×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo interpretar el Test de Familia?

¿Cómo interpretar el Test de Familia?

El test de la familia fue creado por Porot en 1952 y consiste en un dibujo que los niños hacen de su familia (o de una familia imaginada). Es una técnica de diagnóstico muy usada en psicología ya que permite conocer cómo son los lazos afectivos del niño con su familia, cómo es su relación con cada uno de los ellos, qué problemas tiene, cómo se siente, etc.

Publicidad

El Test de Familia lo llevan a cabo psicólogos especializados para detectar posibles causas en niños con problemas de comportamiento o emocionales. Es una prueba de personalidad que puede hacerse a niños de 5 a 15 años, aproximadamente.


Para realizar esta prueba es necesario ofrecer al niño los materiales pertinentes para el dibujo (papel y lápices de colores) y pedirle que dibuje a su familia o a una familia sin concretar más. Esta última opción permite dar al niño más libertad para expresar sus sentimientos más profundos, pero puede causar interferenciaa a la hora de interpretar el dibujo ya que hay que saber asociar cada personaje del dibujo con el familiar real. Es importante decirle que pinte con libertad, que no se le va a poner nota y que no hace falta que el dibujo sea perfecto.


Durante el proceso de dibujar es importante observar lo que el niño hace, anotando o memorizando el orden en el que pinta cada personaje, posibles pausas, errores, su actitud, etc.


No debe haber tiempo límite, se le debe dejar todo el tiempo que necesite para hacer su dibujo y, una vez haya acabado, hay que felicitarle por lo bien que lo ha hecho y hacerle una serie de preguntas acerca del dibujo. Preguntas tipo: ¿Dónde están los personajes? ¿Qué está pasando? ¿Quién es cada uno? ¿Cuál es el más bueno? ¿Y el menos bueno? ¿Con cuál te gusta estar más tiempo? ¿Cuál de ellos está triste y por qué? Etc. Según lo que el niño conteste o según los problemas que presente se le irán haciendo unas preguntas u otras.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Los datos deben analizarse en conjunto y teniendo en cuenta que el niño está en constante desarrollo y cambio. También hay que tener en cuenta su edad.


El análisis se realiza en dos niveles: primero en conjunto, teniendo en cuenta todos los aspectos generales del dibujo. Después analizando individualmente cada personaje y su relación con los demás.


Algunos aspectos que hay que tener en cuenta son:


1. Análisis del grupo en conjunto


a) Tamaño: se refiere al tamaño que ocupa el dibujo respecto al papel. Así, un dibujo muy grande está relacionado con un carácter extrovertido, seguridad y confianza. Un dibujo grande con trazos impulsivos alude a una persona vanidosa y que menosprecia a los demás. Y los dibujos muy pequeños, sobre todo situados en un rincón de la hoja, hablan de indefensión, retraimiento, temor hacia el exterior, desconfianza, timidez…


b) Tipo de trazo: las formas curvas se asocian con sensibilidad, imaginación, sociabilidad; y las formas rectas o angulosos indican tenacidad y voluntad. Si estas formas rectas se hacen con trazos muy alargados ascendentes pueden suponer hostilidad hacia el exterior o conductas agresivas.


c) Orden de dibujo de cada personaje: normalmente, el personaje pintado en primer lugar es el que más admira el niño, la persona con la que tiene un mayor vínculo afectivo (generalmente, la madre). Si se dibuja a sí mismo en primer lugar, indica egocentrismo, dependencia y miedo a la separación. También es importante tener en cuenta si dibuja a algún miembro alejado ya que puede indicar miedo hacia esa persona o celos en el caso de un hermano. Si es él el que está apartado puede indicar conflictos en la familia.


d) Distancia entre los personajes: cuanto más lejos pinte a un personaje respecto de sí mismo, más distanciamiento afectivo. Si los hermanos se pintan lejos o no se pintan, puede indicar celos. Cuando se pinta a todos los miembros juntos expresa buena comunicación entre ellos y, si están cogidos de la mano, voluntad de que permanezcan juntos para siempre. Si están todos lejos unos de otros indican problemas comunicativos.


e) Omisión de algún familiar: si se omite a sí mismo, puede indicar baja autoestima, sentimientos de exclusión respecto a su familia o temor hacia algún miembro. Si omite a otro miembro familiar, normalmente expresa rechazo, celos o temor hacia él.


f) Elementos ajenos a la familia: es importante analizar si aparecen otros objetos o elementos en el dibujo, como elementos meteorológicos. El sol, por ejemplo, indica felicidad, alegría, ganas de comunicarse… Mientras que la lluvia se relaciona con temores o miedos.


2. Análisis de cada personaje


a) Tamaño de cada personaje: normalmente, el personaje más grande suele ser el más importante, aunque si está lejos del niño puede verse como alguien autoritario, y si está cerca, como alguien a quien admira. Además, un personaje excesivamente grande indica alguien opresor. Y los personajes muy pequeños suelen ser vistos como “rivales”.


b) Análisis de cada parte del cuerpo. Se analiza cada una de las partes dibujadas ya que todas pueden darnos información relevante. Por ejemplo, una cabeza grande y expresiva puede indicar un carácter expansivo. Si es muy grande, puede indicar egocentrismo. La cabeza pequeña se asocia con timidez.


La boca expresa el estado emocional del niño. Así, si no hay boca es posible que el niño tenga problemas emocionales. Si se dibujan dientes grandes, expresa agresividad hacia los demás.


Los ojos grandes y bien dispuestos expresan vitalidad, interés por lo nuevo, curiosidad, ganas de aprender. Si son excesivamente grandes, recelo, desconfianza. La forma de las cejas también puede indicar el estado emocional.


La ausencia de nariz puede indicar (en niños de más de 6 años) timidez, retraimiento, ausencia de agresividad. En niños mayores (etapa pubertad y adolescencia), puede indicar un deseo sexual.


La presencia de pelo indica una tendencia a cuidar los detalles, perfeccionismo (si se efectua con pulcritud), interés por la apariencia. Si el pelo es largo y está alborotado expresa vitalidad, fuerza, necesidad de libertad.


Si se pinta el cuerpo delgado o pequeño respecto a las otras partes del cuerpo indica que el niño no está satisfecho con su cuerpo y puede expresar un complejo de inferioridad.


Los puños cerrados indican violencia. Los brazos cortos, miedo al exterior, inseguridad y problemas en las relaciones sociales. La ausencia de manos se asocia con sentimientos de culpabilidad o temor a la agresión física.


Unas piernas largas expresan necesidad de estabilidad, firmeza, seguridad. Si son excesivamente largas: ganas de crecer.


Fecha de actualización: 29-06-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad