×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

La gripe y el resfriado son distintos, pero ambos se transmiten de forma muy parecida: las vías respiratorias se ven afectadas por virus de tipo respiratorio que se multiplican en las mucosas, y la transmisión de ambos es vía aérea.

Publicidad

Indice

 

Diferencias entre los síntomas de la gripe y el resfriado común

Cuando llega el otoño las temperaturas bajan, y nuestras defensas se debilitan. Es en esta época de transición del calor al frío cuando circula una gran variedad de virus muy distintos entre ellos que causan el resfriado. Sin embargo, la gripe llega más tarde, cuando empieza el invierno. Además, los síntomas de ambos son distintos.

La gripe es una infección respiratoria que se caracteriza por una afectación del estado general, es decir, un cansancio muscular acompañado de una fiebre más alta que en el caso del resfriado.

No te puedes perder ...

¿Cuál es la mejor leche de fórmula?

¿Cuál es la mejor leche de fórmula?

La lactancia materna exclusiva por lo menos hasta los 6 meses es la mejor alimentación posible para cualquier bebé. Sin embargo, hay ocasiones en que la lactancia no se puede llevar a cabo por diferentes motivos y es necesario recurrir a las leches de fórmula. ¿Sabes cuál es la mejor para tu bebé?

Y tambien:

El catarro o resfriado común es una enfermedad infecciosa viral frecuente del aparato respiratorio superior que afecta a la nariz, los senos paranasales, laringe y faringe. Se caracteriza por la aparición de tos, mocos y congestión nasal, que va acompañada normalmente de dolor de cabeza. Puede aparecer fiebre, aunque suele durar entre dos y tres días, y en el caso de los adultos será mucho menos intensa que en los niños (algo más elevada).

En muchas ocasiones tendemos a confundir la gripe con el resfriado común, llegando incluso a tratar la gripe como un resfriado muy fuerte. Pero estamos en un error, ya que, aunque ambos estén producidos por virus, la gripe y el resfriado son enfermedades distintas.

En lo que respecta al tratamiento, en ningún caso se recomienda el uso de los antibióticos, pues estos no son útiles al tratarse de infecciones víricas. De hecho, al ser enfermedades en las que se sufren varios síntomas a la vez, lo más recomendable es el uso de antigripales o anticatarrales, y complementarlos, si fuera necesario, con analgésicos, como el paracetamol o el ibuprofeno, o algunos mucolíticos.


Cómo prevenir la gripe y el resfriado común

Aunque como decíamos anteriormente se trata de enfermedades distintas, las recomendaciones para prevenir su contagio son comunes.

- Lavarse las manos con frecuencia. Es especialmente importante antes de comer, de manipular alimentos, después de salir del baño y tras sonarnos la nariz o toser. Además, se recomienda el lavado de manos al menos cinco veces al día o más.

- Evitar el contacto con personas que tengan gripe o resfriado. Parece algo obvio, pero muchas personas no le dan la importancia que realmente tiene. Es fundamental evitar muestras demasiado efusivas de cariño, como besos y abrazos, con personas que tengan evidentes síntomas de gripe o resfriado.

- Usar pañuelos de papel. A la hora de estornudar o toser, es mejor taparse la boca y la nariz con un pañuelo desechable o, en su defecto, con el brazo. Los pañuelos deben tirarse una vez usados y hay que evitar dejarlos en las mesas para que no entren en contacto con el resto de personas con las que convivimos.

- Evitar aglomeraciones. Estar en contacto con muchas personas también suma mayor probabilidad de contagio. No se deben compartir vasos u otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.

- Tomar mucha vitamina C. La vitamina C (presente en frutas y verduras) no previene la gripe ni el resfriado, pero sí ayuda a acelerar su curación. De hecho, se ha comprobado que unas dosis altas de vitamina C pueden reducir ligeramente su duración.

- Evitar tocarnos ojos, nariz y boca con las manos sin haberlas lavado previamente. En ambos casos, el virus se transmite de persona a persona, principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales, que se expulsan cuando hablamos, tosemos o estornudamos. Pero hay que tener especial cuidado, ya que esas gotitas pueden permanecer en las manos, en las superficies o en el aire dispersas. Por eso, si nos tocamos los ojos, la nariz o la boca después de haber estado en contacto con el virus, también nos contagiaremos.

Al contrario que la gripe, el resfriado común no suele presentar complicaciones, por lo que no se necesita normalmente consejo médico. Sin embargo, la gripe es una enfermedad a la que hay que prestar más atención, sobre todo en los grupos que presentan mayor riesgo de contagio, es decir, los niños menores de cinco años, los adultos de 65 y mayores, las mujeres embarazadas y los residentes de asilos de ancianos y de otros centros de cuidado a largo plazo.

Por eso, lo más adecuado para evitar la gripe y sus complicaciones es poner la vacuna antes del invierno, cuando las tasas de infección son más elevadas. El efecto preventivo de esta se observa alrededor de dos semanas después de su administración.

A pesar de que la mayoría de personas mejoran por sí solas, la gripe puede ser grave. Esta puede presentar complicaciones, y en ocasiones incluso la muerte. Por este motivo, recibir la vacuna contra la gripe cada año es la mejor manera de reducir la posibilidad de contraerla y contagiar a otras personas.

Finalmente, debemos saber que ante cualquier síntoma podemos acudir a nuestro médico para que sea él quien nos confirme si estamos ante un resfriado común o si, por el contrario, tenemos gripe.


Fecha de actualización: 27-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.