• Buscar
Publicidad

¿Qué hacer cuando te enteras de que eres adoptado?

¿Qué hacer cuando te enteras de que eres adoptado?

No cabe duda de que ser adoptado implica ciertos desafíos algo complicados, pues cuando muchos de ellos se enteran lo primero que probablemente se preguntan es si deberían averiguar o no quiénes son realmente sus padres biológicos, pero no todo se queda reducido a eso…

Publicidad

Indice

 

¿Cuál es la reacción?

Es normal que, si uno se entera cuando es apenas un niño o un adolescente de que es adoptado, sufra algunos problemas emocionales que afectarán a su conducta como, por ejemplo, la autoestima baja, la vergüenza, la ira, la pérdida de control, la pérdida de su identidad o incluso el miedo a ser abandonado nuevamente. El niño o adolescente por normal general lo primero que va a querer saber es quiénes son sus padres biológicos, aunque su reacción puede ser completamente distinta, ya que por miedo a herir los sentimientos de sus padres adoptivos no quiera hacer demasiadas o prácticamente ninguna pregunta al respecto. Y es por uno de estos motivos por los que lo ideal es que los padres adoptantes sean quienes les ofrezcan la información para que ellos se sientan completamente libres de indagar y preguntar.

También sería bueno que el profesor o profesores del colegio lo supieran, pues podría resultar también beneficioso e importante para que estén alerta ante posibles cambios. Además, también podría ser recomendable recibir ayuda psicológica. En este caso, sería bueno tanto para el adulto adoptante en cuestión como para el niño adoptado con el fin de saber cómo vivir esta nueva etapa de sus vidas. De hecho, un terapeuta podría ser la persona indicada para llevar la situación de la mejor forma posible.


Pero ¿cómo se debería actuar realmente?

Llevarse bien con los padres adoptivos es importante, aunque esto no implica solamente honrarles y obedecerles siempre. Se debe intentar que el ambiente sea acogedor y lo suficientemente afectuoso. Acercarse a ellos y preguntarles de manera clara por qué lo ocultaron. Probablemente haya una razón buena y positiva detrás de esta historia e incluso se pueda descubrir quiénes son realmente los padres biológicos, pues a pesar de que anteriormente las instituciones de adopción solían negarse a proporcionar datos que ayudaran a los padres biológicos a localizar al niño que dieron en su día en adopción, hoy en día la normativa más flexible de algunos países ha hecho posible que muchos de ellos tengan ya la oportunidad de conocer a sus padres naturales, de quienes no recuerdan nada.

Pero ten en cuenta que, desees finalmente o no conocerlos, es una decisión completamente personal por lo que debes tener claro que no será fácil. Es cierto que muchos niños y jóvenes adoptados experimentan una gran variedad de sentimientos al respecto ya que algunos estarán encantados de encontrarlos y otros, sin embargo, prefieren no descubrirlo jamás. También es bueno, aunque no sean ellos nunca quienes lo decidan finalmente, dejarse aconsejar por los padres adoptivos.

Y, a pesar de que la cifra de adopciones ha descendido con el paso de los años, estas se siguen produciendo. Algunos padres y madres adoptantes se arrepienten de no haberle contado nunca a sus hijos que son adoptados, y otros, en cambio creen que lo han hecho de la mejor forma que han podido o han sabido. La mayoría de los especialistas recomiendan que los padres adoptantes digan la verdad siempre a sus hijos adoptivos, y como ellos mismos afirman  “necesitamos que entiendan que hablar de esto es importante para la identidad de sus hijos”, y aseguran que hablar de ello no significa hacerles daño, sino todo lo contrario ya que si se le cuenta esto a un niño de forma gradual, no le dolerá tanto cuando sea mayor y, además, es algo que irá normalizando a medida que pasan los años.


¿Cuándo y cómo contarlo?

Está claro que el mensaje siempre deberá ir adaptado a la edad del niño (o el adolescente en su caso), pero nunca se le deberá mentir porque tarde o temprano acabará descubriendo la verdad. Lo más importante es buscar las palabras adecuadas y contarle, en caso de que quiera saberlo, la historia entera: si el proceso fue largo, si hubo tratamientos e incluso contarle desde la primera charla informativa que tuvisteis hasta que se produjo la adopción. Con todo ello es más probable que se logre una reacción mucho más positiva de parte del niño.

