×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo prevenir los juegos bruscos en el colegio?

¿Cómo prevenir los juegos bruscos en el colegio?

Sabemos que es fundamental que nuestros hijos jueguen y se diviertan en el colegio, pero también debemos ser conscientes de que existen determinados juegos que pueden poner en peligro su seguridad y debemos intentar controlarlo siempre, aunque no estemos cerca de ellos.

Publicidad

Está claro que cuando estamos a su lado podemos controlarlos, sabemos a lo que juegan y a lo que les gusta jugar. Sin embargo, cuando llegan a la escuela ese control desaparece y pasa a manos de profesores y cuidadores que tienen a su cargo cientos de niños. Por eso es fundamental que los padres conozcamos a nuestros hijos y les enseñemos además algunas pautas para que jueguen de manera adecuada, explicándoles las consecuencias que tienen algunos juegos bruscos y violentos.


Es cierto que el principal objetivo cuando llega la hora del recreo es divertirse, y no es para menos, pues la infancia y la adolescencia son dos etapas en las que conocer, aprender y jugar debe ser algo esencial. Sin embargo, muchas veces nuestros hijos no se dan cuenta de que algunos juegos, aunque les diviertan, pueden llegar a poner en peligro su vida y las de los demás niños. Los juegos bruscos, violentos e inseguros pueden atentar tanto a su integridad física como mental.


Como padres debemos prestar siempre especial atención a los juegos con los que nuestros hijos se divierten. Es fundamental además que los niños sepan que cualquier tipo de agresión verbal o física es una conducta que nunca deben adoptar, que no está permitida en sus juegos, pues los empujones y golpes pueden producir caídas y lesiones, pero también daños emocionales cuando se recurre a insultos o burlas.

No te puedes perder ...

Y tambien:


No obstante, y aunque de manera indirecta, la televisión y los diferentes aparatos electrónicos también afectan a esta brusquedad y agresividad que puede ir desarrollándose en nuestros hijos. ¿Por qué? En muchas ocasiones los niños son lo que ven, por lo que desde bien pequeños intentarán imitar lo que observan, llegando a producirse peligrosos accidentes.


Es por tanto muy importante vigilar qué es lo que ven en la televisión o usar este aparato electrónico como una herramienta de aprendizaje para enseñarles unas reglas adecuadas y un comportamiento apropiado. Debemos además hablar con ellos sobre las actividades que hacen si son muy pequeños o estar al tanto de los lugares que frecuentan en el caso de que sean adolescentes.


Normalmente los accidentes en los colegios se producen por la falta de precaución y los juegos bruscos en el patio. Por lo tanto, como decíamos arriba, es esencial fomentar la prevención de riesgos en nuestros hijos enseñándoles a evitar conductas peligrosas. También es necesario supervisar que el colegio cuente siempre con una buena infraestructura y sin duda un personal capacitado en prevención de accidentes y primeros auxilios. Además, debemos verificar la ausencia de elementos peligrosos en las zonas por donde puedan circular libremente los alumnos y verificar que un adulto siempre cuide y vigile a los niños durante el recreo. Sin duda, de esta manera nos aseguraremos en la medida de lo posible que nuestros hijos estén seguros, aunque a veces sea prácticamente imposible evitar algunos accidentes.  


Pero si todos y cada uno de los padres se lo propone y enseña a sus hijos a comportarse de una manera adecuada, explicándoles que existen determinados juegos que ponen en peligro su seguridad, seguro lograremos que los golpes, las heridas, los esguinces y las fracturas dejen de ser las lesiones más habituales en niños y adolescentes en el colegio.


Intentemos conseguir que nuestros hijos se diviertan y sobre todo sepan cómo hacerlo de la mejor manera sin poner en peligro su integridad física y mental.


Fecha de actualización: 14-02-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.