Consejos para padres que abandonan a sus hijos

Consejos para padres que abandonan a sus hijos
comparte

¿Has abandonado a tus hijos y ahora quieres recuperar el contacto? Puede que sea complicado al principio, pero con paciencia y mucho esfuerzo y amor, las relaciones se pueden arreglar.

10 consejos para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

10 consejos para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

La llegada de los exámenes finales causa insomnio, molestias estomacales, irascibilidad o nervios tanto en niños como adolescentes porque se juegan tener todas las vacaciones para disfrutar sin preocupaciones y olvidar la convocatoria de septiembre. Para evitar estas situaciones, los padres deben ser conscientes de ello y tratar de crear un ambiente idílico en el hogar y ayudar y motivar en todo lo que puedan a sus hijos.

Para los niños, lo más importante en sus primeros años de vida es el vínculo que establecen con sus padres. Este vínculo marcará su personalidad, su desarrollo y sus relaciones con los demás, por eso es tan importante crear un vínculo de apego seguro con ellos desde el primer día de vida.

Y por eso mismo el abandono de un padre puede marcar profundamente a un niño y causarle muchos problemas de desarrollo emocional, mental y social. Baja autoestima, culpabilidad, depresión, problemas para confiar en los demás, problemas para hacer amigos, fracaso escolar…

Causas del abandono

Son muchas las causas que pueden llevar a un padre a abandonar a sus hijos, pero sea cual sea el motivo, habrá afectado al niño. Por eso, se debe evitar siempre el abandono, tanto físico como emocional. Algunos de los principales motivos pueden ser:

1- Trabajo: puede que el padre solo se haya ausentado físicamente porque haya tenido que irse a trabajar o vivir a otro país por el motivo que sea. En este caso, si el padre se ha mantenido en contacto con el niño y le he llamado a diario y visto lo más a menudo posible, la relación puede ser buena y no haber generado ningún problema al niño.

2- Miedo a la paternidad: no todo el mundo está preparado para ser padre, sobre todo cuando el embarazo no es planificado o la pareja es adolescente o muy joven. En esos casos, es frecuente que el padre se desentienda pero que, pasado el tiempo, se dé cuenta de que sí quiere tener una relación con su hijo y vuelva.

3- Adicciones: si el padre ha sido adicto a alguna sustancia (alcohol, drogas…) puede que haya tenido problemas mentales o sociales y no haya podido hacerse cargo de su hijo, pero, una vez recuperado y superadas esas adicciones, pueda volver a estar disponible y ejercer su papel de padre.

¿Cómo recuperar la relación con el hijo?

Cuanto mayor haya sido el abandono y más tiempo haya durado, más complicado será, sobre todo si el chico ya tiene uso de razón y es consciente de que su padre le ha abandonado. En estos casos, lo primero que hay que hacer es acercarse poco a poco a él sin presionarle ni obligarle. Si no quiere verte, debes darle tiempo, llamarle, mandarle mensajes o proponerle quedar con otra persona delante en un sitio neutral.

Estos primeros acercamientos, ya sean en persona o por teléfono, deben servir para que le pidas perdón y le expliques qué pasó de la mejor manera posible, sin contarle cosas demasiado escabrosas ni entrar en detalles que puedan ser dolorosos. Responde a sus preguntas con sinceridad y adapta el lenguaje a su edad.

Además de intentar que te perdone y comprenda un poco lo que pasó, debes preguntarle mucho acerca de él, sus gustos, sus intereses y aficiones para que puedas conocerle un poco mejor y así saber lo que le gusta y lo que le preocupa y puedas involucrarte mejor en su vida.

Pide ayuda a su madre o cuidadores para que puedan indicarte cómo acercarte de la mejor manera al chico y lograr ir ganando poco a poco su afecto.

Aunque seas el padre, no debes ejercer labores de paternidad en este primer momento, ya que el chico no lo aceptará. Las normas y la educación deben provenir de su madre, lo cual no significa que le dejes hacer lo que le dé la gana cuando esté contigo, debe seguir las mismas reglas, pero igual que si está con otro familiar. No intentes ejercer de padre o puede rechazarte.

Lo más importante en este primer momento es que pases el mayor tiempo posible con él haciendo cosas divertidas, hablando mucho para que os podáis conocer mejor y que seas paciente. No intentes que te quiera de un día para otro ni que te muestre amor. Tú sí debes mostrárselo, pero los abrazos o besos deben ser bien aceptados; si de primeras no quiere, espera un poco. Aprovecha cualquier momento para decirle lo mucho que le has echado de menos y lo mucho que le quieres. Tampoco le obligues a llamarte papá si no se siente a gusto, deja que pase un poco más de tiempo.

Así, aunque se complicado, con paciencia, esfuerzo y mucho amor, conseguirás que tu hijo vaya olvidando todo el daño causado y vuelva a confiar en ti, primer paso para establecer un relación padre-hijo sana en la que pueda haber amor por ambas partes. Y, sobre todo, déjale claro que no le vas a volver a abandonar y no te pierdas ningún momento importante para él a partir de ahora (cumpleaños, fiestas, exhibiciones, etc.).


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×