Cómo criar a un niño de 8 años

Cómo criar a un niño de 8 años
comparte

Tu hijo está a punto de entrar en la pubertad, por lo que es posible que, con 8 años, notes ciertos cambios en su personalidad o su forma de comportase. Aprovecha este par de años que quedan hasta entrar en la adolescencia para fortalecer vuestro vínculo juntos y empezar a prepararle para los cambios y problemas que surgirán en estos años.

Los niños de 8 años han madurado mucho en todos los aspectos, tanto físicos como emocionales o cognitivos. Sus habilidades motrices les permiten ya realizar deportes complejos, puesto que pueden cambiar de ritmo, pararse de repente sin caerse, controlar una pelota, aumentar su velocidad y su fuerza, tener más equilibrio y coordinación, etc.


También se ha incrementado su independencia y seguridad. Comienzan a necesitar menos a sus padres y más a sus amigos. En estos años se crean los primeros amigos duraderos y son capaces de comenzar a tomar sus propias decisiones, por lo que debes dejarle que vaya eligiendo qué quiere hacer en cada momento para que gane en responsabilidad y autonomía. Se supera la etapa del amigo exclusivo o mejor amigo y se empiezan a formar grupo de varios niños y niñas.


Se vuelve menos egocéntrico y más empático, preocupándose más de lo que pasa a su alrededor. Le gusta ayudar a los demás y sentirse integrado.


Su concentración ha aumentado enormemente, lo que implica una mayor complejidad en los estudios. Es importante que afiance sus habilidades lectoras, base del éxito en el colegio. Leer le proporcionará un mayor lenguaje, imaginación y abrirá su mente a nuevos mundos y culturas. También es importante que desarrolle los conceptos matemáticos y sus habilidades en este campo, un problema para muchos niños.

Cómo criar a un niño de 3 años

Cómo criar a un niño de 3 años

Tu hijo ha cumplido 3 años y llega una etapa complicada en la que el niño lucha por instaurar su autonomía e independencia, mientras tú luchas por conseguir que te haga caso. Los gritos y castigos solo sirven a corto plazo, pero no enseñan al niño a comportarse bien y, además, pueden ser perjudiciales para su desarrollo, así que deberás contar con otras estrategias.


Aunque aún no ha entrado en la preadolescencia o pubertad, ya que se considera que la edad de inicio son los 9 años, sí es posible que tu hijo comience a adoptar ciertas actitudes y comportamientos mas adultos o que se haga ciertas preguntas relacionadas con temas como el sexo o la reproducción humana, por lo que es importante que estéis preparados para responder a sus dudas.


¿Cómo criar a un niño de 8 años?


- Para fomentar sus relaciones sociales y ayudarle a crear su grupo de amigos, es importante que pueda quedar por las tardes con sus amigos para jugar fuera del colegio, podéis quedar cada fin de semana en una casa o turnaros para llevarlos al cine o a hacer actividades diferentes más de “mayores”.


- No dejes que llegue a la adolescencia para empezar a hablarle de temas más delicados como el sexo, el alcohol o las drogas. Es importante que le hables de estos temas importantes para que le vayas preparando, sobre todo ahora que todavía tiene confianza contigo para preguntarte sus dudas.


- Demuéstrale afecto a menudo. Puede que en público ya no le guste que le des besos y abrazos, acéptalo y reserva todas tus muestras de cariño para cuando estéis en casa tranquilos. No hagas que esos pequeños desplantes, propios de la edad, acaben con tus muestras de cariño, ya que siguen siendo importantes para él.


- Ayúdale a fomentar su responsabilidad y su autonomía dejándole tomar sus propias decisiones en cuestiones como la ropa, las actividades extraescolares, los amigos, etc.


- Fomenta el respeto y la empatía en tu hijo, así como valores esenciales como la amistad, la solidaridad, el valor, la amabilidad… para que tu hijo se vaya convirtiendo en una buena persona que se preocupa por los demás y por hacer de este un mundo mejor.


- Ayúdale a establecer y conseguir metas alcanzables para fomentar su autoestima y que no depende del reconocimiento de los demás.


- Las reglas son fundamentales para todos, pero debes ir adaptándolas a su edad y su madurez. Algunas reglas serán las mismas siempre, pero otras no pueden ser iguales que las que teníais cuando tenía 4 años. Tu hijo debe conocer las reglas y normas en cada momento, así como las consecuencias si las infringe. Nunca le grites ni le pegues, son modos inaceptables de educar y perjudiciales para el desarrollo del chico.


- Ayúdale en sus deberes y estudios, pero no te conviertas en su agenda ni hagas las tareas por él. Es necesario que sea responsable de sus estudios y que sepa lo que debe hacer en cada momento. Si notas que tiene problemas en alguna asignatura, habla con sus profesores y ponle un profesor particular si es necesario.


- Felicítale y elógiale por cada logro, avance y buen comportamiento que tenga para que se sienta feliz y orgulloso de sí mismo y potenciar así su buen comportamiento.


- Si tu hijo es muy agresivo, presenta problemas de conducta o no obedece, quizá sea momento de buscar ayuda psicológica para que estos comportamientos se corten antes de llegar a edades más complicadas.


- Evita que la palabra que más escuche sea “no”. Existen otras maneras de negar algo que no sea viable o que pueda ser peligroso. Explícale el porqué de tus decisiones para que no piense que son arbitrarias o para fastidiarle y, valora cada vez, si es posible conceder sus deseos o no, ya que puede que haya veces que lo que pida no sea tan descabellado. No digas “no” por costumbre.


- Aunque ya son menos habituales, tu hijo todavía puede sufrir un berrinche, ya que el control de las emociones continúa su maduración. En esos casos, debes mantener la calma y dejarle claro que, hasta que no se calme, no podrás hacerle caso.


- Nunca le hagas amenazas falsas o que no puedas cumplir, ya que ya es lo suficientemente mayor como para saber que vas de “farol” y perderás credibilidad ante él.


- Fomenta la relación con él, pasad mucho tiempo juntos, contaros cosas y secretos personales, haced actividades divertidas en familia… aprovecha estos años que quedan de infancia de tu pequeño. 


Fuentes:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Domènech, Montse (2015), Edúcame bien, Ed. Plaza & Janés.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×