Cómo sacar el mejor potencial de cada niño por Rosa Jové

Cómo sacar el mejor potencial de cada niño por Rosa Jové
comparte

Para educar a nuestros hijos de tal manera que puedan explotar sus máximas capacidades lo más importante es hacer las cosas con amor y cariño desde el principio. Rosa Jové, psicóloga infantil muy reconocida, autora de libros como Ni rabietas ni conflictos, Todo es posible, Dormir sin lágrimas o La crianza feliz, nos da las claves para educar a nuestros hijos de tal manera que saquen su mejor potencial y así puedan ser más felices y llegar donde quieran.

Primera infancia, 0 a 3 años


Para que un niño crezca sano, sea feliz y más listo lo único que necesita es el amor y el contacto con sus padres.


Son muchos los estudios que confirman la importancia del amor y el afecto en los primeros años de vida para el desarrollo físico y mental posterior, como los de Harlow y la privación objetal.


Harry Harlow fue un psicólogo estadounidense que durante los años 60 se propuso estudiar en el laboratorio la teoría del apego y de la privación maternal que antes había desarrollado John Bowlby. Para ello, realizó un experimento bastante antiético con monos Rhesus. Lo que hizo fue separar a algunos monos de sus madres e introducir en sus jaulas dos artefactos, uno de ellos hecho de alambres y con un  biberón de leche, y el otro recubierto de felpa suave, sin biberón pero con forma de mono. Harlow pensaba que los monos irían al artefacto que tenía la comida, pero se equivocó, los monos se quedaban cogidos al objeto que imitaba una mamá mono, y se estiraban hacia el otro para comer cuando tenían hambre. Esto demostró las teorías de Bowlby sobre el apego, dándonos una idea de lo importante que es el vínculo entre madres e hijos.

No te puedes perder ...

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

La educación de los primeros años –especialmente de 0 a 3- cumple un papel crucial en la estimulación y guía del desarrollo de las potencialidades del niño. Es esta etapa cuando se asientan las bases para futuros aprendizajes. Por este motivo, elegir una buena escuela de educación infantil supone una decisión fundamental para tu hijo. Pero, ¿cómo acertar?, ¿qué criterios seguir?


Además, los monos que tenían esa especie de “madre” se atrevían a explorar el entorno, les daba seguridad y, si sentían miedo o estrés, corrían hacia “ella”. Mientras que los monos que estuvieron totalmente aislados mostraban problemas de comportamiento y no sabían relacionarse con los demás. Así, Harlow demostró que la cantidad de contacto y amor es lo que nos hace socialmente aceptables.


Actualmente las neurociencias y la tecnología nos permiten comprobar que estas teorías son ciertas observando el cerebro de un recién nacido. Al nacer, las neuronas de un bebé ya están presentes, pero las conexiones no. Y estas conexiones, fundamentales para el desarrollo posterior, se forman con las diferentes actividades, experiencias, estímulos, etc. que tiene el bebé. Cuanto más amor tiene, más conexiones y mayor inteligencia.


Otro experto en estos temas, Nolasc Acarín, médico neurólogo español, afirma que cuanto más atendido, satisfecho y estimulado esté un niño, más tejido nervioso. Por el contrario, se frustra su desarrollo si el niño se siente desatendido.


Un estudio muy singular que comprobó que el amor aumenta el coeficiente intelectual fue el de H.M. Skeels, quien comprobó cómo niños con coeficiente intelectual muy bajo, que vivían en un orfanato, si eran “adoptados” por adultos con retraso mental que vivían en un pabellón cercano al orfanato, aumentaban su coeficiente intelectual en 20 puntos de media al estar atendidos por ellos y sentir su afecto y amor.


Por lo tanto, para sacar el mejor potencial de nuestros hijos en estos primeros años lo fundamental es hacerles caso y mostrarles amor y cariño constantemente. Además, son muy importantes las repeticiones.


