¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?

¿Qué es bueno para el dolor de oídos en niños?
comparte

El dolor de oídos en bebés y niños es muy frecuente, pero siempre merece que un pediatra confirme que padece una molestia común y no una enfermedad grave.

La otitis infantil es una enfermedad muy habitual en los niños y, pese a las molestias que van asociadas a ella, no suele ser grave ni presentar complicaciones importantes, siempre y cuando tenga el tratamiento adecuado.


Existen 2 tipos de otitis:


Otitis externa: como su nombre lo dice se da en el conducto externo (área que va desde el pabellón auricular al tímpano). En este tipo de otitis los gérmenes que causan la infección vienen del exterior y entran al oído a través del agua, es por eso que también es llamada ¨otitis del nadador¨ y es muy frecuente en niños que practican natación o en temporada de verano. Los síntomas más habituales son sensación de oído tapado, dolor y picor, en ocasiones puede causar fiebre.


Otitis media: está relacionada con enfermedades que causan mucosidad excesiva como gripes e infecciones de garganta ya que cuando el niño no elimina correctamente la mucosidad esta pasa hacia el oído a través de la trompa de Eustaquio ocasionando una proliferación de bacterias que causan una infección. Los niños presentan fiebre, dolor intermitente aumentando en las noches por la presión, malestar general. Es común en temporada de invierno.

No te puedes perder ...


De acuerdo a la otitis diagnosticada será el tratamiento. Sin embargo, a continuación te mencionamos algunas maneras de eliminar el dolor de oídos en tus hijos:


Acudir al pediatra en caso de que los niños presenten dolor persistente en los oídos.


- Antibióticos y analgésicos (el pediatra deberá recetarlos).


- Evita los isopos pues con este instrumento podemos empujar el cerumen y ocasionar más daños en el oído de nuestro pequeño. Podemos limpiar el pabellón auditivo del bebé o del niño con una gasa o toalla.


- Limpia las fosas nasales de tu niño a diario. Llevar a cabo una higiene nasal adecuada y enseñarles a expulsar los mocos correctamente es importante para evitar problemas de oídos. En bebés o niños que todavía no saben sonarse es necesario utilizar aspiradores nasales para evitar que se acumulen y desplacen al oído. La limpieza puedes hacerla con agua de mar o suero fisiológico y una jeringa.


- Evita la entrada de agua en los oídos, puedes utilizar tapones especiales para los oídos cuando se tome la clase de natación. Otra opción es utilizar gorro a la hora del baño, esto evita que entre agua y jabón en los oídos.


- Los niños que van a la guardería están más expuestos a virus y gérmenes, por lo que es de ayuda enseñarles a evitar contagios: lavarse las manos frecuentemente, especialmente antes de comer, no llevarse objetos extraños a la boca, evitar compartir botellas o cubiertos con otros niños, etc.


- Evitar que nuestros hijos introduzcan cualquier objeto a los oídos.


- Si el pequeño tiene alergias, debemos evitar que entre en contacto con los alérgenos que se las provocan, como el polvo, el polen o el pelo de animal.


- Cuando el niño tiene edad suficiente para poder masticar chicle, este gesto puede aliviar la presión del oído, ayudando a que se ventile y permitiendo su drenaje.


Sin embargo, lo más recomendable cuando esta molestia aparece es llevarlos al médico, pues podría ser el síntoma de algún problema serio. Recuerda que el tratamiento de las otitis depende de su intensidad y origen.


Te puede interesar:
Predecir la altura de un niño depende tanto de la herencia genética de los padres como del entorno en el que se cría. En este sentido, un entorno donde prime una alimentación sana y equilibrada y la práctica de deporte siempre impactará positivamente en el desarrollo del niño.


Fecha de actualización: 07-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>