• Buscar
Publicidad

¿Cómo enseñar sobre discriminación a niños?

¿Cómo enseñar sobre discriminación a niños?

En cualquier comportamiento social la discriminación es toda aquella acción u omisión realizada por personas, grupos o instituciones que produce desigualdades en el acceso a recursos y también a oportunidades como la comida, los servicios de salud, el trabajo, la educación y el empleo. Son muchas las personas que en algún momento discriminan a otras por el simple hecho de ser diferentes y, aunque la gran mayoría son adultas, ya son cada vez más los niños quienes llevan a cabo ese proceso de discriminación discriminando a otros niños.

Publicidad

Pero ¿qué es la discriminación? El acto de separar o formar grupos de personas a partir de criterios determinados, la violación de la igualdad de los derechos humanos por edad, color, altura, capacidades, etnia, familia, raza, género, sexo, orientación sexual, etc. Probablemente, además, una de las principales fuentes de desigualdad sea la discriminación y es por eso por lo que resulta fundamental también frenarla y saber cómo hacerlo adecuadamente desde que los niños son bien pequeños.

Es importante que aprendan sobre las diferencias y los prejuicios raciales desde una edad temprana para lidiar perfectamente con estas diferencias y saber también cómo reaccionar ante ellas. Este proceso de aprendizaje es bastante parecido al resto de procesos de aprendizaje como podría ser el de un idioma nuevo.

- A los seis meses el cerebro del bebé ya puede reconocer diferencias raciales.

- Entre los primeros dos y cuatro años los niños pueden ya internalizar diferentes prejuicios raciales

- Y a los doce son muchos los niños que asientan sus creencias. Esto les proporciona a los padres casi diez años para moldear el proceso de aprendizaje con el fin de que disminuyan los prejuicios raciales mejorando así también la comprensión cultural.

Algunos consejos para que los padres hablen con sus hijos sobre discriminación racial

Lo primero que uno debe tener claro es que hablar sobre las diferencias raciales no es en absoluto ser racista, aunque también es importante saber a qué niños nos dirigimos. Si estos son demasiado pequeños, es decir, que están en edad preescolar, o si ya son algo mayores.

Niños en edad preescolar. Es posible que a esta edad el niño comience a notar y a señalar también algunas diferencias entre las personas que lo rodean, y es bueno ir dejándole claro poco a poco, aunque sea con simples frases, lo maravilloso que es ser distintos unos de otros.

Niños en escuela primaria. Esta sí que es, sin duda, una edad en la que es muy importante hablar con el niño de una manera abierta sobre las razas, la diversidad que existe en cada país y también sobre el racismo.

Hay que tener en cuenta que hablar sobre esto con los niños es importante. Además, puede que incluso acabe convirtiéndose el progenitor que ha hablado con el niño sobre este tema en alguien en quien poder confiar el pequeño para hablar sobre ello y preguntar ciertas cosas que a veces da miedo o vergüenza preguntar. Todas estas charlas, además, van a sentar las bases para que el niño acepte y respete las diferencias y las similitudes entre todas las personas.

¿Por qué tiene mi compañero de clase un tono de piel diferente al mío? ¿Por qué mi pelo es rizado y el suyo no? ¿Por qué ese niño lleva gafas? ¿Por qué estoy tan delgado y él es gordo? Todas estas preguntas suelen ser muy habituales (mucho más de lo que creemos) y especialmente a medida que los niños van creciendo. Por eso es importante saber cómo contestar adecuadamente a los niños. A la primera pregunta, por ejemplo, el papá o la mamá puede responder al niño algo bastante simple como que todos tenemos un color de piel diferente. De hecho, hay pieles más claras y otras pieles más oscuras. Las plumas de los pájaros tampoco son iguales unas a otras, y no pasa nada por ello. Para contestar a la siguiente pregunta se puede optar simplemente por el hecho de que nadie es igual a nadie físicamente, y que tampoco se ha de parecer una niña o un niño siempre a su padre o a su madre porque quizás este niño sea adoptado.

Se deben evitar también otro tipo de comentarios racistas en cuanto a este tema, es decir, que el niño en este caso siempre denomine a las personas por su nombre y no por su raza, por su condición social o por su físico. Hay que evitar frases en el niño, por tanto, como “la niña china” para que él mismo se acostumbre siempre a llamarle por su nombre. Tampoco se deberán permitir frases como “el gordo de mi clase” o “el vecino gafotas”. Esto, además de ser despectivo, es totalmente discriminatorio y no hay que permitirlo.

Es importante educar en igualdad. Para acabar con todas las discriminaciones y abusos es completamente necesario modificar las pautas sociales y culturales de comportamiento basadas en la idea de la inferioridad y la superioridad. De hecho, el proceso de educación comienza en casa desde que estos son bien pequeños, pero también en la escuela. En ambas por igual porque son los dos primeros espacios de socialización desde los cuales se compensan los desajustes de diverso origen. Eso sí, hay que tener en cuenta, no obstante, que la igualdad no es la eliminación de las diferencias sino la ausencia de discriminación por la existencia de estas.

Además, se debe tener en cuenta también que son los más pequeños los que en su día serán los adultos de nuestro mundo y, por tanto, quienes mejoren la sociedad actual. Por eso, es importante reducir todos los prejuicios que discriminan porque:

- impiden que la víctima discriminada realice una contribución completa a la sociedad

No te puedes perder ...

Cómo enseñar las horas a los niños

Cómo enseñar las horas a los niños

Leer la hora es algo que hacemos todos los días y, definitivamente, una habilidad básica que todos necesitamos aprender desde pequeños para administrar mejor nuestro tiempo. Pero aprender a leer la hora puede ser un poco complicado para los niños.

Y tambien:

- frena a estos niños impidiendo que alcancen su máximo potencial como seres humanos

- realizan acciones discriminatorias que debilitan y empobrecen, sin duda, a su comunidad

- hace que guarden rencor al ser víctimas de discriminaciones

- aumentan las probabilidades de una venganza en el futuro


Fuentes:

Healthy Children, “Cómo hablar con los niños sobre los prejuicios raciales” https://www.healthychildren.org/Spanish/healthy-living/emotional-wellness/Building-Resilience/Paginas/talking-to-children-about-racial-bias.aspx

Naciones Unidas, “El racismo y el derecho internacional de los derechos humanos” https://www.un.org/es/durbanreview2009/pdf/InfoNote2_Racism_IHRL_SP.pdf

Fecha de actualización: 10-01-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×