• Buscar

¿Cómo cuidar a un niño enfermo?

¿Cómo cuidar a un niño enfermo?

Los más pequeños de la casa tienen mayor facilidad para contraer enfermedades ya que, su sistema inmunológico está en proceso de desarrollo y maduración. A lo largo de su infancia tendrán que pasar por el pediatra más de una vez y, probablemente, quedarse en casa descansando hasta que se recuperen del todo y puedan volver a salir a corretear. 

Publicidad

Índice

 

¿Cómo cuidar a un niño enfermo?

Cuando un niño o una niña pasa por una enfermedad habitual es importante el descanso para que pueda mejorar con más rapidez y los síntomas que esté padeciendo no empeoren. Quedarse en casa es fundamental para esto, además no tiene porque estar en cama si no quiere, pero las actividades que puede realizar deberán ser más suaves, como leer cuentos o ver la televisión

Es común que cuando esté enfermo no duerma bien por las noches y prefiera dormir durante pequeños periodos de tiempo a lo largo del día. Esto dependerá de su nivel de cansancio y de malestar. Las necesidades de cada menor dependerán de él mismo, algunos querrán dormir en la cama mientras otros preferirán quedarse en el sofá y, por el contrario, otros simplemente se negarán a descansar y acostarse. 

En lo que respecta a la alimentación es muy probable que durante los primeros días no quiera comer y no hay que obligarlo a ello. Cuando se encuentre con mejor ánimo y tenga apetito será el quien pida comida, irá recuperando las ganas de comer de manera progresiva. Eso sí, es fundamental mantener al pequeño hidratado, así que deberá beber bastante líquido desde agua y zumos hasta infusiones o caldos. Cuando comience a pedir comida es mejor ir dándosela en pequeñas cantidades y, poco a poco, ir aumentándolas para evitar que le pueda sentar mal. 

En cuanto a la casa y, sobre todo, a la habitación del niño o la niña se recomienda mantenerla ventilada durante el día e intentar que el ambiente no esté muy caliente. Es aconsejable dejar las ventanas abiertas y mantener el lugar adecuadamente limpio. 

Cuando el más peque de la casa está enfermo conlleva un cansancio físico y mental para los progenitores también. Tener que estar aún más pendiente de lo normal de los hijos puede ser agotador, así que buscar apoyo y ayuda de algún familiar o amigo no es mala idea. Hay que evitar que se produzcan situaciones peligrosas como puede ser quedarse dormido con el bebé enfermo a causa del cansancio. 
 

Consejos para un niño convaleciente

Siempre es indispensable acudir al pediatra para que revise al niño o a la niña en cualquier caso, pero en casa los padres y las madres también deben estar pendientes a los síntomas y seguir algunos consejos mientras el pequeño esté convaleciente: 

1. Dejarle dormir todo el tiempo que necesite ya que es indispensable para su recuperación. 

2. Ofrecerle líquidos con bastante frecuencia. 

3. Hay que dejar que sea el niño o la niña quien marque las pautas sobre las cosas que pueda hacer. Si se encuentra mejor no tiene porque pasarse todo el día en la cama. 

4. Es importante vigilar su temperatura a menudo para controlar si le sube la fiebre. En el caso de que el médico le haya prescrito algún medicamento este se puede combinar con baños de agua tibia para bajar su temperatura. 

5. En el caso de que use el chupete aún, es normal que lo pida más, así que está bien dárselo. 

6. En casa que lleve ropas cómodas que no le aprieten ni le resulten incómodas, que esté en pijama o en ropa interior si es necesario. 

7. Darle baños ayudará a que despeje y a que se encuentre mejor. Pero en el caso de que tenga mucho malestar no hay que obligarlo a bañarse. 

8. No hay que llevarlo a la guardería ni al colegio hasta que esté recuperado del todo para evitar que empeore o que contagie a sus compañeros. 

Muchas de las enfermedades que padecerán los niños y las niñas durante su infancia serán comunes como la gripe o los catarros que se curarán por sí solas llevando a cabo las medidas habituales. En estos casos es mejor no utilizar ningún medicamento a no ser que el especialista lo recomiende. Por otra parte, se puede administrar ibuprofeno o paracetamol (analgésicos y antitérmicos) para aliviar los síntomas de malestar, pero nunca se debe utilizar la aspirina antes de los 18 años. 

Es esencial que los padres y las madres estén pendientes del estado de sus hijos para comprobar si han contraído una enfermedad o, en el caso de que ya la estén padeciendo, que estén empeorando. En ambos casos, lo mejor es acudir al pediatra para que le realice una exploración o una revisión y determine la gravedad de la situación y su posterior tratamiento. Siempre hay que seguir las recomendaciones de los profesionales. 


Fuentes:

Delgado Rubio, Dr. Alfonso; Pineda i Solàs, Dr. Valentì (2008), Manual de Puericultura de la Asociación Española de Pediatría. 

Cómo cuidar a un niño enfermo, Asociación Española de Pediatría. https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/como-cuidar-un-nino-enfermo#:~:text=Conviene%20que%20beba%20l%C3%ADquidos%20para,apoyo%20y%20tratar%20de%20descansar.

Fecha de actualización: 18-05-2022

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×