¿Hasta qué edad no pagan los niños en el cine?

¿Hasta qué edad no pagan los niños en el cine?
comparte

Muchos padres y madres consideran que ir al cine es una actividad de ocio maravillosa para realizar en familia. Aunque muchas veces se duda de si los peques pagarán la entrada normal como los adultos, si existe algún descuento para ellos dependiendo de la edad que tengan o de si no pagan entrada hasta una determinada edad. 

Pues bien, esto varía dependiendo de cada cine. No todos funcionan de la misma manera, aunque por norma general los niños menores de tres años no pagan entrada, pero el resto de niños sí debe hacerlo. La mayoría de los cines establecen que hasta los tres años de edad el niño no paga entrada aunque ocupe asiento. Si el pequeño se sienta en una butaca, y tiene más de tres años, deberá pagar entrada aunque su precio siempre será inferior al precio que paga el adulto por la suya.


Por norma general, cuando accedemos a la cartelera de las películas para comprar las entradas de cine nos encontramos distintas categorías: entrada normal/adulto, joven, niño y senior. Con esto nos damos cuenta de que la edad del niño es independiente ya que se paga el precio de la tarifa de niño en el momento en que se compra la entrada al igual que la del adulto.

 

Es cierto que lo más habitual es acudir con tu hijo a ver películas infantiles que podrá ver completas y ocupará, por tanto, un asiento. Por ello, el niño pagará entrada pero con una tarifa reducida. En el caso de algunos cines, la tarifa niño se limita a los diez años. En otros casos, figura hasta los trece. Una vez que cumplan la edad máxima que los permite beneficiarse de la tarifa de niño, deberán pagar el mismo precio de entrada que los adultos.

¿Hasta qué edad hacen siesta los niños?

¿Hasta qué edad hacen siesta los niños?

La hora de la siesta es la famosa hora de recargar pila para el resto del día y es vital que un niño la tome. Sin embargo, llegará el día en el cual se tenga que limitar el otmar siestas debido al desarrollo y crecimiento del niño. Además, tendrá que ir aprendiendo a organizar su día, tener responsabilidades y aprender a cumplir con sus tareas.

 

En la mayoría de los casos, si se trata de películas infantiles, la entrada será más reducida para todas las categorías. A veces, cuando se seleccionan determinadas  películas, solo se pueden marcar dos categorías: adulto y senior. Esto también depende de cada cine. Esto quiere decir que si se trata de una película normal, el precio de la entrada para el adulto es igual al precio de la del niño.

 

Además, en algunos cines también podrás disfrutar de determinadas ofertas como el Pack familia, en el que tanto los pequeños como los adultos podrán disfrutar de su película favorita con un precio más bajo. El precio de las entradas ya no será un inconveniente para ir al cine con los peques.

 

Es cierto que a la hora de ir al cine con ellos, también surgen otras dudas como: ¿aguantarán viendo la película completa? ¿Llorarán? ¿Desearán levantarse para ponerse a jugar?


No se puede delimitar una edad mínima para que los niños entren o no al cine, ya que esto varía dependiendo de cada niño, pues no todos pueden ver durante tanto tiempo una película, estar a oscuras o permanecer tranquilos y callados. Por eso, es aconsejable dejar correr y jugar libremente a los niños antes de entrar en la sala, llevar agua y comida, e ir al servicio antes de entrar para no tener que salir de la sala en mitad de la película. Además, es bueno explicar a los niños lo que es el cine, el porqué de esas luces y sonidos fuertes que escucharán y decirles los motivos por los que no se puede hablar ni gritar en el cine. Seguro que estas pautas permitirán disfrutar mejor de la película.

 

Sabemos que estos inconvenientes al ir al cine con los niños son habituales, pues no están acostumbrados a estar durante más de una hora quietos frente a una pantalla sin hablar y, por este motivo, algunas salas de cine han incorporado una sala infantil con asientos especiales pensados para niños y familias con tumbonas en primera fila y un espacio de juego del que podrán disfrutar antes y durante la pequeña pausa que hay durante la película. La entrada está permitida a niños y niñas entre 0 y 13 años, que deberán ir acompañados al menos de un adulto.


Ahora la edad ya no es ningún problema, sino que se convierte en una condición indispensable para llevarles a ver una película. No lo dudes, y disfruta de una buena película en familia sin ningún temor.


Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×