• Buscar
Publicidad

Cómo entretener a niños inquietos

Cómo entretener a niños inquietos

¿Sientes que tus hijos no paran quietos? ¿Su energía va a acabar contigo? En este artículo encontrarás la manera de entretenerles durante todo el fin de semana gracias a algunos juegos divertidos que acabarán agotándoles. ¡Suerte!

Publicidad

En primer lugar, debes tener en cuenta que, a pesar de que en algunos momentos del fin de semana te sientas agotada por completo, pues un día estos dos locos bajitos van a acabar contigo, adoras a tus peques, pero son agotadores y parece que nunca tienen fin. Por suerte, existen muchas ideas y juegos maravillosos que lograrán tenerlos entretenidos mucho tiempo.


Además, los niños inquietos son simplemente eso, niños con mucha energía, aunque en la realidad acaban siendo todo un reto para padres y demás familiares. Según Mary Sheeddy Kurcinka, educadora de padres y autora de libros cómo “Raising Your Spirited Child” (Cómo criar a tu hijo enérgico, en español), existen algunas pautas que los padres de niños inquietos deberían seguir. Entre ellas está dejar tiempo para que los niños corran y jueguen. A la gran mayoría les encanta estar en movimiento, pero mucho más a aquellos que son algo inquietos. Por este motivo es importante asegurarse de que tienen suficiente actividad física durante el día y tiempo para explorar y jugar, sobre todo al aire libre. Estar activo es fundamental y con ello, además, mejora el control de su musculatura, el balance y la coordinación.


Juegos de entretenimiento para niños inquietos


Los juegos, en este caso, son algo fundamental, pues gracias a ellos los niños inquietos lograrán canalizar toda su energía y podrán, además, concentrarse mucho mejor y eliminar todo el estrés acumulado. Pero lo más importante para que estos juegos funcionen es que los padres se impliquen, pues sin esa motivación extra será imposible, así que ¡a jugar!


Colorear. Dibujar, pintar, ¡lo que sea, pero con muchos colores! Esta es una manera muy buena de entretener a niños inquietos e incluso una forma de expresión muy terapéutica y beneficiosa en la que dan rienda suelta a toda su imaginación.


- ¿Habéis oído hablar del reloj de sol? Esta especie de juego consiste en que mientras el niño está tumbado en la cama, tiene que ir colocándose como si fuera un reloj al escuchar las horas que le van indicando sus padres. Es una muy buena técnica para relajarse.


Plastilina. Sí, sabemos que no es lo que más les gusta a los padres porque es algo “sucia”, pero lo cierto es que esta actividad es perfecta para niños algo inquietos porque concentran mucha atención en sus manos y liberan los puños.


- ¡A mirarse! Otra de las formas para que ellos aprendan a relajarse es la imitación. Esta técnica consiste en que el padre o la madre se sienten en paralelo al niño que será el espejo. Aquí la única norma que existe es que el niño debe imitar exactamente todos los movimientos y gestos del padre o la madre quienes tendrán que ir haciendo diferentes acciones suaves con distintas partes del cuerpo para que consigan relajarse.


Mi hijo no para ¿es hiperactivo?


No, ser inquieto no implica que sufra algún trastorno de hiperactividad, sino que simplemente es un niño muy enérgico que adora jugar y danzar por todos los lados, y por eso es importante saber diferenciar un niño inquieto de un niño hiperactivo. Actualmente, la confusión que hay en la vida diaria entre nerviosismo y/o inquietud y el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) viene dada por la similitud de ciertas conductas que pueden presentar algunos niños durante la infancia, entre las que destacamos el exceso de movimiento, la irritabilidad, la desatención, los trastornos del sueño y el llanto frecuente.


Ante estos signos de alerta es normal que los familiares se preocupen y se pregunten si su hijo padece o no TDAH, pero lo cierto es que muchos de ellos pueden mostrarse nerviosos e inquietos sin que ello implique que padecen dicho déficit. Además, es muy probable que si el niño presenta solamente en un determinado entorno alguna de las conductas anteriores en casa o en el colegio, no padezca TDAH por lo que lo más recomendable será averiguar si está viviendo algún problema o tiene alguna preocupación en algún ámbito específico.


No obstante, existen otras maneras de averiguar si el niño padece o no TDAH dependiendo del momento de aparición de las determinadas conductas. Por ejemplo, en el caso del niño sin TDAH debemos saber que este puede pasar de un estado de nerviosismo de forma rápida o de forma gradual, mientras que en el niño con TDAH la aparición de muchos síntomas ha sido ya detectada en la infancia. Por eso, considerando que, dentro de las variables normales del desarrollo, hay niños más o menos nerviosos, si los padres observan que ese estado de nerviosismo se prolonga en el tiempo e influye negativamente en su día a día, deberán acudir al psicólogo. Por el contrario, si finalmente descubrimos que solamente se trata de un niño inquieto, no debemos preocuparnos, pues no estamos ante este tipo de trastorno.


El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad es el trastorno neurobiológico más frecuente en la infancia. Lo padece aproximadamente el cinco por ciento de la población infanto-juvenil. Es un síndrome caracterizado por la desatención, la hiperactividad y la impulsividad, aunque no tienen por qué estar presentes de manera conjunta, pues hay diferentes subtipos. Asimismo, el TDAH es un trastorno que puede aparecer en diversas manifestaciones desde la infancia hasta la edad adulta e interferirá en muchas áreas del funcionamiento normal.


Además, el TDAH suele diagnosticarse en los primeros años de la enseñanza primaria, y es fundamental que los profesionales médicos realicen un diagnóstico precoz y definitivo. Durante todo este proceso serán totalmente necesarias las entrevistas con los padres y con el niño, el análisis de la información de los profesores y los exámenes físicos y las pruebas para descartar otros problemas.


Fuentes:

AEP EnFamilia “Comportamiento en niños preescolares: algunas dificultades” https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/comportamiento-en-ninos-preescolares-algunas-dificultades

AEP EnFamilia "Trastorno por déficit de atención con Hiperactividad" https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/trastorno-por-deficit-atencion-con-hiperactividad

Fecha de actualización: 15-11-2018

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×