Dermatitis atópica, muy común en la infancia

Dermatitis atópica, muy común en la infancia
comparte

La prevalencia de la dermatitis atópica es mucho mayor en los niños que en los adultos, debido sobre todo a la naturaleza evolutiva de la misma, según la cual muchos niños con dermatitis atópica estarán libres de esta enfermedad pasados unos meses o años. Así, un 60% de casos aparece antes del año, y un 30% o más, entre los 12 meses y los 5 años de edad. Se calcula que la dermatitis atópica afecta en la actualidad al 20% de la población infantil de los países desarrollados.

¿Qué es la dermatitis atópica?

 

Definir la dermatitis atópica es una tarea difícil. En esencia, se puede decir que es una enfermedad inflamatoria y pruriginosa de la piel, de predominio en la infancia, que puede estar en relación con una historia personal o familiar de alergia.

 

La dermatitis atópica es un proceso muy frecuente en la infancia. Se estima que, en la población general, de un 0,7 a un 2,4% de los individuos tienen o han tenido alguna vez dermatitis atópica.


Síntomas y evolución

El síntoma más importante de la dermatitis atópica es el prurito o picor. En cuanto a las lesiones cutáneas que pueden aparecer en la dermatitis atópica, la mayor parte de los pacientes sufren áreas de enrojecimiento y descamación que, en ciertas zonas como las flexuras de los codos y las rodillas, se engrosan originando lesiones intensamente pruriginosas y duraderas.

 

La dermatitis atópica no es una enfermedad estable, sino que avanza a lo largo de la vida atravesando diversas fases, en las cuales las manifestaciones cutáneas pueden ser completamente diferentes entre unas etapas y otras. La enfermedad puede empezar, desaparecer, reaparecer o estar ausente en alguna fase. Es frecuente que la dermatitis atópica muestre tendencia a la desaparición con el paso del tiempo. Sin embargo, aunque la enfermedad pueda desaparecer en cualquiera de sus fases evolutivas, puede reaparecer en algún momento posterior de la vida del individuo.

La dermatitis atópica puede asociarse a otras enfermedades atópicas como son el asma, la rinitis y la conjuntivitis alérgica además de alergias alimentarias. Aunque a pesar de la asociación, apenas tienen influencia sobre la dermatitis.

Respecto a los numerosos y muy variados factores que pueden influir sobre el curso de la enfermedad, destacan:

- Factores beneficiosos: la influencia positiva del verano, la exposición solar o el clima húmedo y templado.

- Factores perjudiciales: la influencia negativa del estrés y la exposición al polvo, lana, tejidos, pelos u otros alergenos.

No obstante, el curso y el pronóstico de la dermatitis atópica son variables, con fases alternantes de mejorías y empeoramientos. Muchos casos curan en la fase del lactante o al llegar el niño a los 2 años de edad, pero otros casos no mejoran hasta llegar a la pubertad, existiendo tendencia a la curación espontánea después de los 20 años. Las fases de brotes y de mejoría tienen un marcado carácter estacional, con empeoramientos durante primavera, otoño e invierno, como ya se ha señalado. En algunos pacientes, el curso de la enfermedad es continuo y, aunque existen remisiones, las lesiones no llegan a desaparecer. No hay pruebas de que ningún tratamiento acorte la duración de la enfermedad.


Tratamientos

No existe ningún medio de proporcionar una curación definitiva de la dermatitis atópica y en la mayoría de los casos no es posible influir sobre el curso natural de la enfermedad. Sin embargo sí son adecuadas determinadas medidas higiénicas y generales en su tratamiento, aunque algunas son controvertidas. Así, algunos médicos son partidarios de una hidratación activa y continua de las lesiones de dermatitis atópica mientras que otros son menos partidarios de estas prácticas, para centrarse especialmente en los tratamientos farmacológicos.


Condiciones higiénicas

 

Lo mismo sucede con las condiciones de higiene que los pacientes con dermatitis atópica deben seguir; así, mientras algunas escuelas dermatológicas recomiendan restringir el baño a una o dos veces por semana, otras escuelas permiten bañar diariamente a los niños con dermatitis atópica. Dado que no se pueden establecer normas fijas y que existen opiniones totalmente contrapuestas, es prudente actuar con sentido común y ante la evidencia de que cada paciente con dermatitis atópica es diferente del que entrará a continuación en nuestra consulta.

En general, los jabones y champús neutros y ácidos son los más adecuados, aunque no hay estudios fiables que demuestren los hábitos de limpieza influyan en el curso de la enfermedad. El tratamiento local está encaminado a combatir la sequedad de la piel y la inflamación. La sequedad de la piel se tratará con baños emolientes a base de avena y aceites minerales o vegetales, aplicándose a continuación del baño lociones o cremas hidratantes. Sin embargo, en muchos pacientes, la hidratación de la piel afecta de dermatitis atópica se puede acompañar de irritación, prurito y escozor, por lo que en estos casos se aconseja la hidratación solamente de la piel sana o en los periodos libres de enfermedad.


Tratamiento farmacológico

 

En cuanto al tratamiento farmacológico, la utilización de corticoides tópicos y de los modernos inmunomoduladores tópicos (tacrólimus o pimecrólimus) debe estar siempre guiada e indicada por el pediatra o el dermatólogo. Aunque la mayor parte de los pacientes pueden controlarse adecuadamente con medidas generales de higiene, cuidados e hidratación, y un tratamiento farmacológico tópico, pero existen algunos casos que requerirán intervenciones terapéuticas algo más agresivas. En estos casos, debe recurrirse a un médico con experiencia en la cuestión. Aunque no exista actualmente una cura definitiva de la dermatitis atópica, siempre existe algún método por el que podemos ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente atópico.


 

Dermatitis atópica

Dermatitis atópica

Cada año hay más casos. En los últimos tiempos, la dermatitis atópica ha triplicado su presencia en los países desarrollados. Aunque las causas de este aumento no están muy claras, los expertos lo achacan a un exceso de higiene en la zona del pañal, lo que provoca un sistema inmunológico más débil. Puesto que no existe una cura definitiva, es necesario seguir una serie de consejos para calmar los picores del niño y evitar la aparición de brotes

 


Fuentes:

Dra. Lourdes Navarro Campoamor, Dermatóloga

Más del 50% de los pacientes con dermatitis atópica trata de esconder la enfermedad https://www.agenciasinc.es/Noticias/Mas-del-50-de-los-pacientes-con-dermatitis-atopica-trata-de-esconder-la-enfermedad

 

Redacción: Lola García-Amado

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "LAS VACUNAS EN LOS NIÑOS PEQUEÑOS SON LAS GRANDES CAUSANTES DE ÉSTOS PROBLEMAS...YA QUE ÉSTAS , SON UN ATAQUE AL SISTEMA INMUNOLÓGICO Y AL INGRESAR AL CUERPO INDEFENSO DE UN BEBÉ , ALTERA COMPLETAMENTE SU SISTEMA BIOLÓGICO , INMUNOLÓGICO Y DE DEFENSA EN FORMACIÓN. EN CHILE ESTÁ PRÓXIMO A DESTAPARSE ÉSTA GRAN VERDAD Y FRAUDE DE LAS VACUNAS QUE ADEMÁS CAUSAN EN LOS NIÑOS PROBLEMAS DE HIPERACTIVIDAD, AUTISMO, DÉFICIT ATENCIONAL Y TRANSTORNOS DEL LENGUAJE, ALERGIAS A LOS ALIMENTOS SANOS ETC, ETC,ETC".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×