La televisión y la infancia

La televisión y la infancia
comparte

Los niños españoles pasan una media de 218 minutos al día frente a la televisión, casi el mismo tiempo que están en el colegio. Frente a esto, según destaca un estudio de la Universidad de Castilla la Mancha, los padres destinan unos 5 minutos al día a conversar con sus hijos. Tanto la Constitución Española como la legislación europea establecen la protección de la infancia frente a los contenidos televisivos que puedan perjudicarles. Además existe un código de autorregulación firmado por las cadenas.

Tanto la Constitución Española como la legislación europea establecen la protección de la infancia frente a los contenidos televisivos que puedan perjudicarles. Además existe un código de autorregulación firmado por las cadenas. Entre las 6.00 y las 22.00h

¿Programación Infantil?

 

Los niños españoles pasan una media de 218 minutos al día frente a la televisión, casi el mismo tiempo que están en el colegio. Frente a esto, según destaca un estudio de la Universidad de Castilla la Mancha, los padres destinan unos 5 minutos al día a conversar con sus hijos.

 

¿Qué televisión ven nuestros hijos?

 

Después de los ingleses, los niños españoles son los que más horas dedican a ver la pequeña pantalla en detrimento de otras actividades. Pero, ¿qué ven exactamente nuestros hijos? Un reciente estudio realizado por la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, la CEACCU, ha sacado a la luz el elevado índice de contenidos sexistas y violentos en la programación infantil de las cadenas de televisión. Las conclusiones más llamativas son las siguientes:

No te puedes perder ...

La televisión y la infancia

La televisión y la infancia

Los niños españoles pasan una media de 218 minutos al día frente a la televisión, casi el mismo tiempo que están en el colegio. Frente a esto, según destaca un estudio de la Universidad de Castilla la Mancha, los padres destinan unos 5 minutos al día a conversar con sus hijos. Tanto la Constitución Española como la legislación europea establecen la protección de la infancia frente a los contenidos televisivos que puedan perjudicarles. Además existe un código de autorregulación firmado por las cadenas.

 

- La imagen de la mujer: la mujer aparece reiteradamente realizando exclusivamente tareas domésticas. En una sola semana de programación se han detectado más de 100 referencias sexistas y contra la dignidad de la mujer.

 

- La imagen de la cultura: se ridiculiza el mundo de la cultura presentándose como algo aburrido y carente de interés.

 

- El sexo: éste aparece continuamente en forma de cotilleo sobre la vida sexual de los famosos, como reclamo e icono de una vida más “a la moda” y aceptada socialmente.

 

- Los contenidos violentos: en este aspecto, la programación infantil es una auténtica potenciadora de la violencia como único método para resolver los conflictos, exaltando y justificando la venganza de manera explícita. Como ejemplo, el informe de la CEACCU destaca que durante la programación infantil del sábado por la mañana (horario con mayoría de espectadores entre 4 y 12 años) en una cadena pública sin especificar  aparece:

 

- Un acto violento cada 3 minutos

- Un arma de fuego cada 15 minutos

- Un arma blanca cada 7 minutos

- Un arma mágica cada 90 minutos 

 

Posibles consecuencias

 

El problema no reside únicamente en que se muestren este tipo de contenidos en horario de máxima audiencia infantil, sino que va más allá. La forma que adopta la violencia televisiva hace que los niños la perciban como la manera más eficaz a la hora de resolver sus conflictos, obviando las consecuencias que esto conlleva. De cientos de estudios sobre la influencia de la violencia televisiva en los niños destacan las siguientes consecuencias:
 

- Los niños se vuelven más agresivos a la vez que se inmunizan ante imágenes violentas y de agresiones.
 

- Aceptan, justifican y pueden llegar a imitar los comportamientos violentos como un modo normal de resolver sus propios problemas.
 

- Se vuelven más pesimistas y pasivos.

 

¿Qué deben hacer los padres?

 

Según los expertos en comunicación, la influencia negativa de estos contenidos se puede paliar con ayuda de los padres. El niño debería ver un máximo de una hora de televisión al día y lo ideal es que lo haga acompañado por adultos para que éstos comenten y contextualicen los contenidos. Ellos por sí solos no entienden lo que ven: supera su capacidad emocional. La clave es formar a nuestros hijos para que sean personas críticas y reflexivas. Hay que enseñarles a diferenciar entre la realidad y la ficción, concienciarles de que la violencia no es un recurso.

