Cambios en niños de 4 a 5 años

Cambios en niños de 4 a 5 años
comparte

Durante los primeros años de vida de un niño los cambios en su crecimiento físico y en su desarrollo mental soy muy notables. Durante esta etapa se puede comprobar que, si se está teniendo un crecimiento adecuado, el niño estará sano y feliz.  

Los niños con 4 años son bastante independientes, ya tienen un buen control de su cuerpo y fuerza suficiente para valerse por sí mismos. Esto deriva en que sean capaces de realizar tareas tan cotidianas como lavarse las manos o recoger sus juguetes de manera autónoma. Además, ya sienten cierta seguridad que hace que no tengan miedo a la hora de realizar alguna acción o encontrarse en situaciones nuevas. Algunos de los avances más notorios a esta edad son:


1. Ya muestran sus propias preferencias y gustos, la ropa, el peinado, las amistades, etc., por lo que querrá elegirlas por propia voluntad.

2. Como ya son más conscientes del mundo que les rodea harán muchas preguntas sobre todo lo que les llame la atención y despierte su curiosidad.

3. Además, ya tienen un nivel de pensamiento y de comprensión más desarrollado, por lo que son capaces de clasificar las cosas por colores, números o formas. A su vez, su capacidad comunicativa es bastante más fluida e intentarán narrar los hechos que le hayan ocurrido, por ejemplo, su día en el colegio.

4. Es capaz de ubicarse espacial y temporalmente, distingue lo que es dentro, fuera, arriba y abajo, así como diferenciar las diferentes partes del día.

5. Su capacidad motriz está más desarrollada permitiéndole bajar y subir escaleras con más facilidad y participar en juegos de competición adaptados a su edad.

Durante este periodo de su vida los niños suelen mostrar bastante inestabilidad emocional. Es una etapa complicada para ellos y para los padres. Los pequeños querrán desafiar a sus padres e imponer sus deseos, lloran y se ríen sin motivo aparente, incluso volviendo a las rabietas y berrinches. Los padres deben tener mucha paciencia y el control de las distintas situaciones que afectarán a los niños en el día a día.

La capacidad de comprensión a esta edad no deja de ser limitada y siempre querrán saber el por qué de las cosas, “¿por qué no me compras ese juguete?”, “¿por qué no me das helado?”, “¿por qué me echas la bronca?”, necesitan respuesta para todo. La misión de los padres es ayudarles y responderles siempre con la verdad para que poco a poco comprendan las cosas por sí mismos y aprendan a pensar y tener su propia visión del mundo.

Pedagogía Montessori aplicada a niños de 1 a 2 años

Pedagogía Montessori aplicada a niños de 1 a 2 años

En un artículo reciente vimos cuáles eran los principios de esta pedagogía cuya base es adaptar el entorno de aprendizaje al nivel de desarrollo de cada niño para que consiga potenciar todas sus capacidades, observándole y guiándole en cada momento de la manera más adecuada. Si quieres aplicar esta pedagogía a la educación de tu hijo, te damos unas cuantas ideas que puedes llevar a cabo en casa para niños de 1 a 2 años.


Por otro lado, cuando un niño llega a los 5 años los cambios que experimentará no serán únicamente físicos o mentales, comenzará una etapa de cambios afectivo-emocionales. Aunque parezca increíble, de un año a otro los cambios son muy notables, a esta edad la rebeldía de las etapas anteriores deja de manifestarse casi por completo. La confianza y el aprendizaje que han adquirido derivan en que su comportamiento sea más respetuoso, comprensivo y disciplinado.


En esta etapa su capacidad de razonar está muy desarrollada acercándose a la de los adultos, todo ello relacionado con sus preocupaciones y el mundo que le rodea. Hablan con fluidez y preguntan más que antes. Quieren ser mayores y por ello su forma de ser tiende a ser más equilibrada y realista, intentando parecerse a los adultos.


Con 5 años los niños tienen mucha curiosidad, sobre todo por sí mismos y su familia. Algunos de los temas que les causarán mayor inquietud son la muerte, el universo e, incluso, algunos más transcendentales como de dónde venimos. Algunos padres cometen el error de evitar estos temas y decirles que de eso no se habla, sobre todo con el tema de la muerte. El cometido de los padres es enseñarles y ser sus guías en el mundo, no hay temas que evitar, pero sí muchos temas que enseñar. Tratar estas cosas con naturalidad es clave para que los niños lo comprendan y lo asuman como parte de la vida.


El resultado de las etapas anteriores hace que su capacidad motriz y física este muy desarrollada. Comienzan a ser ágiles ya que su capacidad de movimiento se lo permite, andar en bicicleta, montar en patines, bailar, cantar, etc., son actividades que pueden hacer con bastante facilidad. Pero no solo han mejorado su coordinación motora, su motricidad fina también, por lo que pueden utilizar tijeras, manejar lápices o realizar algunas tareas en casa, como hacer su cama, con una buena precisión.  


Todo esto son generalidades, hay que tener en cuenta que cada niño lleva su propio ritmo y que forzar las cosas nunca es positivo. Aunque el pequeño no realice estas actividades o tenga todos estos comportamientos no significa que algo vaya mal, con el tiempo lo hará por sí solo de manera natural. 


Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×