×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo actuar ante niños que se pegan?

¿Cómo actuar ante niños que se pegan?

¿Hay que separarlos? ¿Dejar que se peguen mientras no se estén haciendo daño? ¿Castigar a ambos o al que ha empezado? Cuando ves a dos niños pegándose, especialmente si uno es tu hijo, no siempre sabes de qué manera actuar para solucionar el problema y enseñarles que no se deben pegar nunca más.

Publicidad

Las peleas entre niños pequeños están a la orden del día. Todavía no saben expresar bien sus sentimientos o su enfado y, cuando algo o alguien los molesta, en vez de decirlo o buscar una solución pacífica, recurren a los golpes, empujones, mordiscos y arañazos. Algo que, aunque es habitual y normal, no se debe dejar pasar ya que hay que enseñar a los niños desde pequeños que no se debe recurrir nunca a la violencia para solucionar los problemas.


Pero, además, es posible que no sepas bien cómo debes actuar cuando se están pegando: si debes separarlos o no, buscar al culpable, castigar a ambos… Estos consejos pueden ayudarte a saber cómo actuar en una circunstancia así.


- Los conflictos entre niños de la misma edad y en las mismas condiciones los deben resolver ellos solos. Cuando los adultos se meten por medio, normalmente lo único que hacen es empeorar el asunto porque trasladan a la esfera de los adultos los problemas de los pequeños, que generalmente tienen una perspectiva diferente.

No te puedes perder ...

Y tambien:


- Solo deben intervenir los padres cuando se trate de un hecho repetitivo, que esté afectando de forma seria al niño o si pueden hacerse daño.


- Si ves que no saben cómo superar sus problemas o que la pelea no cesa, sepárales y hazles ver que así no encontrarán una solución. Cuando se tranquilicen, deben explicar lo que les ha molestado a cada uno para que así puedan ponerse en la piel del otro y buscar juntos una solución.


- Desde pequeños hay que enseñar a los niños a ser asertivos y saber decir lo que piensan, sienten y quieren, pero sin enfados ni imposiciones.


- Debes darles opciones y enseñarles a resolver sus problemas sin recurrir a la fuerza ni a las peleas. Ayúdales a buscar soluciones al problema sin discutir, hablando y pensando qué se puede hacer.


- Escucha a ambos y permite que se expliquen. Muchas veces los conflictos continúan porque la gente no sabe escucharse ni decirse las cosas de manera pacífica.


- No busques quién empezó primero ni culpables; ambos lo son por el hecho de haber continuado la pelea, la empezara quien la empezara. No debes tomar partido, sino mediar para que se escuchen el uno al otro y solucionen sus problemas.


- Cuando estéis en casa, enseña a tu hijo a negociar para conseguir lo que quiere sin tener que pelearse por ello. Debe entender que muchas veces hay que ceder y que no tiene que imponer sus deseos a sus amigos.


- No castigues a tu hijo en el parque ni le dejes en ridículo delante de sus amigos. Si sigue portándose mal, lo mejor es iros a casa y, una vez allí, que le expliques lo que ha hecho mal y cómo comportarse la próxima vez, además de castigarle si lo consideras necesario.


- Es importante que tu hijo aprenda a tolerar la frustración para que no sucumba constantemente a las peleas.


- La empatía también es un valor fundamental para evitar las peleas ya que ponerse en la piel del otro es esencial para no dañarle ni pegarle.


- Es importante que el niño aprenda de vosotros a resolver sus conflictos sin peleas. Si os ve pelear entre vosotros o pegaros con gente en la calle cuando tenéis alguna discusión, reproducirá ese comportamiento con sus amigos.

 

Fuente: Álava, Silvia, Queremos que crezcan felices, Actitud de comunicación.


Fecha de actualización: 30-11-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.