×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo perciben la muerte los niños?

¿Cómo perciben la muerte los niños?

Es, precisamente en la infancia, cuando más preguntas se tienen, sobre todo, acerca de temas tan complejos como la muerte. La razón por la que resulta difícil hablar de la muerte es porque, aún siendo adultos,  tal vez se nos hace algo incómodo, ya que "no se hablaba de eso en casa", o bien es un tema acerca del cual guardamos desde que fuimos niños muchas dudas, angustias o, bien, nosotros mismos, tenemos preguntas sin resolver.

Publicidad

Asimismo, es cierto que la idea de morir da cierto miedo a cualquier edad y  preferimos no pensar en algo tan duro y definitivo como es la muerte hasta que las circunstancias nos orillan a vivir la pérdida de un ser querido. De ahí la importancia de reflexionar y analizar si el miedo que los niños pudieran llegar a sentir es un miedo que les hemos transmitido nosotros o bien es un miedo que se da de forma natural.

Los niños nos observan con detenimiento todo el tiempo, pues quieren aprender; y al percibir en nosotros las emociones que tenemos respecto a éste o cualquier otro tema, ya sea que nos angustie, altere, enoje o entristezca, aprenderán cómo actuar en tal o cual circunstancia. Si no hablamos o abrimos vías de comunicación porque nos sentimos angustiados, ellos imitarán nuestros actos y harán lo mismo.

En muchos de los casos que me ha tocado atender ligados al tema de la muerte, se presenta una duda o, incluso, un sentimiento de angustia que tiene que ver con alguna pérdida de algún ser querido o cercano (inclusive mascotas) que, tal vez, no se ha asimilado, precisamente porque no se ha dado el tiempo o la forma adecuada de hablar de esta cuestión.

Los niños entienden todo tipo de temas dependiendo de la claridad, honestidad y tranquilidad con la que se los expliquemos. Si no nos damos el tiempo para explicarles y dejar que nos hagan preguntas al respecto, entenderán que la muerte es un tema muy malo, o buscarán “respuestas” con amigos, al ver que los adultos de alrededor se molestan si les preguntan, no hablan de ello, se alteran, cambian de humor o lloran, sin dar explicaciones.

Cuando los niños son muy pequeños, su percepción del mundo está condicionada, en gran parte, a lo que los padres sienten y les transmiten. Por ejemplo, ¿has pensado qué postura tenéis tú y tu pareja al respecto? Es importante saberlo, y estar de acuerdo para que, cuando el niño o la niña tengan dudas o se hable del tema, se haga de una manera natural y relajada.  Es muy importante  que los niños sepan que sus papás están para atenderlos y contestar sus dudas; después de todo, ¿qué mejor que se acerquen a sus papás para cualquier tipo de inquietud?

No obstante, a veces, aunque los papás se hayan dado el tiempo para tomar una postura y hablarles acerca de la muerte, es también una realidad que todos los niños reaccionan diferente ante esta circunstancia. Algunos niños se angustian más que otros y habrá veces en que convenga recibir apoyo psicológico, ya sea como padres para bajar la propia angustia o bien para ayudarle al pequeño(a) a entenderlo mejor y cómo lidiar con ella. Sin embargo, es importante no confundirlos cuando se trate el tema.

Una paciente de 5 años de edad a la cual trajeron a consulta por hacerse pipí en la cama me decía: “Nana se murió (su abuelita paterna). A mi mamá no… pero a mí me dio mucho miedo que se levantara y que cuando me levanto al baño me vaya a querer abrazar. Por eso me hago, no me levanto y me duermo muy fuerte". Una de las cosas que siempre recomiendo evitar es mentir a los niños, pues los confunde. Es importante evitar decir cosas como "se fue de viaje", “se fue a dormir", pues puede pasar, como en el caso de la paciente que describo, que los niños asocien que dormir por ejemplo, de algún modo, con la muerte. Es importante ser honestos, muy concretos y claros y explicarles que cuando una persona se muere, se va para no volver.

Asimismo, es importante decirles que es normal que ante la muerte de un ser querido, experimentemos todo tipo de sentimientos, que nos duela y que nos entristezca, ya que esa persona (o mascota) nos hará falta y la vamos a extrañar.

Algo que a los niños les ayuda mucho para ir entendiendo este tema en un mediano plazo es adquirir una mascota. Puede ser un perro, un gato o, incluso, si el espacio es pequeño, una tortuga, un pez, un hámster; una mascota que tendrá que aprender a cuidar, a la cual querrá y que, inevitablemente y dolorosamente, morirá. El tener mascotas implica un apego importante y es también muy importante que los niños reciban todo nuestro apoyo cuando estos mueran, transmitiéndoles nuestra empatía y explicándoles que es un evento muy triste pero que ese animalito les dejó muy buenos recuerdos, aprendizajes y que vivió muy feliz a su lado, pero se fue para no volver y, seguramente, sienten muchas cosas al respecto, lo cual es normal.

Es mejor que nosotros aprendamos, primero que nada, a encarar la angustia, la impotencia y enojo o confusión que nos provoca la muerte e, igualmente, es bueno que nuestros hijos nos vean llorar pues les habla de unos padres que se conmueven y sienten por otras personas. Mucha gente confunde la fortaleza con el no llorar enfrente de los niños. Sin embargo, al mostrarles que lloramos y explicarles por qué lloramos, les transmitimos congruencia: una muerte duele, nos pone tristes, a veces nos enoja, pero no es en contra de ellos. Si no lo explicamos así de claro y sin complicaciones, los podemos confundir, y asustarlos, provocando que se sientan muy responsables o bien, que angustien demasiado.

No te puedes perder ...

Cómo afrontar la pérdida de un hijo

Cómo afrontar la pérdida de un hijo

Siempre se ha dicho que perder un hijo es lo más duro y difícil que le puede pasar a una persona. Superarlo resulta muy complicado y será necesario el apoyo de toda la familia y sobre todo de la pareja para seguir adelante y volver a sonreír. Sin embargo, es una situación tan extrema que puede acabar con la propia relación de pareja si no se supera adecuadamente. En ocasiones, tener otro hijo ayudará a superarlo, aunque hay que saber cuándo es el momento adecuado para ello

Y tambien:

Redacción: Psic. Leticia García

Fuente: Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mxAtención Previa Cita: México D.F. Teléfonos:   5553 3599,  5286 6550 y 5286 0329. Email: spp@spm.org.mx Satélite. Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com


Te puede interesar:

La calculadora de percentil es utilizada para evaluar si un bebé está creciendo adecuadamente en relación con otros bebés de su misma edad.

Fecha de actualización: 07-11-2012

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad