Urgencias pediátricas: ¿cuándo ir al hospital?

Urgencias pediátricas: ¿cuándo ir al hospital?
comparte

¿Cuáles son los principales motivos por los que llevamos a nuestros hijos a urgencias? Muchas veces, sobre todo en padres primerizos, no se sabe si es necesario acudir a urgencias, llamar a un médico de guardia o simplemente esperar a la consulta del pediatra. Para saber un poco más sobre este tema y cómo actuar, os presentamos las causas más comunes de ingresos de urgencia según la Asociación Española de Pediatría.

1- Problemas respiratorios

Actualmente, es la causa principal de ingreso de niños pequeños en urgencias. Según un estudio de 2003, el 37% de los que acudieron a urgencias presentaban patologías respiratorias, las cuales se dividían en asma 38%; bronquitis, 9,8%; bronquiolitis, 12,6%; laringitis 1,4%; neumonía, 34,5%; varios, 3,7%.

Causas: La mayoría de estos problemas se deben al agravamiento de un resfriado, ya que los niños pequeños son más sensibles a cualquier enfermedad y suelen traer problemas añadidos. Además, los niños con padres fumadores presentan más posibilidades de tener problemas respiratorios (asma, bronquitis) que uno de padres no fumadores.

Tratamiento: Dependiendo de la enfermedad y del grado, se aplicará un tratamiento diferente.

2- Síndrome febril

Es la aparición de fiebre -por lo menos durante una semana- en un niño en el cual el interrogatorio y la exploración física minuciosa no revelan la causa probable del problema. El síndrome febril sin foco constituye el segundo motivo de consulta en pediatría, suele tener un inicio agudo y dura menos de 1 semana.

Causas: LA mayoría de estos problemas pueden ser de origen biológico o de origen físico, infecciones, alergias…

Tratamiento: El tratamiento general incluye reposo en la cama en una habitación a 21º grados, evitar el exceso de ropa de abrigo, hidratación adecuada y dieta blanda.

3- Lesiones cutáneas

Según la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría, durante el año 2005 las lesiones cutáneas fueron el tercer motivo de consulta más frecuente en el servicio de urgencias pediátricas. De éstas, las más comunes fueron: dermatitis atópica (35%), otras dermatitis eccematosas (8,1%) y escabiosis (8,1%).

Causas: En el caso de la dermatitis atópica, es un tipo de eccema muy común entre los niños muy pequeños que suele resolverse al llegar a los 36 meses. Es una reacción alérgica que produce una inflamación crónica que ocasiona picazón y descamación. Mientras que la escabiosis o sarna está causada por un pequeño parásito que se contagia a través del contacto con la piel.

Tratamiento: Depende del grado de las lesiones. En aquellas que no sean muy graves, el tratamiento incluye lociones calmantes, jabones suaves o vendajes húmedos. Si el eccema es más grave, se puede llegar a recurrir a esteroides tópicos (un tipo de corticoides). El tratamiento de la sarna se basa en la aplicación de cremas y lociones por todo el cuerpo.

4- Gastroenteritis

La mayoría de los casos de vómitos en la población infantil están provocados por una gastroenteritis. Estas infecciones no suelen durar mucho y son más molestas que peligrosas. Sin embargo, si un niño (especialmente un lactante) no puede tomar líquidos adecuadamente y, aparte de vómitos, tiene diarrea, podría deshidratarse.

Causas: Un virus que infecta el tubo digestivo.

Tratamiento: Normalmente se recomienda pasar un día o dos tomando sólo suero oral, y poco a poco ir introduciendo una dieta blanda y muchos líquidos (sobre todo agua con limón).

5- Traumatismos

Según un estudio de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP), de los menores de edad ingresados en urgencias por problemas traumatológicos, el 50% eran menores de 5 años. Los síntomas principales fueron traumatismo craneal, lesiones torácicas y traumatismo abdominal.

Causas: Lo más frecuente es la caída casual (30,7%), caída de altura (17,5%) y accidentes de tráfico y/o atropellos (12,9%).

Tratamientos: En la mayoría de los casos, con reposo y vigilancia se curan las lesiones, ya que no suele haber rotura de los huesos.

