×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué decirle a un niño cuando pregunta por su papá?

¿Qué decirle a un niño cuando pregunta por su papá?

¿El padre de tu hijo se murió cuando era un bebé y no sabes qué decirle cuando te pregunta por él? ¿Tu pareja os ha abandonado de repente? ¿Eres madre soltera? Existen diversas situaciones en las que puede ser complicado saber qué decir a nuestro hijo cuando pregunta por su padre. Estos consejos pueden ayudarte si estás en una de ellas.

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

¿Cuándo hay que nebulizar a un niño?

Las nebulizaciones son un método para administrar medicación a la vía aérea y la duración de una nebulización suele variar entre quince y veinticinco minutos. Durante los meses de frío los niños son el grupo más vulnerable al contagio de enfermedades, pero ¿es necesario nebulizar a un niño?

Y tambien:

Fallecimiento del padre

Si tu hijo perdió a su padre muy pequeño, es normal que no se acuerde nada de él al crecer y que te haga muchas preguntas sobre cómo era, qué le gustaba, cómo le cuidaba… Aunque puede ser doloroso para ti recordar cosas sobre tu marido, no debes evitar estas conversaciones ni decirle que ya se lo contarás otro día o cuando crezca. Es importante, para su desarrollo emocional, que le hables de su padre siempre que te lo pida y que respondas siempre a sus preguntas.

La mayoría de las veces solo querrá saber más sobre su padre, pero también es normal que te pregunte sobre cómo murió. En ese caso, debes también decirle la verdad, pero adaptando siempre la información y el vocabulario a su edad. Evita además hacer hincapié en la parte más dolorosa del proceso, por ejemplo, si murió en un accidente de coche, no entres en detalles sobre cómo quedó el cuerpo o si sufrió mucho o no. Tampoco si murió de una larga enfermedad que la causó mucho dolor. Lo mejor es que le cuentes la causa real (nunca te inventes nada, ya que al crecer y descubrir la verdad podría sentirse engañado por ti y perder su confianza en ti), pero sin entrar en detalles que quizá no deba conocer a su edad.

Por el contrario, resulta muy positivo para él que le des muchos detalles y la hables mucho de cómo era su padre, qué cosas le gustaban y, sobre todo, de su relación con él. Por ejemplo, lo feliz que se puso al sabre que estabas embarazada, el regalo que te compró al nacer o cómo le cantaba antes de dormir. Cualquier detalle bonito le hará crear un vínculo especial con su padre ya fallecido y sentir lo mucho que le quiso.

Y, aunque la mayoría de las veces los niños que pierden a sus padres muy pequeños y que no los recuerdan lo llevan mejor, es posible que se sienta perdido o muy triste y que no acepte bien el hecho de no tener padre como el resto de sus compañeros. Si ves que este tema le causa problemas, no duces en consultar a un psicólogo.

Abandono del padre

Si de repente el padre de tu hijo os abandona, tendrás que prepararte no solo para superar el abandono hacia ti, sino también para explicarle a tu hijo por qué se ha ido y ya no quiere tener nada que ver con él.

Este caso es muy doloroso, ya que el niño pensará que se ha ido por su culpa y que ya no le quiere. Sea o no la verdad, nunca debes decirle eso ni hacerle sentir mal. Aunque tu expareja se haya ido porque no le convencía la paternidad, nunca debes hacer sentir a tu hijo que la culpa de su abandono es suya. Debes hacerle ver que la decisión la tomó su padre libremente ya que podía haberse quedado, y eligió marcharse, por lo que el único culpable es él.

Y, aunque os haya hecho mucho daño y se haya portado fatal, no debes insultarle, criticarle o hacer que el niño sienta odio por su padre, ya que esos sentimientos y emociones negativas no le ayudarán en su desarrollo emocional. Es importante conseguir que el niño crezca sin rencores ni odios y que acepte la nueva familia que habéis formado solos los dos (o con sus hermanos si los tiene). Hazle ver que tú le quieres por los dos y que no hace falta un padre para ser feliz. Tiene que sentir que, aunque es una pena que su padre se haya ido y no quiera verle, no es el fin del mundo. La vida sigue.

Mientras, cuando te pregunte por su padre, intenta contarle la verdad, pero sin entrar en descalificaciones ni en detalles que pueden hacerle más daño. Dile dónde crees que se ha ido o lo que piensas que está haciendo, si lo sabes, y, si no es así, dile sinceramente que no sabes dónde está. Lo mejor siempre, incluso con los temas más complicados de la vida, es ser sinceros y honestos.

Y, si en algún momento el padre regresa y quiere volver a tener relación con su hijo, no decidas por él. Deja que tu hijo sea quien decida si quiere volver a verle o no ya que, por mucho daño que la haya hecho, si se arrepiente de su abandono y quiere compensar a su hijo y volver a tener una relación con él, puede ser algo bueno también para el niño siempre que se comprometa a no desaparecer nunca más.

Madres solteras o parejas del mismo sexo

Para las mujeres que se deciden por la maternidad en solitario, o las parejas del mismo sexo que recurren a la donación de esperma para cumplir su sueño de ser madres, existe la preocupación de cómo explicar a su hijo que realmente no saben quién es su padre, ya que fue mediante una donación anónima como le concibieron.

En este caso, los expertos hablan de la importancia de ser siempre sinceros y usar respuestas directas y claras, con normalidad y transparencia, adaptando la información a la edad del niño, a su madurez y a sus preguntas concretas.

Hasta los dos años, el niño todavía no se cuestiona nada, por lo que se puede ir preparando el terreno mediante cuentos que hablan de familias diferentes o de niños con un origen similar al suyo. A partir de los 2 años es normal que el pequeño empiece a hacer preguntas. Desde ese momento, puedes hablarle del embarazo, el parto o momentos que expliquen su nacimiento sin entrar en detalles sobre el padre biológico. Puedes usar frases como: “Desde hace mucho tiempo, mamá y yo soñábamos contigo, teníamos muchas ganas de tenerte”; “Yo te quiero mucho. Y también te quiere mucho la abuela, el abuelo, los tíos, las tías, los primos… ¡hay mucha gente que te quiere un montón!”; “Hay muchos tipos de familia y la nuestra es así: una mamá (o dos) y un (dos) niño”.

Si te pregunta directamente por su padre, puedes explicarle que, como no tenías pareja (o tu pareja es otra mujer), fuiste a un médico que te ayudó a ser madre, hablando ya de la figura del donante.

Y, desde los 7 años, empezará a pedirte datos más concretos, por lo que, dada su edad y su madurez, puedes empezar a hablarle de conceptos más complejos como células, espermatozoides, laboratorio… dejando siempre claro que el donante es una persona que facilitó que él existiera, pero no es realmente su papá. En su caso, no hay padre. Hay una o dos mamás, y nada más. Pero eso no tiene por qué tener importancia ya que, como ya le habrás ido explicando previamente, hay muchos tipos de familias y no todas tienen papá, pero todas son familias igualmente.

Más tarde, con la llegada de la adolescencia, hay que estar preparada para más preguntas, enfados e incluso reproches. Vívelo con normalidad, confiando en tu elección y en la familia que habéis formado, y no le deis más importancia ya que lo normal es que sea solo una fase que se pase al crecer.


Fuente:

Coleman, Paul (2001), ¿Cómo decirlo? A los niños, México, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 20-12-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.