• Buscar

El orden de nacimiento no afecta a la personalidad, pero sí a la inteligencia

El orden de nacimiento no afecta a la personalidad, pero sí a la inteligencia

Mucho se ha hablado sobre si el orden de nacimiento afecta o no a la personalidad de los hermanos. Según la Teoría del Orden de Nacimiento, que nació en el siglo XIX, el orden de nacimiento en una familia sí afecta a la inteligencia y a la forma de ser de cada niño, aunque un nuevo estudio desmiente esta última parte.

Publicidad

La Birth Order Theory, o Teoría del Orden de Nacimiento, surgió en el siglo XIX cuando un estudio realizado en Oslo entre más de 250.000 reclutas del ejército noruego determinó que los hijos mayores tenían, por lo general, un coeficiente intelectual 2,3 puntos por encima de su segundo hermano, y este 1,1 puntos por encima del tercero.

Además, este estudio afirmaba que el orden de nacimiento también afectaba a la personalidad o la elección de la carrera profesional. Por ejemplo, se afirma que el mayor suele ser más responsable e inteligente, mientras que el mediano es más dubitativo y el pequeño más impulsivo e irresponsable. Esto se debe, pensaban, a cómo cada niño es educado ya que es imposible seguir siempre las mismas pautas exactas a la hora de educar y, además, las circunstancias cambian de unos a otros.

Ahora, un nuevo estudio realizado entre Estados Unidos, Alemania y Reino Unido afirma que los hermanos más pequeños generalmente tienen un coeficiente intelectual más bajo que sus hermanos y hermanas mayores, aunque el orden no tiene por qué afectar a la personalidad.

De acuerdo a tres grandes encuestas nacionales de EE U, Reino Unido y Alemania, se produce un descenso objetivo en la inteligencia que ocurre gradualmente, comenzando con el segundo nacido y terminando con el último nacido. En otras palabras, es probable que cada nuevo niño sea un poco menos inteligente que el anterior. Al examinar a más de 20.000 individuos desde el primer nacimiento hasta el último nacido, el estudio encontró evidencia concluyente de que existe un "efecto de orden de nacimiento" en la inteligencia.

Los investigadores detrás del análisis especularon sobre las causas de este efecto y estas son algunas de sus conclusiones:

- Los niños mayores pueden tener la atención completa de sus padres, mientras que los hermanos menores se conforman con menos tiempo. Esto puede agravarse a medida que el tiempo de crianza limitado se extiende entre más y más niños.

- Los padres tienden a imponer más exigencias a los primogénitos, esperando que tengan éxito en el mundo académico, por ejemplo, mientras que los hermanos menores reciben más libertad de acción.

- La llamada "hipótesis de la tutoría", un primogénito puede enseñar a sus hermanos menores, explicándoles las reglas de la vida, cómo funciona el mundo, etc. Debido a que la instrucción es una actividad cognitivamente exigente, los primogénitos pueden recibir entrenamiento mental único.

- La investigadora Julie Rohrer, coautora de la investigación, explica: "Una teoría es que educar a varios niños" diluye "los recursos de sus padres".

Además de la medición objetiva en la inteligencia, los hermanos menores también se valoran a sí mismos con menos inteligencia que sus hermanos y hermanas mayores, más allá de las mediciones objetivas de CI. Es decir, aunque no sean menos inteligentes, se lo creen, lo que puede afectar a sus capacidades.

Los investigadores también desacreditaron algunos conceptos erróneos comunes sobre las diferentes personalidades de los hermanos. Además de las pruebas de coeficiente intelectual, los hermanos encuestados también recibieron evaluaciones de personalidad. Si bien a menudo se piensa que los primogénitos son más extrovertidos, abiertos y sociales, no hubo evidencia de esto. De hecho, no hay diferencias de personalidad confiables constantes entre hermanos de diferentes edades.

“La cuestión de si la posición de una persona entre hermanos tiene un impacto duradero en el curso de la vida de esa persona ha fascinado tanto a la comunidad científica como al público en general durante más de 100 años. Al combinar grandes conjuntos de datos de tres paneles nacionales, confirmamos el efecto de que los primogénitos obtuvieran mejores calificaciones en inteligencia objetivamente medida y, además, encontramos un efecto similar en el intelecto autoinformado. Sin embargo, no encontramos efectos de orden de nacimiento en la extroversión, la estabilidad emocional, la amabilidad, la conciencia o la imaginación. Este hallazgo contradice las creencias laicas y las teorías científicas prominentes por igual e indica que el desarrollo de la personalidad está menos determinado por el papel dentro de la familia de origen de lo que se pensaba anteriormente”, explican los autores.


Fuente:

“Examining the effects of birth order on personality”, Julia M. Rohrer, Boris Egloff, and Stefan C. Schmukle PNAS published ahead of print October 19, 2015 https://doi.org/10.1073/pnas.1506451112

Fecha de actualización: 03-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×