tanto”.

China encabeza, junto con la India, la lista de países a los que se dirigen más solicitudes de adopción del continente asiático. El tiempo de espera en China para la resolución de un expediente de adopción ronda los 14 meses.  Los requisitos son tener más de 30 años y no sobrepasar los 55. Se admite la solicitud de familias monoparentales, con o sin hijos (un máximo de 4), y se requiere una carta de reconocimiento de no homosexualidad.

Otro aspecto que agiliza el proceso de adopción en China, respecto a otros países, es el ser un proceso administrativo, y no judicial como en muchos sitios.  Únicamente es necesario realizar un viaje (en otros países son dos viajes) y desde el primer día tienes a tu hijo contigo. Los últimos trámites, ya en China, duran unas dos semanas.

“Quiero preparar a mi hija para el futuro, porque sabes que va a tener algún problema con el racismo”

Para Lola es muy importante que su hija Lucía conozca sus orígenes y no pierda su identidad, que en ningún momento se avergüence de su pasado. “Me gustaría meter a Lucía en clases de mandarín, para darle facilidades si quiere volver a China en un futuro. Además estamos manteniendo el contacto con las otras niñas chinas adoptadas en el mismo momento que Lucía, así cuando lleguen las dificultades, las dudas, los momentos duros, no tenga que pasarlos sola, para que tenga amigas en la misma situación, y puedan apoyarse y sentirse comprendidas”. Porque, según nos cuenta Lola, todavía se nota muchísimo racismo, que te afecta tanto por ti como por tu hija. “Es muy duro sentir que rechazan a tu hija por su raza. Quiero preparar a mi hija para el futuro, porque sabes que a va tener algún problema. También el exceso de "qué graciosa, si es chinita, qué suerte que te haya salido tan mona" es muy molesto. A ninguna madre biológica le dicen que tiene suerte si la hija le ha salido mona”.

 

Historia de Lucía

Cuando Lola recogió a su hija, el orfanato le dio la historia de la niña:

 

“Jin Jia Jie, fue descubierta en el rincón del segundo piso del nº3 del Edificio 18 de Shiliu Yuan, el 13 de marzo de 2001. Fue ingresada en la Institución por la Comisaría de Dongshe, Shantou. Como no encontramos a la familia biológica, su ingreso oficial en nuestra institución fue el día 15 de marzo de 2001. Cuando ingresó medía 48 cm. Y pesaba 3.4kg. Al encontrarla había una nota junto a ella con su fecha de nacimiento.

La pusimos de nombre Jin porque fue encontrada en el distrito de Jinyuan, Shantou. Jia significa bello y bueno y Jie simboliza un cargo oficial de la mujer durante la dinastía Han. Jia Jie representa nuestros mejores deseos para esta niña. Cariñosamente la llamamos AJie.

Tiene un carácter callado y tranquilo, llora cuando ve extraños. Saluda con una sonrisa y mueve su cuerpo. Le gusta mirar a los niños mayores correteando por la sala, y que las cuidadoras jueguen con ella, cuando le cantamos una canción mira fijamente, sin pestañear y luego sonríe. Prefiere los juguetes de tela y los que tienen sonidos”.

Por lo general los niños adoptados se adaptan muy rápido a las nuevas costumbres de nuestro país. Lucía empezó a chapurrear algunas palabras en español a las cuatro o cinco semanas de su llegada. Y hoy, año y medio después, habla como cualquier niña de su edad.

Gema Theus, psicóloga de la guardería “Mamá Oca” nos cuenta lo que se vive cada día en su centro, donde siempre se pueden encontrar niños procedentes de adopciones internacionales indias, peruanas, rusas, etc. “Hay una adaptación muy buena, y muy rápida, por parte de los niños adoptados, a veces, incluso mejor que la de los hijos de padres biológicos”. Además recalca que son niños muy sanos, “los únicos problemas que suelen tener son de desnutrición, y de poca coordinación, realizan movimientos muy lentos, porque están acostumbrados a moverse poco y a jugar en espacios pequeños, pero nada más llegar empiezan a evolucionar muy favorablemente”.  Las reacciones de estos niños, sobre todo si llegan a partir de los 12 o 18 meses, están bastante bipolarizadas, unos adoptan actitudes mucho más cariñosas hacia las cuidadoras, que hacia los padres,  que a fin de cuentas son a lo que están acostumbrados. Por el otro lado, están los niños que son cariñosos con sus padres, pero con las cuidadoras toman una postura fría y distante.

Respecto al cuidado de los niños adoptados, Gema Theus, cree que cada niño necesita una atención especial y un cuidado adaptado a sus características, sea adoptado o sea hijo biológico.


Glosario

Desnutrición

Definición:

Estado carencial producido por una insuficiente ingesta de calorías, proteínas o ambas. Significa que el cuerpo de una persona no está obteniendo los nutrientes suficientes.

Síntomas:

Bajo peso, fatiga, desvanecimientos, falta de energías para realizar cualquier acción.

Tratamiento:

El tratamiento nutricional es una dieta armónica de hidratos de carbono, proteínas y grasas que tiene que ir aumentando la cantidad poco a poco.

Fuentes: Instituto del Menor y la Familia de la Comunidad de Madrid

Fecha de actualización: 13-05-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×