• Buscar
Publicidad

¿Qué decirle a un niño cuando llora?

¿Qué decirle a un niño cuando llora?

Decirle a un niño que no llore no es bueno, no se les debe hacer que repriman sus emociones. Saber cómo actuar para que se sientan apoyados y, por lo tanto dejen de llorar lo antes posible, está en tus manos.

Publicidad

Índice

 

¿Qué decir a un niño cuando llora?

- "Comprendo que te sientas mal”: esta es una frase que implica apoyo y comprensión y hace que conectes con tu hijo. Al decir que le comprendes, tus hijos se sentirán más arropados. Puedes contarle alguna situación similar que hayas vivido para que vean que sus padres a veces también lo pasan mal.

- "Mañana lo verás con otros ojos”: esto se le debe decir a los niños (y a los adultos) cuando se cierran en rotundo ante una determinada situación. Hay que hacerles entender que a veces uno necesita tomar distancia, volver a valorarlo al día siguiente. Dejar una solución para más adelante no es malo.

- "Estoy aquí para ti”: cuando un niño lo pasa mal lo único que necesita es saber que estás ahí acompañándolo. No se puede evitar que los niños sufran, pero sí puedes estar siempre para ellos y decírselo.

- “Lo siento”/ “Perdón”: puede que seas tú el causante de su llanto por algo que hayas dicho sin intención de herirlo. En estos casos pedir perdón cuando te equivocas no es un signo de debilidad, si no lo contrario, una enseñanza que él debe aprender. Por otra parte, si está angustiado por algo externo decirle que lo sientes es un gesto de empatía, un gesto que le enseña que comprendes sus sentimientos.

- "Vamos a curarte, entiendo que te duela”: muchas veces, cuando los niños se golpean o se han hecho daño lloran, y pronto se les dice que no lloren. Esto no es algo que se deba hacer, se debe cambiar de perspectiva demostrando comprensión e intención de arreglarlo. Esto les hará ver que te preocupas por ellos y harán que se centren en la cura.

- “¿Te puedo ayudar en algo?”: muchos niños no tienen la capacidad de solucionar por sí mismos lo que les angustia. Por eso, los padres debéis ofrecer vuestra ayuda y, si fuese necesario, proponerle soluciones hasta que ellos mismos sean capaces de encontrarlas por ellos mismos.

- “Llora todo lo que necesites”: no se debe hacer que un niño reprima sus sentimientos, no solo debe demostrar la alegría, deben mostrar cuando están tristes o pasándolo mal por algún motivo. Es muy positivo para los niños desahogarse, soltar la angustia que tienen en su interior y si tú estás con ellos mucho mejor.

- “Yo te entiendo”: muchas veces los niños piensan que los padres no les entienden y sólo necesitan saber que sí. Puede que su preocupación a ti te parezca irrelevante, pero para él no lo es. Sea cual sea el motivo por el cual está angustiado, no menosprecies sus sentimientos.

- "Te escucho”: muchos niños lloran porque no saben expresar con palabras lo que sienten. Ponte a su altura, haz contacto visual con él y ofrécele una escucha activa. Esto es una forma perfecta de abrir la puerta a sus emociones.

- ”Vamos a solucionarlo juntos”: la estrategia de que no se puede evitar lo malo pero se le puede poner solución. Los niños esperan apoyo y entendimiento. Buscar soluciones con ellos puede que les haga encontrarlas solos en un futuro.

- "Ahora no podemos hacer lo que quieres, igual después”: si el niño está llorando por una rabieta (algo habitual si hablamos de niños pequeños) en vez de decirles que no lloren que lo toman como un enfrentamiento, se puede usar esta frase, seguramente se acaben olvidando.

- "Tranquilo, lo vas a hacer bien”: si está preocupado por algún acontecimiento (examen, evento deportivo, etc.) tienen que saber que cuentan con tu apoyo y confianza. Que confíes en ellos ya representa la mita de su éxito.

- "No será así siempre”: puede que los niños reaccionen a algo con fatalismo, creyendo que lo que les ha ocurrido puede ocurrir siempre. Es importante hacerles entender que no va a ser así siempre, que las cosas se pueden modificar y solucionar.

- “Mamá/ papá volverá más tarde”: en los niños pequeños muchas veces se presenta ansiedad en la separación de los padres. Suele pasar sobre todo cuando te tienes que ir a trabajar, tiene que ir a la guardería, etc. Decirle que no llore no va a calmar al niño, pero tranquilizarlos diciendo que volveréis más tarde, sí.
 

¿Por qué unos niños lloran y otros no?

Hay muchos factores que pueden ayudar a que un niño llore más que otro:

- La edad: la edad del niño es algo muy determinante; cuanto más pequeño sea el niño, más fácil será que llore por las cosas, porque se tenga que separar de su padres, por hambre, por sueño, etc. A medida que los niños crecen empiezan a controlar mejor sus emociones. La edad de los 7 a los 12 meses es especialmente difícil cuando se habla de los llantos por separación.

- Si es extrovertido o introvertido: los niños extrovertidos pueden percibir muchos ambientes como emocionantes mientras que los introvertidos los pueden percibir como aterradores. Ser introvertido no es en todo una desventaja, los niños introvertidos son mejores observadores, más creativos y reflexivos.

- Grado de sensibilidad del niño: seguramente un niño sensible sea más propenso a llorar que uno que no, no tiene nada de malo si el niño no vive una gran angustia expresar los sentimientos llorando, pero tendrá que aprender a calmarse.

- Capacidad de adaptarse a los cambios: algunos niños experimentan más dificultades para adaptarse a los cambios; esto puede ocurrir por la sobreprotección de los padres o porque simplemente al niño le cuesta más trabajo adaptarse a nuevos entornos o situaciones.

- Lo apegado que esté el niño a los padres: muchos niños que están muy apegados a sus padres (sobre todo los que están acostumbrados a estar con ellos todo el día) se pueden angustiar cuando se tienen que separar de ellos (por ejemplo los primeros días de escuela, cuando los tienes que dejar con un cuidador, etc.). Esto no quiere decir que si un niño no llora no está apegado a los padres, tampoco que estar apegado sea una desventaja para la adaptación escolar. Los niños que crean un buen vínculo con los padres también suelen crearlo con las otras personas que le van a rodear.


Fuentes:  Álvaro Bilbao, https://alvarobilbao.com/10-cosas-que-puedes-hacer-si-tu-hijo-llora-cuando-lo-dejas-en-la-escuela

Fecha de actualización: 04-05-2021

Redacción: Sara Tizón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×