×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo enseñar yoga a niños?

¿Cómo enseñar yoga a niños?

Lo cierto es que es mucho más habitual ver cómo los adultos practican cada vez con más frecuencia actividades que les ayudan a relajarse. El trabajo, las rutinas y el día a día acaba generando mucho estrés. ¿Y los niños? ¿También tienen estrés?

Publicidad

La respuesta está clara. El estrés en la niñez se puede presentar en cualquier situación que requiera que un niño se adapte o cambie, por tanto, sí, pueden tener estrés. Este puede ser provocado por cambios positivos como, por ejemplo, comenzar una nueva actividad, aunque lo más habitual es que lo esté por cambios negativos, como una enfermedad o la muerte de un familiar. Es, por tanto, una respuesta a un cambio negativo en la vida del niño. En pequeñas cantidades el estrés puede ser bueno, pero un exceso de este también puede afectar a la forma en que el niño piensa, actúa y siente.


No obstante, los padres y las madres de estos niños deben tener claro siempre que el estrés no es siempre tan sencillo de reconocer en ellos, aunque los cambios a corto plazo en la conducta como, por ejemplo, los cambios de humor, el mal comportamiento o el cambio en los patrones de sueño podrían ser algunas indicaciones. En algunos casos los niños también pueden experimentar efectos físicos entre los que se incluyen el dolor de estómago o el dolor de cabeza.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Y, en el caso de que estos sean algo más pequeños mostrar, por ejemplo, signos de reacción frente al estrés al adoptar nuevos hábitos, como chuparse el dedo o metérselo en la nariz. El niño estresado, por ejemplo, también puede tener pesadillas, dificultad para irse de su lado, reacciones exageradas a problemas menores e incluso cambios radicales en el desempeño académico. A medida que van creciendo y desarrollándose aprenden a responder al estrés.


Además, para muchos adultos determinadas situaciones estresantes son bastante manejables, sin embargo, en los niños sí pueden llegar a causar algo de estrés. Actualmente, por ejemplo, existen miles y miles de niños que están muy ocupados y no tienen prácticamente tiempo para jugar de manera creativa o relajarse después del colegio. Los mismos que se quejan constantemente de realizar demasiadas actividades extraescolares y extracurriculares. Cuando esto sucede lo mejor que pueden hacer los padres es conversar sobre los pros y los contras de dejar una actividad y, si no es posible que la dejen, analizar entonces maneras de ayudar a organizar el tiempo y las responsabilidades del niño.


Quizás lo que vuestro hijo necesita son menos actividades que le generan tanto estrés y alguna actividad que realmente fomente su paz y tranquilidad y que, por supuesto, le ayude a relajarse, a mejorar su postura, a fomentar el conocimiento y a crear hábitos saludables, como, por ejemplo, el yoga.


¿Cómo es una clase de yoga para niños?


Lo más aconsejable de una clase de yoga para niños es, sobre todo, que no haya en clase más de doce o quince niños y que estos vayan sin sus padres si tienen ya más de siete años. De esta manera se evitarán las distracciones y aumentará también la concentración de los niños.


Estos deberán vestirse con ropa cómoda y la clase desarrollarse en un lugar tranquilo y ventilado. Se podrá utilizar música para estimular la creatividad, la imaginación y la relajación de los niños. Cada niño podrá utilizar una colchoneta, y lo ideal es que estén todos descalzos o con calcetines. Las clases de yoga siempre deben adaptarse a ellos y a, por supuesto, su forma de ser. Pero para conocer cómo son estos niños resulta fundamental que el profesor o profesores dediquen al principio algo de tiempo para elaborar los ejercicios adecuados y buscar diferentes formas creativas de motivarlos el tiempo que dure la clase. Recordemos que el objetivo principal es que aprendan a mantener una actitud positiva ante la vida, que se vayan conociendo cada vez más a sí mismos, pero, sobre todo, que se diviertan y que se lo pasen bien.


Finalmente, hay que tener en cuenta también que, según la edad que tenga el niño, será necesario utilizar determinados lenguajes y hacer la clase más o menos dinámica e imaginativa. La mayor dificultad en la enseñanza a niños es cuando tienen menos de cinco años, pero depende mucho también del interés que este ponga y de su naturaleza, según afirman algunos expertos como el profesor Ramiro Calle, maestro de yoga y escritor que lleva más de cincuenta años impartiendo clases de yoga.


El yoga y sus beneficios


El yoga es, como veíamos, una actividad que se puede adaptar a niños de cualquier edad, aunque siempre a partir de los cuatro años y, además, aunque creáis que se trata de una actividad más bien dirigida a niños tranquilos, os equivocáis porque el yoga es una actividad que se adapta a niños nerviosos con el objetivo de tranquilizarles y a la vez hacer que se diviertan.

La mayoría de los expertos coinciden en que el yoga resulta beneficioso para ellos, pero que hasta los cuatro años por lo menos los niños no están preparados para practicarlo. A partir de esta edad sí porque han logrado un mayor control sobre su cuerpo, lo que permite asumir determinadas posturas y realizar los movimientos del yoga. Además, a la edad de cuatro años los niños ya son capaces de comprender qué se espera de ellos y pueden disfrutar de esta práctica tan beneficiosa y a la vez tan relajante.


Eso sí, la misma facilidad que tienen los niños para motivarse la tienen también para perder el interés. También tienen la capacidad de abstraerse por completo del mundo que les rodea, pero la concentración no dura demasiado por lo que la clave para que practiquen yoga consiste sencillamente en encontrar una clase adecuada y acorde al niño.


Las clases de yoga para los niños son más divertidas que para los adultos. De hecho, en muchas ocasiones también se permite recurrir a viajes imaginarios y canciones. Pero ¿sabes cuántos más beneficios aporta a los niños una actividad como el yoga?


- Aumenta la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio

- Aporta tranquilidad y paz

- Mejora la postura

- Promueve la armonía

- Canaliza la energía

- Crea hábitos saludables

- Mejora la autoestima

- Estimula el autocontrol

- Fomenta el conocimiento


¿Y vosotros? ¿Todavía no sabéis si apuntar a vuestro hijo a yoga?

 

 


Fuentes:

El estrés en los niños https://kidshealth.org/es/parents/stress-esp.html

Beneficios del yoga para niños https://eacnur.org/blog/beneficios-del-yoga-ninos/

Fecha de actualización: 02-04-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.