×
  • Buscar
Publicidad

Cómo cuidar a un niño con paperas

Cómo cuidar a un niño con paperas

La causa de las paperas es debida a un virus que provoca la inflamación de las glándulas parótidas que son las que producen la saliva, y se pueden considerar como una enfermedad aguda (repentina) causada por un virus llamado paramixovirus.

Publicidad

Normalmente las paperas suelen aparecer a cualquier edad, aunque suele ser más frecuente entre los dos y los doce años. Estas suelen ser más frecuentes en invierno y en primavera y se contagian de persona a persona, por el aire, o simplemente al toser. Por ejemplo, si el niño toca una superficie cubierta de gotitas infectadas por el virus y posteriormente se toca los ojos, la boca o la cara se podría contagiar.

 

Es cierto, además, que no todos los niños que padecen paperas tienen síntomas, de hecho, un tercio de ellos son asintomáticos. No obstante, el síntoma más frecuente es la inflamación de la glándula parótida. Además, hay otros síntomas que también cabe destacar:

 

-tos o secreción nasal

-inflamación de una o más glándulas salivales de la boca

-dolor de cabeza, malestar o fiebre

-infección pulmonar sin inflamación

 

Las paperas también pueden afectar a otros órganos del cuerpo, pero ¿a cuáles? Al sistema nervioso central llegando a provocar una meningitis, al nervio auditivo provocando una sordera o a los testículos, ovarios o algunas articulaciones.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Sin duda, el reposo es el mejor tratamiento para las paperas, aunque a veces será necesario administrar medicamentos para aliviar el dolor y la ingestión abundante de líquidos. El reposo en cama a veces también puede que sea necesario al menos durante los primeros días. Además, al ser un virus es importante saber que no hay un tratamiento específico como tal por lo que se podrá solamente hacer uso de medicamentos (siempre supervisados por un médico) para paliar las molestias y también los dolores que van asociados a esta enfermedad vírica contagiosa que hoy en día prácticamente no existe en países desarrollados porque ya hay una vacuna para prevenirlas.

 

¿Son útiles las vacunas? ¿Cuál hay que poner para las paperas?

 

Las vacunas se elaboran a partir de gérmenes atenuados o inactivos, es decir, microbios vivos a los que se les ha quitado su virulencia o poder infeccioso. La finalidad de las vacunas es fabricar anticuerpos específicos que creen una inmunidad activa frente a enfermedades como, por ejemplo, las paperas. El mejor tratamiento para prevenirlas es, sin duda, la triple vírica. La triple vírica es la vacuna cuya dosis se administra por primera vez a los bebés a los quince meses, y que se refuerza después a los cuatro años. Esta vacuna induce defensas contra el virus en el 96% de los casos en que no se había tenido previo contacto a ellas. Esta vacuna no suele producir ninguna complicación ni tampoco fiebre.

 

¿Cómo deben cuidar los padres a un niño con paperas?

 

Lo primero que sin duda tendrán que hacer los progenitores con el pequeño será acudir al médico para que este revise el estado de las paperas del menor. En caso de que la exploración sea positiva el médico simplemente recomendará la ingesta de antiinflamatorios para el dolor y antitérmicos para la fiebre (en caso de existir). No obstante, y lo indique en ese momento el médico o no, es fundamental que este beba mucho líquido, y que guarde reposo durante unos días. Lo ideal es sea entre tres y siete días para intentar recuperarse por completo. No hace falta decir que el menor durante todos estos días no deberá tampoco acudir al colegio al tratarse de una enfermedad tan contagiosa.

 

¿Son graves?

 

En la gran mayoría de los niños las paperas suelen ser bastante leves, aunque en cierta medida sí podrían causar problemas graves de larga duración como, por ejemplo:

 

-meningitis: inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Esta enfermedad provoca síntomas como dolor de cabeza, fiebre y rigidez en el cuello. La meningitis bacteriana es grave, y podría llegar a ser mortal sin un tratamiento con antibiótico inmediato.

-sordera: dificultad o imposibilidad de utilizar el sentido del oído debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial o total.

-encefalitis: inflamación del cerebro que puede llegar incluso a poner en riesgo la vida. Los síntomas más frecuentes son los dolores de cabeza, la fiebre, los dolores musculares o en articulaciones y la fatiga o debilidad.

-orquitis: inflamación de uno de los testículos o ambos, y que se puede producir debido a infecciones por bacterias o virus. La hinchazón de uno o ambos testículos, la fiebre, o las náuseas o vómitos son algunos de los síntomas. La orquitis se produce en niños tras la pubertad (en caso de llegar a producirse).

-ovaritis: inflamación aguda o crónica de uno o los dos ovarios. Esta generalmente se debe a una infección. Los síntomas más comunes son la fiebre constante, los mareos o vómitos, el dolor de vientre o el flujo o sangrado vaginal fuera del periodo menstrual. La ovaritis se produce en niñas tras la pubertad (en caso de llegar a producirse).

 

Por eso, es importante cuidar adecuadamente al niño con paperas y tener siempre en cuenta de que antes de que se inflamen las glándulas parótidas estas pueden propagarse e incluso hacerlo también hasta cinco días después.

 


Te puede interesar:

El cálculo del percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es importante para así poder comprobar de manera rápida y precisa cómo se está desarrollando el bebé.


Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/mumps/symptoms-causes/syc-20375361

https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/paperas/index.html

https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/paperas-parotiditis-epidemica

Fecha de actualización: 22-07-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad