Terapia psicológica para niños con TDAH

Terapia psicológica para niños con TDAH
comparte

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) tiene como principales síntomas la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad. Hoy, el TDAH es, probablemente, el trastorno neurobiológico más común en niños, una patología psiquiátrica que padece entre el 2 y el 5% de la población.

Según la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH) este trastorno es uno de los más importantes dentro de la Psiquiatría Infanto-Juvenil, es crónico y comienza a revelarse antes de los siete años. Asimismo, se estima que el 80% de los niños continuará presentando problemas en la adolescencia, y entre el 30 y el 65% los continuará en la edad adulta.


La terapia o intervención psicológica en el TDAH es una terapia para ayudar a los niños y adolescentes a desarrollar su capacidad de autocontrol, a manejar la sintomatología nuclear del trastorno, a gestionar la frustración y a mejorar la socialización. ¿Cómo? A través de diferentes procedimientos conductuales, de autocontrol, pensamientos reflexivos, etc. Además, dicha intervención debe incluir los dominios en los que el niño afectado manifiesta algún problema cognitivo o emocional, por ejemplo. Estas son algunas de las terapias que en la intervención psicológica deben tratarse:


- Terapia cognitivo-conductual. Probablemente la terapia más eficaz en referencia al TDAH, pues se ha comprobado que ha reducido los comportamientos perturbadores de los niños y las niñas que padecen dicho trastorno. Para aplicar esta terapia resulta imprescindible la implicación de las personas responsables en la vida del niño. La terapia cognitivo conductual se ocupa del desarrollo y la orientación personal, la resolución de conflictos, el entrenamiento en habilidades y estrategias internas y también de la autorregulación emocional y de la organización y planificación de la conducta en función de objetivos y metas.

No te puedes perder ...

Terapia psicológica para niños con problemas de conducta

Terapia psicológica para niños con problemas de conducta

Son muchas las causas que pueden hacer que un niño presente problemas de conducta o mal comportamiento en casa, en el colegio y, en general, en todas partes. La educación que le den sus padres, la forma de ser de estos, determinados problemas en el embarazo… pueden hacer que un niño se porte peor de lo normal para su edad y se convierta en un problema constante. En estos casos, suele ser necesario acudir a expertos para poder reconducir la conducta del niño.


- Terapia de modificación de conducta. Esta terapia se basa en los condicionamientos operantes y el uso de reforzadores y castigos. Trabaja aspectos como las normas y los límites, los entrenamientos en hábitos positivos, el entrenamiento en conductas positivas y la modificación de problemas de conducta.


- Técnicas de relajación y control de estrés y ansiedad. Dichas técnicas de relajación y trabajo corporal ayudan a controlar y canalizar el exceso de actividad, los estados de agitación y nerviosismo y ansiedad, y favorecen las emociones positivas y mejoran comunicación y ambiente familiar. Los aspectos que trabaja son la relajación y la respiración, la expresión corporal, la psicomotricidad y la realización de actividades externas.


- Entrenamiento en habilidades sociales. Quizás es en esta área donde mayor dificultad tienen los niños y adolescentes con TDAH. Además, la adquisición de diferentes pautas y estrategias para relacionarse de manera adecuada mediante un proceso de entrenamiento favorecerá la interacción de los niños que lo padecen. Con ella será posible evitar problemas de rechazo social, asilamiento y baja autoestima. Este tipo de entrenamiento lo que trabaja en mayor medida es la autoestima, el entrenamiento asertivo, la comunicación emocional, las reglas de socialización y las habilidades de competencia social.


Aunque el origen del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y los factores específicos que contribuyen a su desaparición se desconocen hoy en día, lo cierto es que algunos expertos consideran que las causas son fundamentalmente de origen genético. Este trastorno neurológico y de carácter crónico se produce por una afectación en el lóbulo frontal, la parte anterior del cerebro, la zona que se encarga de planificar y ejecutar las acciones que realizamos con un objetivo final a la vista.


Otras investigaciones afirman que no existe una causa única que provoque el TDAH y las características de su cuadro sintomático, sino que este se origina en respuesta a la interacción de muchos factores durante la gestación, y entre los que podemos distinguir los factores de origen biológico y los psicosociales-ambientales como agentes desencadenantes o facilitadores de este.


Pero en lo que sí coincide la gran mayoría es en que el TDAH está presente desde el nacimiento, pero no es hasta que los niños entran en primaria cuando este comienza a ser observado por los adultos que están a su cargo. ¿Por qué aquí? Debido a que los síntomas están relacionados más bien con aspectos que tienen más que ver con las actividades que realizan en el colegio al igual que hacen sus compañeros. Hay tres tipos distintos de TDAH:


- Predominantemente distraído: la mayoría de los síntomas están relacionados con la falta de atención.


- Predominantemente hiperactivo-impulsivo: síntomas relacionados con la hiperactividad y la impulsividad


- Combinado: este último, el combinado, es el otro subtipo de TDAH que existe y que combina los síntomas de falta de atención y los síntomas hiperactivos e impulsivos.


Es, por tanto, en el entorno de la escuela cuando comienza a notarse el trastorno, pues los síntomas más comunes son los siguientes:


- Falta de atención

- Impulsividad

- Hiperactividad


Por ello, el entorno de la escuela es lo que más va a resaltar estos problemas en el niño con TDAH. Las actividades escolares son las que demandan mayor cantidad de enfoque, paciencia y atención por lo que si carece de alguna de estas características será mucho más sencillo de diagnosticar. En los diferentes entornos de juego o en casa no van a ser tan demandadas estas cualidades por lo que, si el niño es todavía muy pequeño y no va al colegio, para los padres siempre será mucho más difícil identificarlo en sus hijos.


Una vez el niño llega a la edad de seis o siete años será más común que sus padres ya sean conscientes de que la falta de atención, nivel de atención o impulsividad de su hijo es más elevada de lo habitual, es decir, mayor que en el resto de los niños de su clase. ¿Le resulta imposible enfocar toda su atención en un libro durante un corto periodo de tiempo? ¿No puede estar durante un minuto callado y tranquilo? A pesar de que una gran mayoría de personas contempla estas actitudes como algo completamente común en los niños, pues son eso, niños que necesitan jugar y que “no paran”, muchas veces son ellos mismos quienes se equivocan.


Está claro que deben llevar un ritmo de vida activo, hacer ejercicio, comer saludable y, en general, tener mucha pero que mucha energía. Pero no todo es energía. Los niños deben sentir que hay límites y que algunos no deben sobrepasarse, que deben prestar atención, concentrarse y estar relajados cuando sea verdaderamente necesario. Por eso, si los padres notan que esto es imposible en su hijo, reciben avisos de los profesores porque su falta de concentración es mínima, o han notado que su hijo podría llegar a tener hiperactividad, lo más recomendable es que lo consulten con algún psicólogo o experto en trastornos infantiles porque ellos son realmente quienes les pueden indicar si realmente se trata de un trastorno de déficit o no.  


Te puede interesar:
Predecir la altura de un niño depende tanto de la herencia genética de los padres como del entorno en el que se cría. En este sentido, un entorno donde prime una alimentación sana y equilibrada y la práctica de deporte siempre impactará positivamente en el desarrollo del niño.


Fuente:

“Técnicas de intervención psicológica en el TDAH” https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/metodos-y-tecnicas-de-intervencion-psicologica-en-el-tdah.html

“Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)” https://www.sepeap.org/wp-content/uploads/2014/02/Ps_inf_trastorno_deficit_atencion_hiperactividad_tdah.pdf

Fecha de actualización: 06-11-2018

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>