• Buscar

Miedos en niños de 11 años

Miedos en niños de 11 años

Los niños de 11 años se acercan a la adolescencia, una época de grandes cambios y revoluciones internas. Sin embargo, siguen teniendo miedos comunes en niños un poco más pequeños como el miedo a la muerte, a hacer el ridículo o al divorcio de sus padres. Y es que no dejan de ser niños.

Publicidad

Índice

Con 11 años los chicos se sienten muy mayores y diferentes, independientes de sus padres y con toda una vida por delante. Pero realmente son pequeños todavía, y así lo muestran los miedos más habituales que tienen a esta edad, similares a los de niños de 9 y 10 años:

Miedo al divorcio de sus padres

Especialmente presente en chicos que notan una situación familiar tensa o discusiones constantes entre sus padres. Con esta edad ya son conscientes de que sus padres pueden divorciarse y no estar juntos para siempre, lo que implicaría que su familia y su vida cambiaría radicalmente. Por eso, es común que tengan miedo a un posible divorcio.

Articulo relacionado: Miedos en niños de 9 años

¿Qué hacer?

Si realmente hay problemas maritales, hablad con vuestro hijo sobre lo que pasa, lo que puede pasar y que, en ningún caso, vuestra separación será culpa suya. Tenéis que hacerle ver que intentaréis que su vida cambie lo menos posible y pueda seguir viendo a ambos.

Si vuestra relación es buena y no hay planes de separación, mostraos más cariñosos el uno con el otro y no discutáis delante de él para que no tenga este miedo.
 

Miedo a hacer el ridículo

Los niños de 11 años son muy inseguros y vergonzosos, y buscan encajar en el grupo, por lo que es común que tengan miedo a ciertas situaciones que les puedan dejar en ridículo, como hablar en público, hacer una función teatral, cantar delante de otros o practicar ciertos deportes. En general, le dará miedo hacer delante de otros aquello que piense que no hace bien.

Articulo relacionado: Miedos en niños de 10 años

¿Qué hacer?

Fomenta su autoestima y su seguridad haciéndole ver sus habilidades y ayudándole con sus fallos. Es importante que entienda que no pasa nada por equivocarse y que el resto de compañeros no están pendientes de lo que hace a todas horas para reírse de él. También es bueno que aprenda a reírse de sí mismo.
 

Miedo a la muerte

Este miedo surge hacia los 8-9 años y, en la mayoría, se mantiene toda la vida ya que la muerte es algo inevitable por lo que nadie quiere pasar, pero de lo que sabemos que no podemos escapar. Así, los niños de esta edad se dan cuenta de que ellos también morirán algún día, y esto puede llegar a causarles verdadero terror.

¿Qué hacer?

Lo más importante es no mentirle ni decirle que no va a morir ya que sabe que es falso. Pero tampoco hay que meterle miedo, hazle ver que, si todo va bien, no morirá hasta que sea una persona muy mayor, y mientras tiene que disfrutar de la vida.

Si se convierte en una fobia real que afecta a su vida, hay que llevarle a un psicólogo que le ayude a gestionar este miedo.
 

Miedo a la soledad

Los niños de esta edad tienen miedo a quedarse solos, tanto física como espiritualmente. Les da miedo el abandono y la inseguridad que sienten cuando no están cerca sus padres, por eso evitan estar solos y buscan tu presencia en casa, incluso a la hora de estudiar. Aunque parezca que ya son muy independientes y autónomos, necesitan a sus padres y sentirse seguros.

¿Qué hacer?

Aunque es cierto que debes dar más libertad a tu hijo con esta edad, asegúrate de estar siempre cerca por si te necesita y hazle ver que, pase lo que pase, sigues ahí para ayudarle y darle apoyo.

Aprovecha esta necesidad que todavía manifiesta para fortalecer vínculos y vuestra comunicación antes de que entre de lleno en la adolescencia.

La mejor manera de ayudar a un niño a superar sus miedos es mostrarle amor y apoyo.


Fuente:

Domènech, Montse (2015), Edúcame bien, Ed. Plaza & Janés.

Fecha de actualización: 01-07-2022

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×