×
  • Buscar
Publicidad

Problemas dermatológicos del bebé recién nacido

Problemas dermatológicos del bebé recién nacido

El 90% de los recién nacidos presenta alteraciones dermatológicas, pero sólo el 2% corresponde a cuadros patológicos (como nevus gigantes, malformaciones vasculares y algunas enfermedades genéticas como la ictiosis)

Publicidad

Indice

 

Eritema tóxico del recién nacido

El eritema tóxico, cuya principal causa es la inmadurez del sistema vascular del pequeño antes de adaptarse al nuevo entorno, puede aparecer en un 50% o más de todos los recién nacidos. Generalmente aparece entre los 3 días de vida y las 2 semanas. Suele durar varios días y no reviste ninguna gravedad. El principal síntoma es una erupción de pápulas pequeñas y de color amarillo a blanco, circundada por piel enrojecida. Puede haber unas pocas o varias, y habitualmente aparecen en la cara y en la parte media del cuerpo, aunque también se pueden observar en la parte superior de los brazos y en los muslos. Desaparecen normalmente sin ningún tratamiento.

A veces se acompaña de pequeñas pústulas o vesículas que suelen localizarse en las manos y los pies. "Se conoce como pustulosis neonatal, pero entra dentro de la normalidad y también desaparece en poco tiempo sin tratamiento” –explica Juan Ferrando, profesor titular de Dermatología en la Universidad de Barcelona y miembro del grupo Español de Dermatología Pediátrica.

 

Cutis marmorata

No te puedes perder ...

¿Puede un bebé llorar dentro del vientre?

¿Puede un bebé llorar dentro del vientre?

A todos los padres que esperan un bebé les encanta verles en las ecografías, es como abrir una ventana y poder contemplar su desarrollo y sus preciosas facciones. Los padres se deleitan con la oportunidad de ver a su pequeño en tiempo real, mostrando sus nuevas habilidades como dar pataditas, moverse o chuparse el dedo pulgar. Los padres pueden ver a su bebé cómo se desarrolla en el útero, pero también pueden preguntarse qué cosas pueden hacer, como por ejemplo llorar. 

Y tambien:

Es la aparición de manchas azuladas reticuladas (como haciendo caminos) que dan un aspecto marmóreo a la piel. Aparecen en brazos, troncos y piernas y son habituales ante los cambios de temperatura (cuando cambias al niño o al salir del baño) y el llanto.

Es un proceso fisiológico normal que no necesita tratamiento, cede al abrigar al niño y desaparece en semanas o meses. Algunos niños pueden presentarlo hasta el año de edad, pero no es motivo de preocupación.
 

Manchas mongólicas

De color azulado, esta lesión de la piel suele localizarse en la espalda, los glúteos o los hombros. A pesar de su llamativo nombre, no tiene ninguna relación con el Síndrome de Down o el mongolismo: su nombre se debe a que es muy común entre las personas de países orientales (Mongolia). En cualquier caso, suele desaparecer por sí sola durante los dos primeros años de vida del bebé. Se debe a una acumulación de melanocitos, unas células que forman el pigmento de color de nuestra piel y que la preservan de los rayos ultravioletas.

 

Lesiones neonatales patológicas

- Ictiosis. Es una enfermedad cutánea de origen genético, relativamente común, que provoca que la piel se vuelva seca y escamosa, como la de un pez. Se presenta con mayor frecuencia en los meses de invierno, y generalmente se asocia con otras enfermedades cutáneas. Las lesiones son más frecuentes en las extremidades, pero también puede verse afectado el tronco. Entre los síntomas destacan las lesiones cutáneas, producidas por la sequedad, la hiperqueratosis y la aparición de "escamas", tendencia a engrosarse y leve picor.

El tratamiento consiste en humectar la piel, generalmente con cremas y ungüentos, que es mejor aplicar después del baño, cuando la piel está aún húmeda. Además se pueden prescribir cremas que ayuden a la piel a mudar normalmente. El pronóstico es siempre favorable, aunque puede desarrollar una infección bacteriana secundaria si el paciente se rasca y rompe la piel. No desaparece totalmente nuca, pueden aparecer brotes hasta la vejez.

- Hemangiomas. Es una especie de mancha rojiza superficial que constituye la incidencia en la piel más frecuente entre los recién nacidos. Así, afecta a casi la mitad de neonatos de ambos sexos. Conocido también como antojo, beso de ángel o picotazo de la cigüeña, el angioma se localiza comúnmente en zonas como la frente, la nariz, el entrecejo, el labio superior o la nuca, y suele hacerse más llamativo cuando el bebé llora. No tiene ninguna importancia, ya que desaparece hacia los dos años, excepto los que se localizan en la nuca, que pueden perdurar algo más de tiempo. Solo cuando se localizan obstruyendo la visión o las vías respiratorias o si se ulceran, deben tratarse.

- Nevus gigantes congénitos. Son tumores benignos congénitos del sistema pigmentario, lunares o placas de color marrón oscuro presentes al nacer. Es una malformación de la piel que puede recubrir del 10 al 90% del cuerpo del bebé. Necesita de un seguimiento regular dermatológico debido al riesgo ya conocido de que cualquier lunar puede degenerar en melanoma.

Esta anomalía cutánea es extremadamente rara y desconocida, afecta a 1 de cada 50.000 recién nacidos. En principio no se trata, a no ser que los nevus sean tan grandes que provoquen problemas psicológicos a la persona. Para eliminarlos, se pueden emplear diferentes técnicas quirúrgicas.
 

 


Fuente: Curso sobre Dermatología Pediátrica (Dermopediatric) Hospital Clínic Barcelona.

Fecha de actualización: 28-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.