¿Cómo actuar ante una pelea de niños?

¿Cómo actuar ante una pelea de niños?
comparte

Las peleas y las riñas son habituales entre los más pequeños. Desde muy temprano éstas forman parte de sus juegos, pero son totalmente normales y necesarias para el desarrollo de sus habilidades sociales. Peleando, discutiendo, y a veces pegando, es como los niños resuelven sus conflictos y aprenden a relacionarse.

El problema que se plantean muchos padres es si deben o no intervenir en las disputas entre niños y de hacerlo ¿cómo actuar?

 

En estos casos hay que tener presente que los adultos, especialmente los padres, desempeñan el papel de modelo para el niño, son el espejo donde se miran y a partir del cual moldearán su personalidad. Cómo actuéis servirá de ejemplo para ellos y será su referente a la hora de comportarse en estas situaciones.

 

¿Qué hacer ante dos niños que se pelean?

 

Ignorar el conflicto limitándose a separar a los niños o castigarlos sin más no es una opción muy recomendable. Ante estas respuestas paternas los niños pueden sacar conclusiones en forma de mensajes como:

 

· No debo esperar que la autoridad resuelva los problemas ajenos

 

· Mis padres no tienen autoridad

 

·  Los hijos mandan sobre los padres

Cómo actuar ante las emociones infantiles

Cómo actuar ante las emociones infantiles

Entre el primer y tercer año de edad los niños han adquirido sentido de su individualidad y de sus propios deseos. Como consecuencia suelen ser presa de cambios de humor repentinos que influyen en su comportamiento. Comprender qué les pasa nos permitirá saber cómo actuar en cada caso de la mejor forma posible. Descubre, a través de varios ejemplos concretos cómo puedes ayudarles sin coartar sus emociones

 

· Si alguien es más fuerte que yo puede aprovecharse de mí

 

· Si soy más fuerte que otro puedo aprovecharme de él

 

· Etc.

 

Ante comportamientos inadecuados de los niños en un conflicto, los padres no deben ser neutrales o mantenerse al margen. La pasividad ante estas situaciones suele ser propia de gente a la que no le gustan los conflictos, pero evitarlos, aunque es aceptable en algunos casos, no debería ser la actitud a tomar de manera habitual. La corrección de la conducta no va a llegar desde fuera; tampoco el conflicto desaparecerá con gritos, castigos o amenazas, al contrario, solo aumentará la tensión.  

 

Tampoco se trata de decidir o de resolver los problemas por ellos, pero sí implicarse en ellos y en su solución. Al fin y al cabo los padres  son los máximos responsables del comportamiento de sus hijos y deben contribuir de esta forma al aprendizaje de esa capacidad para solucionarlos, interviniendo y tomando las riendas del problema, sin mirar a otro lado.

 

El objetivo (a largo plazo) es que sea el niño el que reflexione y en consecuencia decida qué hacer cuando ocurre conflicto (pedir perdón, ignorarlo, negociar, etc.) para ello más que actuar por él podemos enseñarse a manejar esa situación.

 

Algunas recomendaciones son:

 

- Pedirle que escuche al otro

 

- Ponerle en la piel del otro

 

- Inculcarle y enseñarle a establecer reglas

 

- Decirle qué se espera de él. Muchos niños reaccionan con violencia porque no saben cómo comportarse o manejar su frustración

 

- Hablarle con calma

 

- Escucharle y pedirle que exprese sus sentimientos

 

Lógicamente no todas las riñas entre niños tienen la misma magnitud. Es necesario un equilibrio para determinar cuándo las peleas deben seguir su curso sin intervención paterna y cuándo requieren de ella.

 

Las peleas injustas, especialmente las que tienen lugar entre niños de diferentes edades o capacidades, no pueden ser toleradas de ningún modo.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.