6- Heridas

Cuando se trata de niños tan pequeños, las magulladuras y los raspones están a la orden del día, así como las brechas. La mayoría de las veces con una limpieza adecuada y una tirita es suficiente, pero a veces es más grave. De los ingresados en 2004 por heridas, el 61% eran menores de 4 años. En el 90% de los casos, las heridas eran lineales y poco profundas. La localización más común fue la cara (73%).

Causas: Aunque es inevitable que los niños pequeños se hagan heridas, siempre hay algo que los padres pueden hacer para evitar los accidentes en la medida de lo posible. Algunos truquitos a seguir son utilizar cubre enchufes (según las encuestas un 43,3% de los padres indican tenerlos todos protegidos, el 36,7% tienen los más accesibles y el 18,4% no los tiene protegidos). También es importante la manera en la que los niños caminan por la calle, si van en el carrito sujetos o de la mano de un adulto (un 71% de los padres afirman hacerlo así), o si van de forma incorrecta.

Tratamiento: Según la gravedad del corte, se requerirá una sutura o un pegamento biológico.

7- Cólicos

Es un tipo de dolor abdominal inofensivo que, por lo general comienza aproximadamente a las 2-4 semanas de vida y que desaparecen hacia los tres meses de edad. El bebé tendrá accesos de dolor cuando grita y encoge las piernas hacia el abdomen. Aparecen a diario al atardecer y duran de tres a cuatro horas. Desaparecen espontáneamente.

Causas: Son de origen desconocido. Algunos especialistas dicen que se debe a un espasmo de los intestinos, aunque no existen pruebas de ello.

Tratamiento: No se administra medicamentos. Se puede tranquilizar al bebé con algunos golpecitos rítmicos en la espalda, tumbándolo sobre el estómago encima de tu regazo, con un masaje, o simplemente acunándole y balanceándole. El movimiento relaja las paredes intestinales y los calma.

8- Otitis

La otitis media es una inflamación persistente de la mucosa que recubre el oído medio, se produce una exudación líquida que queda atrapada y por ello se produce dolor y alteración de la audición.

Causas: Infecciones frecuentes del oído, vegetaciones, obstrucción infecciosa de la trompa de Eustaquio…

Tratamiento: Si hay una infección se tiene que tratar con antibiótico durante al menos un mes, si la causa son vegetaciones, habrá que extirparlas.

9- Intoxicaciones

Las intoxicaciones con niños pequeños, especialmente cuando éstos empiezan a moverse por sí solos, son más frecuentes durante los meses de enero (12,0%), febrero (11,3%), mayo (10,5%) y junio (12,8%), siendo abril y julio los meses con menor número de casos (4,5%). La edad media de los pacientes fue de 40 meses (3 años y medio).

Causas: Los tóxicos más frecuentes fueron los siguientes: fármacos (45,1%), productos del hogar (27,1%), monóxido de carbono (17,3%), etanol (5,3%) y drogas ilegales (1,5%). En el caso de los fármacos, la intoxicación suele causarse por una administración errónea de los padres o cuidadores. En el caso de los productos del hogar, estudios realizados por la Asociación de Pediatría ponen de manifiesto que el 43,3% de los padres encuestados reconocen no tener los productos de limpieza en un sitio inaccesible para los niños, bien por razones de espacio o bien porque tenían la intención de hacerlo en un futuro. En cuanto a la tercera causa más frecuente de intoxicación, el monóxido de carbono, se debe principalmente a accidentes caseros relacionados con un escape de gas.

Tratamiento: Si la intoxicación es lo suficientemente grave, se realiza un lavado de estómago.

10- Presencia de cuerpos extraños

Aunque no es uno de los motivos más frecuentes, tan sólo representa un 0,5% de los casos registrados en urgencias, sí es verdad que prácticamente el 100% de estos casos se dan entre menores de 5 años. Los cuerpos extraños en el aparato digestivo son frecuentes en la infancia, sobre todo entre los 2 y 5 años de edad. La gran mayoría son monedas o piezas metálicas de juguetes, que suelen progresar a través del tubo digestivo hasta su salida. Debido a que son radio opacos es fácil seguir su trayectoria. No obstante, algunos cuerpos extraños permanecen ocultos tras la exploración radiológica convencional. Por localizaciones se halló cuerpo extraño en el aparato digestivo en un 31,7% de los casos, nasal (26,7%), ocular (20%), conducto auditivo externo (13,3%), orofaringe (8,3 %)

Causas: Los elementos hallados con más frecuencia son piedrecillas (26,3%), monedas (13,2%), espinas (10,5%), frutos secos (7,9%), piezas de juguete (7,9%), pilas de botón (5,3%) y miscelánea (28,9%).

