• Buscar
Publicidad

Ejercicios para niños en casa

Ejercicios para niños en casa

Cuando no hay colegio o extraescolares tus hijos pasan en casa más tiempo del que están acostumbrados y esto puede producirles aburrimiento o una sensación de monotonía.  Asegurarse de que se mantienen ocupados y aprovechan el tiempo para jugar o aprender cosas nuevas traerá beneficios para el niño en el futuro.

Publicidad

Índice

 

Tipos de juegos o ejercicios

Tanto si vives en un piso o en una casa, en el campo o en la ciudad, tu hijo puede hacer variedad de ejercicios sin moverse de casa. La clave es echarle imaginación y no lamentarse por la falta de espacio, siempre puede moverse un mueble de sitio.

- Juegos educativos: es de las primeras opciones que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en ejercicios para los niños en casa. Si nos encontramos en un momento del año en que aún los niños van a la escuela, es mejor que el juego educativo no sea algo muy parecido a aquello que estén dando en clase, para que no se saturen. Desde pequeños desarrollan intereses por ciertos temas u objetos, como coches, animales...  ¿Qué tal aprender algo nuevo sobre eso? También puedes aventurarte a hacer un laboratorio científico en casa, es una buena oportunidad para hablar a tus hijos sobre ciertas leyes naturales y hacer la demostración.

-  ¡Van Gogh o Miguel Angel en casa! ¿Por qué no sacas materiales que tengas por casa y dejas que tu hijo haga el resto? La creatividad de los niños no tiene límites, pero hay que potenciarla. Nunca sabes con qué te pueden sorprender. Es buen momento para hacer manualidades con materiales reciclados y darles así una segunda vida.

- Ejercicio físico: no hace falta tener un gran jardín o un cuarto de juegos espacioso para que tu hijo puede hacer deporte en casa. Hacer una carrera de obstáculos o crear una coreografía también es hacer ejercicio. Sentadillas, danza, zumba, pilates... son muchos los ejercicios que se pueden hacer en casa siguiendo tutoriales y videos de internet o YouTube. 

- También querrán jugar a videojuegos, y si tienes una videoconsola u ordenador en casa será casi inevitable que no lo hagan. Lo importante de esto es que el contenido del juego sea acorde a su edad y las horas delante de la pantalla no sean más de dos al día.
 

Articulo relacionado: Ejercicios para niños en casa

Juega con ellos


Cuando son más pequeños y no tienen ese sentido del peligro hay que estar alerta de los juguetes que cogen, de si se suben a algún sitio peligroso… algunos ejercicios pueden requerir la presencia de un adulto.

Cuando la actividad requiera de tu presencia es buena idea que participes en el juego. Puedes pedirle que te enseñe a jugar, le ayudará a hacer el esfuerzo de ordenar sus ideas y explicártelas.

El tiempo de juego es un tiempo divertido que te ayudará a estrechar lazos con el peque y a entablar nuevas conversaciones.

Si ves que el juego es demasiado fácil para él puedes proponerle un nuevo reto que seguro que disfruta.

Además, podrás observar sus movimientos de cerca y fijarte si hay alguna parte de su cuerpo que no utiliza o lo hace con más dificultad.
 

Aprende también a dejarlos solos


La sensación de privacidad empieza a desarrollarse a una edad muy temprana. Aprender a estar solo bien sea para jugar o para pensar es importante.

Desde pequeños tenemos que impulsarlos a que desarrollen su propia autonomía para que la transición a la vida adulta sea más fácil.

Si bien se debe asegurar la interacción con otros niños, también es importante enseñar a los niños que no siempre habrá alguien allí cuando se trata de compañía. Jugar solos les permite seguir sus propios tiempos sin tener que depender de otros, dándoles un sentido más fuerte de independencia. También asegura que haya menos casos de aburrimiento ya que los niños se adaptarán y crearán su propia diversión.

Independientemente de si estaban muy agitados en el colegio mientras jugaban con otras personas o si tuvieron un día triste, tener tiempo para jugar solos les permite un espacio personal que les deja relajarse. Sin nadie a la vista para molestarlos o agitarlos, los niños estarán en un estado mental mucho más tranquilo.

Por supuesto, habrá momentos en que los niños que juegan solos se sientan frustrados, pero el ambiente tranquilo significará que pueden lidiar con el problema con calma en lugar de arremeter contra otros.
 

Beneficios de mantener a un niño ocupado


Una mente ocupada es una mente pensante, en el propio juego o en pensar de qué otras maneras pueden utilizarlo.

El niño se volverá un explorador de su propia mente y empezará a crear escenarios divertidos y emocionantes. Si bien puede haber aspectos interesantes de los videojuegos y la televisión, la imaginación de un niño no tiene límites. Esto no solo permite a los niños crear su propio entorno mágico donde todo es posible, sino que también nutre su lado creativo, que puede ser útil más adelante en la vida.

El juego o actividad constante fomentará un mayor desarrollo de habilidades que solo puede beneficiar a los niños en su futuro.

Estar ocupado y aprovechar el tiempo es importante, pero conociendo los límites del niño y teniendo en cuenta que es eso, un niño que está descubriendo el mundo a su ritmo y a su manera, por lo que exigirle muchas actividades que no sean de su agrado puede hacer que el niño acabe muy cansado para rendir en el colegio y para hacer esas cosas que de verdad le apasionan.


Fuente:

Asociación Española de Pediatría

Fecha de actualización: 13-08-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×