Y en relación ya con el proceso o no de búsqueda activa de sus orígenes será algo que también tengáis que saber gestionar adecuadamente cuando vuestro hijo os lo pida, pues la gran mayoría de los niños adoptados quieren saberlo, es más bien una necesidad para ellos cuando se enteran. Pero está claro que esta va a depender mucho también de cómo le hayáis hablado a vuestro hijo durante su infancia de ellos (en caso de haberlo hecho).


El proceso de adopción y sus requisitos en España

Jurídicamente, la adopción o filiación adoptiva se entiende como el acto jurídico mediante el cual se crea un vínculo de parentesco entre una o dos personas, de tal forma que se establece entre ellas una relación de paternidad o maternidad. Sin embargo, las legislaciones establecen ciertos requisitos para poder adoptar:

- una edad mínima del adoptante que supera la mayoría de edad, aunque en ocasiones también una edad máxima.

- tener una plena capacidad de ejercicio de los derechos civiles.

- no ser tutor en ejercicio del adoptado.

- tener, como mínimo, una diferencia de catorce años entre el tutor y el niño o la niña que en este caso va a ser adoptado.

Existen tres tipos distintos de adopción: la plena, la simple y la integrativa. La adopción plena es el tipo de adopción que obtiene los mismos efectos que la filiación por naturaleza, esto quiere decir que tiene los mismos derechos que los hijos biológicos en caso de tenerlos, y que el adoptante reúne unos requisitos más exigentes que en la adopción simple. En este tipo de adopción no existe sustitución automática de apellidos ni el hijo adoptado ocupa un lugar similar en el orden de sucesión testamentaria con los hijos que son naturales. Por último, la adopción integrativa, que tiene como objetivo reconocer legalmente un núcleo familiar ya consolidado entre el niño o el adolescente y el cónyuge de su progenitor de origen que puede ser el padre o la madre biológicos. El niño o niña adoptado debe tener en cuenta que no es nada grave ni perjudicial ser un individuo adoptado, y que antes de juzgar a sus padres “no biológicos” debería hablar con ellos, dejar que se expresen con total naturalidad para que le expliquen los verdaderos motivos que los llevaron a adoptar.

Antes, en España, y hasta el año 1987, no existía la norma actual en referencia a la adopción. La ley induce dos principios fundamentales en los que se basa la adopción: la configuración de esta como un elemento de plena integración familiar y el interés del niño adoptado que no sobrepone a los intereses legítimos. Por tanto, según la legislación, la adopción es una herramienta para proporcionar una familia a todos aquellos niños y niñas que carecen de ella. Además, es importante tener en cuenta que, de conformidad al artículo 175 del Código Civil, los adoptantes deben cumplir una serie de requisitos:

- ser mayores de 25 años

- haber presentado la solicitud correspondiente en el Registro de Adopciones

- poseer unas condiciones psicopedagógicas y socioeconómicas mínimas

- que el medio familiar reúna las condiciones adecuadas para la atención del menor respecto a su salud física y psíquica

- en caso de ser parejas de hecho o cónyuges debe existir siempre una relación estable y positiva, y se valora positivamente, además, que la convivencia sea de más de dos años

- que exista voluntad compartida por parte de ambos individuos

- que exista aptitud básica para la educación del niño o de la niña

Por último, cabe destacar que en nuestro país no fue hasta el año 2005 cuando comenzó a permitirse en España la adopción por parte de parejas del mismo sexo, que fue, además, cuando entró en vigor la ley del matrimonio que eliminaba la discriminación entre parejas de distinto y mismo sexo. 


Fuentes:

Eres adoptado: cuándo y cómo contarlo http://padresycolegios.com/eres-adoptado-cuando-y-como-contarlo/

¿Cómo puedo afrontar los desafíos de ser adoptado? https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102003365

Fecha de actualización: 10-03-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×