×
  • Buscar
Publicidad

"La bronquiolitis por VRS es la primera causa de hospitalización en menores de un año", Raquel Vega

Raquel Vega, madre y profesional del marketing sanitario, presenta el libro BRONQUIOLITIS: Respira tranquila, una guía práctica para padres, que tiene como objetivo ayudar a todas las familias que tienen un bebé con esta enfermedad.

Publicidad

TodoPapás: ¿Qué es la bronquiolitis y cuáles son sus síntomas?

Raquel Vega: La bronquiolitis se define como el primer episodio agudo de dificultad respiratoria, con silibancias o ruidos que se producen al respirar. Principalmente se observa en bebés menores de dos años y con mayor incidencia entre los 3 y 6 primeros meses de vida . Es una infección vírica de las vías respiratorias bajas, que afecta a los bronquiolos y compromete la entrada de oxígeno en el organismo.

Los síntomas iniciales son como los de un catarro: tos, mocos y ausencia de fiebre, pero pasado el periodo de incubación, aparecerá el broncoespasmo o dificultad respiratoria.

Identificaréis que el bebé respira mal pues rechazará el alimento, tendrá hiperreacción bronquial con la aparición de muchas flemas, aumentará su frecuencia cardiaca, podrá tener aleteo nasal, tiraje subcostal o hundimiento de las costillas y hasta color azulado de las mucosas.

Todos estos síntomas indican que el nivel de oxígeno en sangre del bebé no es el adecuado y que está realizando un gran esfuero para respirar.

TPP: ¿Cuál es el tratamiento para esta enfermedad?

No te puedes perder ...

Bronquiolitis en bebés

Bronquiolitis en bebés

La bronquiolitis es una de las enfermedades más frecuentes en bebés, acentuándose en la época invernal debido a que el frío altera la normal función de las defensas del aparato respiratorio. Aunque el pediatra es el que debe indicarte el tratamiento adecuado, conviene que conozcas remedios caseros para aliviar las molestias propias de estas enfermedades

Y tambien:

RV: La bronquiolitis es una infección vírica, por lo que no existe tratamiento farmacológico para curarlo. Todas las medidas irán enfocadas a aliviar la sintomatología y garantizarán el bienestar del bebé: desobstruccón de las vías aéreas, oxigenoterapia, hidratación…

Sólo en los casos en los que la bronquiolitis curse con una sobreinfeccion bacteriológica, normalmente otitis, se prescribirá el uso de antibióticos. La bronquiolitis es una enfermedad causada por virus y estos microorganismos no son sensibles a sus efectos.

TPP: Muchos bebés la pasan de manera leve, pero otros tiene que ser ingresados. ¿Cómo afrontar el ingreso hospitalario de nuestro bebé?

RV: Según la Organización Mundial de la Saldud, la bronquiolitis por VRS (virus respiratori sicitial) es la primera causa de hospitalización en niños menores de un año a nivel mundial.

Normalmente, antes de ingresar al bebé en el hospital con bronquiolitis , los papás se han enfrentado a un proceso previo de varios días, con idas y venidas al pediatra o servicio de urgencias y con varias noches sin dormir, por lo que suelen estar cansados física y mentalmente. No obstante, desde mi experiencia, lo más desesperante es la incertidumbre y el no entender el transcurso y posible evolución de esta enfermedad.

Es importante entender que los bebés con bronquiolitis son evaluados por su sintomatología siguiendo una escala de gravedad de 0 a 14 puntos, denominada escala de Downes modificada por Ferrés, según la cual serán clasificados los casos en leves, moderados y graves. Cada uno de estos niveles pone en marcha un protocolo de actuación que pasa desde el tratamiento ambulatorio en casa, al tratamiento y observación en urgencias y hasta la hospitalización y tratamiento de soporte.

Llegados a este punto hay que mantener la calma, estar tranquilos y confiar que en el hospital vais a recibir toda la ayuda necesaria. Normalmente la evolución es positiva, si no exsiten patologías previas o factores de riesgo, y en unos días estaréis en casa.

