• Buscar
Publicidad

Cómo afecta al niño la ausencia del padre

Cómo afecta al niño la ausencia del padre

Los padres son fundamentales en el desarrollo del niño, tanto la mamá como el papá. Cuando el papá está ausente en la vida del niño, sea cual sea la causa, se producen consecuencias negativas como problemas de conducta, de socialización, etc.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué mi padre no está?

Existen diversos motivos que pueden causar la ausencia, total o parcial, de un padre en la vida de un niño.

- Muerte

- Enfermedad

- Viajes continuos

- Jornadas laborales intensas

- Descuido y desinterés


Consecuencias de la ausencia del padre

Como vemos, la ausencia puede ser física o solo emocional, pero todos los tipos presentan una serie de consecuencias similares en el niño que la sufre:

- Mal comportamiento en casa o en el colegio

- Apatía y falta de interés por cualquier actividad

- Soledad y vacío interior

- Baja autoestima

- Tristeza

- Problemas para comunicarse y relacionarse con los demás

- Problemas de confianza

- Dificultades para encontrar y crear relaciones de pareja

- Ansiedad y fobia

- Sentimientos depresivos

Las consecuencias serán más graves cuanto mayor sea la ausencia del padre, es decir, si esta ausencia es tanto física como emocional y dura mucho en el tiempo.

Asimismo, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria afirma que esas carencias se reflejan a través de un comportamiento negativo o incluso agresivo. Los pediatras de AP han destacado que “cada vez atendemos más consultas por trastornos de conducta. Podemos decir que en España cerca de un 7% de niños sufre Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), un 15% muestra trastorno negativista desafiante (TND) antes de los 16 años y entre un 4% y 14,5% presenta trastornos disociales antes de la mayoría de edad”. Estos problemas pueden estar causados, en parte, por la ausencia del padre tras un divorcio o por las largas jornadas laborales que impiden a los niños relacionarse con sus padres, quedando al cuidado de los abuelos.


¿Qué se debe hacer en estos casos?

Y es que la figura paterna es muy importante. Atrás quedaron los años en los que la educación era solo cosa de la madre y el padre era una figura autoritaria a la que se veía solo de vez en cuando. Se ha demostrado que ambos padres son fundamentales para el crecimiento sano del pequeño.

Cuando solo existe la figura de uno de los dos, por el motivo que sea, el niño podrá crecer igual de feliz y desarrollarse con normalidad, pero habrá que explicarle bien la situación y minimizar los daños que esa ausencia puede ocasionar en el pequeño “supliendo” esa figura con amor y comunicación, sin ocultarle nada al niño y explicándole claramente por qué su padre no está.

Los niños aprenden de sus padres, ellos son su referencia y modelo a imitar. De cada uno de ellos toma una serie de características y roles, por lo que, si el padre está ausente o no se encarga de la educación de su hijo, habrá que proporcionarle esos modelos de otra forma.

También hay que tener en cuenta que no es lo mismo que el padre no esté a que no exista. En el segundo caso, el niño crece desde pequeño sin esa figura y no la echa en falta de la misma manera que un niño que ve cómo su padre está poco en su vida o incluso se aleja totalmente de él. El pensar que tu padre no te quiere o te abandona es lo que peores consecuencias puede tener en el desarrollo de un niño. 


Glosario

Trastorno Negativista Desafiante

Definición:

Patrón persistente de conducta negativa  hostil, desafiante y exagerada para el nivel de desarrollo sociocultural del niño, y también excesivo para su edad, que le causa un deterioro del funcionamiento social significativo. Ocurre más al sexo masculino que al femenino.

Síntomas:

Frecuente pérdida de los nervios, discusiones repetidas con los adultos, continuas y deliberadas molestias a otras personas, censuras a otros por sus errores, se molestan fácilmente con otros, suelen enfadarse y estar resentidos y suelen mostrarse con frecuencia rencorosos y vengativos.

Tratamiento:

No existen tratamientos farmacológicos útiles para este trastorno. Se puede acudir a los especialistas para que ayuden al niño a canalizar esos ataques de rabia repentina fomentando también la terapia familiar. Los padres por su parte deberán establecer normas de comportamiento en casa y deberán ser intransigentes y poco permisivos, han de mantenerse fuertes en casos de rebeldía excesiva y penalizar al hijo siempre que éste viole o salte alguna de las normas dispuestas en casa.

Fecha de actualización: 03-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×