Tratamiento: Cuando se trata de un cuerpo extraño en el estómago, casi siempre basta con dejar actuar a la naturaleza, y que el elemento siga el curso normal de cualquier alimento y sea expulsado por sí solo. Si en las radiografías se observa algún problema, como que el cuerpo se haya quedado encajado, se realiza una intervención muy sencilla para sacar el cuerpo, llamada esofagogastroscopia.

No te puedes perder ...

Urgencias pediátricas: ¿cuándo ir al hospital?

Urgencias pediátricas: ¿cuándo ir al hospital?

¿Cuáles son los principales motivos por los que llevamos a nuestros hijos a urgencias? Muchas veces, sobre todo en padres primerizos, no se sabe si es necesario acudir a urgencias, llamar a un médico de guardia o simplemente esperar a la consulta del pediatra. Para saber un poco más sobre este tema y cómo actuar, os presentamos las causas más comunes de ingresos de urgencia según la Asociación Española de Pediatría.



Aumento del uso de urgencias hospitalarias

A pesar de lo que a primera vista se entiende al leer el titular, el incremento de niños que visitan las urgencias de un hospital no se corresponde con un aumento de enfermedades o con una peor salud de nuestros hijos, sino con una mayor valoración de esta institución por partes de los padres y, en muchos casos, con uso irresponsable e innecesario del servicio de urgencia.

 

La paradoja surge porque a pesar de que cada año nacen menos niños, ha aumentado el número de ingresos hospitalarios en urgencias. Al menos así lo recoge un informe publicado en Anales de Pediatría. El estudio, elaborado por médicos de Asturias, evalúa la utilización de urgencias hospitalarias infantiles entre los nacidos en 1991 y los nacidos en 1996. El número de niños que acudió a urgencias al menos una vez se incrementó el 34,8%, y la frecuentación el 41,7%. El incremento en el uso de las urgencias infantiles no se debe a que los nacidos en 1996 estén menos sanos que los nacidos en 1991, sino a cambios sociales en las pautas de utilización de las urgencias. Las distintas investigaciones existentes sobre el uso de las urgencias hospitalarias apuntan a un continuo crecimiento de las visitas a este servicio y señalan que un importante porcentaje de ellas están motivadas por problemas no urgentes e incluso banales.

 

De entre los niños atendidos en urgencias en el 2005 menores de 6 años, el 42,9% eran menores de 2 años, entre 2 y 5 años el 51,9% y mayores de 5 el 6,8%. Estos datos demuestran cómo, a medida que los bebés crecen, los padres se preocupan menos por la gravedad de las enfermedades de sus niños, y consideran que no es necesario acudir a urgencias cada vez que les pase algo.

 

La conclusión de este estudio apunta a dos caminos para frenar este aumento desmesurado del uso de urgencias hospitalaria. Por un lado, frenar el acceso de pacientes mediante programas educativos, una mejor organización de la sanidad y una mayor atención en la pediatría. El otro camino sostiene que la estructura actual de los servicios de urgencia hospitalaria es inadecuada para el tipo de pacientes que realmente atienden. Estos servicios deberían ser rediseñados para prestar, además de la atención a problemas graves de nivel hospitalario, atención primaria urgente y atención inmediata a problemas menores.

 

 


Puedes estar interesado en:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora del embarazo semana por semana con información completa de la semana en la que se encuentre la embarazada en ese momento en cuanto al desarrollo del feto, la salud de la madre, las pruebas a realizar, etc..


Fuentes: Asociación Española de Pediatría. Informe del 2003 del Departamento de Pediatría del Hospital de Cruces de Baracaldo (Vizcaya). IX, X y XI Reunión Anual de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP).

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>