×
  • Buscar
Publicidad

¿Hasta qué edad aparecen lunares?

¿Hasta qué edad aparecen lunares?

Los años van pasando y es normal que nuestra piel vaya experimentando cambios. Puede que notemos la piel más seca o con menos brillo que años atrás, incluso que las arrugas y la flacidez empiecen a acechar. Todos estos cambios vienen naturalmente causados por la edad de las personas.  Pero hay otras alteraciones, como los lunares,  que dependen en gran parte de los cuidados que hayamos dado a nuestra piel durante toda nuestra vida.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es un lunar?

Los lunares son pequeños puntos de color que aparecen en la piel cuando las células pigmentadas (melanocitos) crecen juntas.

Pueden tener formas, texturas (abultados o planos) y colores distintos. Usualmente son marrones o negros.

Es normal que, durante el embarazo, algunos de los lunares se vuelvan más oscuros o que el bebé nazca con lunares.

Aunque muchos salgan naturalmente, por condiciones genéticas, y no representen un peligro, la aparición de otros puede estar avisándonos de que algo no va bien, por lo que deberías acudir al dermatólogo.
 

¿Por qué aparecen los lunares?

No te puedes perder ...

¿Hasta qué edad un hombre es fértil para ser padre?

¿Hasta qué edad un hombre es fértil para ser padre?

La fertilidad de un hombre también desciende. ¿Cuándo? A partir de los 40. Así es, o eso es al menos lo que asegura la Sociedad Española de Fertilidad desde donde recalcan que, aunque la edad del varón afecta en menor grado a la capacidad reproductora de la pareja, “se demuestra una disminución significativa a partir de los cuarenta años”, aunque los expertos sí señalan que, a diferencia de las mujeres, en los hombres no hay días más o menos fértiles.

Y tambien:


Los lunares pueden aparecer en cualquier parte de la superficie de nuestra piel, incluyendo cuero cabelludo, orejas, labios, palmas de las manos, genitales y párpados.

Los genes que heredamos de nuestros padres y la cantidad de exposición al sol, especialmente durante la niñez, son los dos principales factores que determinan el número y la forma de los lunares que tenemos.

La gente que se expone más al sol tiende a tener más lunares, aunque estos también puedan aparecer en zonas que siempre estén cubiertas.

Si tienes la piel clara, eres rubio o pelirrojo y tus ojos son claros, eres más propenso a que estos puntitos aparezcan en tu cuerpo, por lo que debes tener especial cuidado protegiéndote la piel con crema de sol y permaneciendo a la sombra cuando sea posible.

La mayoría de los lunares aparecen hasta los 40 años de edad, aunque si en tu familia tienen lunares, notarás que esto es algo genético ya que aparecerán en tu cuerpo con mayor frecuencia. Ya en la vejez, puede ser que alguno de los lunares tienda a desaparecer.
 

Tipos de lunares


En dermatología, debemos diferenciar principalmente entre tres tipos de lunares:

- Regular y simétrico: este tipo de lunares suelen ser benignos e inofensivos. Sus bordes son regulares, el color es uniforme y su tamaño no supera al del diámetro de un lapicero. En cuanto a su textura, pueden ser abultados o planos. Que un pelo nazca en uno de estos lunares no representa ningún peligro.

- Irregular o atípico: su forma es asimétrica, con bordes irregulares. No es de un solo color y suele ser algo más grande que el diámetro de un lapicero. Este tipo de lunares suelen ser planos. Tener más de 20 o 25 lunares atípicos o que su tamaño esté muy por encima de lo normal incrementa el riesgo de la persona de sufrir un melanoma.

- Melanoma o cancerígeno: este tipo es el más peligroso ya que pueden convertirse en cáncer de piel. Se diferencian de los demás porque son muy irregulares. Rara vez un lunar simétrico llega a melanoma. Aquellas personas con más de 50 lunares en su cuerpo deben llevar a cabo chequeos mensuales ya que tienen mayor riesgo de sufrir melanomas. Detectar un melanoma pronto puede ahorrarnos algún susto.
 

¿Debo preocuparme por tener lunares?


No debes preocuparte de tener lunares, solo debes tener la responsabilidad de conocer tu piel, chequearla de vez en cuando para buscar nuevos lunares y para comprobar si los que ya tenías han cambiado de aspecto (color, forma o textura) o sufre alguna lesión.

Si hay algún lunar que te preocupa en concreto o tienes antecedentes, es recomendable que tomes una foto para ver si sufre cambios con el paso del tiempo. Además, será un recurso muy útil que enseñar a tu dermatólogo.

Cuando notes diferencias en un lunar, tanto tuyo como de alguno de tus hijos, debes de visitar inmediatamente al dermatólogo. Diagnosticar y tratar un melanoma de forma temprana es más fácil que si se hace de forma tardía. Cuanto más tarde, peor para tu salud. ¡Está en tu mano cuidarte!

En cuanto a los nevus o lunares en tus hijos, el tiempo de revisión de los mismos va a depender de muchos factores, y debe decidirlo un dermatólogo. Si tu hijo tiene muchos lunares desde bebé, una piel con pigmento claro o antecedentes familiares de melanoma, es posible que el médico desee revisar su piel a menudo desde pequeño, aunque el cáncer de piel es más habitual desde los 40 años.
 

¿Cómo prevenir la aparición de lunares?


Más vale prevenir que curar y con los lunares hay que tomárselo muy enserio. No ir al dermatólogo periódicamente o maltratar la piel puede acabar en cáncer de piel.

La aparición de nuevos lunares puede prevenirse cuidando tu piel y la de tu familia del sol. Evitar las horas más cálidas del día, el sol directo, aplicar cremas protectoras y llevar gorra y gafas de sol si es necesario te pueden salvar de la aparición de melanomas.

La moda de estar bronceado puede suponer un peligro. Los rayos uva están totalmente desaconsejados. Opta por otras formas de autobronceado como sprays respetuosos con tu piel, y no te olvides de que este tipo de productos, aunque te proporcionen un bonito bronceado, no te exime de utilizar cremas protectoras.


Fuentes:

Instituto Nacional del Cáncer

Academia Americana de Dermatología

Fecha de actualización: 26-06-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.