Para aumentar su autoestima y su seguridad, tanto presentes como futuras, hay que darle amor continuamente, no hay que hacerle esperar.


También es importante evitar el estrés en los bebés ya que el estrés produce grandes cantidades de cortisol, un auténtico veneno para las neuronas.


Etapa infantil, de 3 a 6 años


En esta etapa lo más importante es el juego libre y creativo ya que contribuye a todos estos beneficios:


- Fomenta la empatía y los vínculos con los demás

- Ayuda a establecer papeles sociales y alianzas y a pedir perdón

- Enseña valentía y coraje

- Fomenta el desarrollo del ejercicio físico y la psicomotricidad

- Ayuda a investigar aspectos del entorno para deducir su valor

- Ayuda a construir el especio y el tiempo real versus el imaginario

- Reduce el estrés


Y es que los niños creativos, además, saben esperar para obtener un mejor resultado ya que saben entretenerse solos.


Eso sí, nunca hay que forzar a los niños a hacer algo que no pueden. Solo hay que proporcionarles un ambiente libre de obstáculos para que exploren y aprendan.


Etapa escolar, a partir de 6 años


A los 6 años comienza la educación obligatoria. A la mayoría de niños no les gusta ir al colegio a partir de esta edad y se aburren. Y es que no todos los niños son iguales, pero las clases están pensadas para veintitantos niños, sin atender a sus diferencias. Así, según un niño tenga predominancia de un hemisferio o de otro, será de una manera. Los que tienen predominancia del izquierdo son más cuadriculados, ordenados, puntuales… Mientras que en los que predomina el derecho son más desordenados pero también más creativos, discuten las reglas, dan más respuestas…


De igual modo los profesores son diferentes y enseñan de una manera o de otra según la predominancia de su cerebro. Así, los niños con predominancia izquierda se entenderían mejor con profesores de predominancia izquierda y viceversa, pero al ser tantos niños, es imposible que todos se sientan igual de entendidos en una clase.


Por eso los profesores con predominan derecha suelen ser mejores ya que son más adaptables y flexibles, mejor para la mayoría de alumnos.


Durante estos años es fundamental que los niños tengan ganas de ir a clase y de aprender ya que aprendemos mejor los que nos produce satisfacción y nos es enseñado con cariño y afecto.


Para que los niños saquen todo su potencial en estos años es importante que tengan alegría al aprender, y esto se consigue siguiendo estos puntos:


1- Descubriendo el don de cada niño. Todos somos buenos en algo, solo hay que descubrir qué es ese algo (aunque no sea escolar) para que el niño se sienta bien y tenga autoestima.


2- Dejándoles elegir siempre que sea posible.


3- Es importante que el maestro sea un buen modelo que no cometa faltas de respeto, ni castigue ni aplique el “haz lo que digo pero no lo que hago”. Los niños se sienten minusvalorados si no se les trata con respeto e igualdad.


4- No hace falta mandar deberes para casa. Aprender no tiene que ser un hábito, sino un placer por lo que los niños no tiene que estudiar por las tardes para mantener l hábito.


5- No se debe permitir el castigo, ni físico ni humillaciones, ni vejaciones ni amenazas que asusten o ridiculicen al niño.


El castigo afecta a nuestros hijos y las amenazas les vuelven mentirosos; los gritos provocan dificultades de aprendizaje en algunas asignaturas; la ignorancia crea odio; y atemorizar solo sirve para matar las neuronas.


Además, quien castiga estando enfadado lo que hace es vengarse. El castigo nunca es arbitrario.


En resumen, el gran reto de la educación del siglo XXI es saber educar para conseguir sacar el máximo rendimiento del niño y su máxima felicidad.

 

Fuente: Rosa Jové en las I Jornadas Educarnos para Educar.


Te puede interesar:
Muchas personas se preguntan "¿cómo calcular la altura futura de un bebé?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fecha de actualización: 21-03-2017

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>