TPP: ¿Hay forma de prevenir el contagio de bronquiolitis?

RV: La bronquiolitis no se puede prevenir con facilidad, pues el virus VRS es muy común en el ambiente y tiene gran capacidad de infectividad, bien por contacto o por secreciones.

La bronquiolitis por lo tanto es altamente contagiosa, por lo que lo más importante para evitar que tu bebé enferme es mantener una serie de medidas preventivas que incluyen una serie de normas sencillas de actuación e higiene. Las más importantes son ventilar la casa frecuentemente, lavarse las manos con agua y jabón antes de entrar en contacto con el bebé, sus cosas o cualquier alimento, evitar humo de tabaco y zonas muy concurridas.

TPP: ¿Cómo es la recuperación tras el ingreso hospitalario? ¿Qué hacer cuando el bebé vuelve a casa?

RV: Tras el periodo en el hospital es normal que los papás se encuentren agotados, irascibles o tristes debido al cansancio acumulado. Igualmente es normal que el bebé tarde unos días en recuperr los horarios y rutinas. No obstante pronto se adptarán de nuevo a esta situación y relajarán pues ya están en su zona de confort.

Una vez en casa, las medidas a doptar son básicamente de vigilancia, para detectar rápidamente posibles signos de empeoramiento, y de sostén, para garantizar el bienestar del bebé.

Los papás deberán cuidar algunos aspectos y familiarizarse con el tratamiento. Por ejemplo aprenderán a evitar la obstrucción nasal, facilitar la respiracion al dormir, modificar las pautas alimentarias para mejorar la ingesta y a utilizar aerocámaras o nebulizadores para la aplicación de la medicación recetada por el pediatra.


TPP: ¿Qué es la fisioterapia respiratoria? ¿Es fácil de hacer en casa sin ayuda profesional?

RV: La fisioterapia respiratoria es una rama de la fisioterapia que tiene como principal objetivo favorecer la eliminación de las secreciones, que son las causantes del broncoespasmo y con ello facilitar la respiración.

No se trata de eliminar los mocos de las vías altas, si no de conseguir drenar las secreciones de los bronquios y mejorar con ello a función pulmonar. Es por este motivo que la fisioterapia respiratoria ha de ser realizada por especialistas, más aun en pacientes tan pequeños con los que no te puedes comunicar, ni pedir colaboración o enseñar ejercicio para que practiquen en casa.

TPP: Este año, con la pandemia de COVID-19, puede ser más complicado distinguir bronquiolitis de infección por COVID-19. ¿Qué deben hacer los padres ante la duda?

RV: Los recientes estudios sobre COVID-19 afirman que son muy pocos los bebés afectados a nivel mundial y la mortalidad infantil es casi anegdótica. En general, los casos son leves y con buen pronóstico, presentando sintomatología común a un posible cuadro catarral con tos, mocos y fiebre. Adicionalmente se ha observado en niños con COVID-19 problemas gastrointestinales (diarrea y vómitos) además de erupciones cutáneas.

Ante la duda, si aparece fiebre acompañada de alguno de estos otros síntomas, lo mejor es consultar al pediatra, quien realizará un diagnóstico diferencial y evaluará la necesidad de realizar análisis o test específicos para descartar si se trata o no de COVID-19.

TPP: ¿Cómo puede ayudar a los papás y mamás el libro BRONQUIOLITIS: Respira tranquila?

RV: El libro BRONQUIOLITIS: Respira tranquila es ayuda práctica y sencilla  de recomendaciones para padres que se enfrentan a esta enfermedad.

Encontrarán todo lo que necesitan saber para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la bronquiolitis, de manera que no se sientan perdidos en el transcurso de la misma, ganen confianza y puedan cuidar a su bebé con seguridad.

Se trata de una guía, avalada por pediatras, donde encontrarán respuesta a todas sus dudas.


Fecha de actualización: 09-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.