 

Aunque no cabe duda de que la pequeña pantalla se ha convertido en un transmisor fundamental de valores, no podemos caer en la fácil tentación de acusar a los programas infantiles de ser la única o principal causa de la tendencia a comportamientos violentos. La televisión puede ser un vehículo activo de valores positivos y un maestro de nuevas habilidades. A pesar de que en este momento los programas infantiles de calidad son pocos, los hay y siempre los ha habido.

 

Algunos consejos…

 

- Que los niños no vean programas sin que un adulto vigile su tipo de contenidos. Si tienen dudas o preguntas, habla con ellos, explícales lo que sea necesario. Es fundamental que prestes atención a tu hijo y desarrolles su espíritu crítico.

 

- Selecciona unos horarios y programas determinados, que los niños no caigan en la tentación de ver lo que sea y a cualquier hora. Cuando acabe el programa que ha visto, apaga la tele.

 

- Mantener la televisión apagada a la hora de las comidas y durante el tiempo en que están haciendo los deberes o cualquier otra actividad como dibujar, leer un cuento, etc…

 

- Sé inflexible a la hora de escoger las series y las películas: que vean únicamente las adecuadas para su edad y su capacidad de razonamiento.

 

- No utilices la televisión como recompensa o castigo, eso aumentaría su valor a los ojos de tu hijo.

 

- Fomenta en los niños el gusto por actividades distintas, habla con él sobre sus gustos, pasa tiempo con tus hijos cuando vuelven del colegio. Sobre todo, es fundamental que la televisión no se convierta en una niñera cómoda y barata. Proponle cosas del estilo “¿Y si apagamos la tele y vamos a… (jugar, dar un paseo, hacer dibujos, etc.)?”


 

Una excelente opción son los vídeos y DVDs

 

Existe un gran mercado en torno a estos productos donde se pueden encontrar programas y documentales formativos que estimulan la inteligencia de los niños, series donde se inculcan valores como la igualdad de roles, la importancia del diálogo intergeneracional, etc. Si tienes dudas o no sabes dónde encontrar este tipo de productos, seguro que los psicólogos y pedagogos del centro educativo o de la guardería de tus hijos te pueden ayudar.

 

Además, es la mejor forma de evitar el bombardeo publicitario al que se ven expuestos los más pequeños.

 

¿Qué dice la norma vigente?


 I. Artículo 18.1 de la Constitución que reconoce y garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
 

 II. Artículo 20.4 de la Constitución, que establece el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen y la protección de la juventud y de la infancia como límite del derecho (reconocido en el art. 20.1) a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.
 

 III. Artículos 16 y 17.e de la Convención de los Derechos del Niño (asumida por BOE de 31.12.80), que obliga a Estados y padres a proteger al menor contra las injerencias en su ámbito personal e informaciones perjudiciales para su bienestar.
 

 IV. Artículo 4.3 de la ley orgánica de Protección Jurídica del Menor que define como intromisión ilegítima la utilización de la imagen o del nombre de los menores en los medios de comunicación, tanto si implica menoscabo en su honra o reputación, como si es contraria a sus intereses.
 

 V. Artículo 4 del Estatuto de la Radio y la Televisión que establece como principios fundamentales de la programación, entre otros, lo determinado en el art. 20.4 de la Constitución (citado más arriba) y también la protección de la juventud y de la infancia, norma que es retomada explícitamente en la ley Reguladora del Tercer Canal y en la ley de Televisión Privada.
 

 VI. Artículo 4 de la ley General de Publicidad que prohíbe, por engañosa, aquella que de cualquier manera, incluida su presentación, induce o puede inducir a error a sus destinatarios.
 

VII. Artículo 16 de la Directiva de la Unión Europea sobre televisión, que establece que la publicidad en ese medio no contendrá imágenes o mensajes que puedan perjudicar moral o físicamente a los menores ni incitarlo a la compra de un producto o de un servicio explotando su inexperiencia o su credulidad.

 

 


Te puede interesar:
Con el fin de ayudar a los niños con altas capacidades a alcanzar su potencial es preciso que la relación entre la escuela y la familia sea muy fluida minimizando de esta manera cualquier conflicto que pudiera surgir.


Fuentes: 

Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU)

 

 

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>