×
  • Buscar
Publicidad

Cambios en niños de 10 a 12 años

Cambios en niños de 10 a 12 años

Los cambios que se producen durante el crecimiento de los niños y las niñas son muy notorios, tanto los físicos como los psicológicos y cognitivos. Pero, uno de los cambios más significativos es el que se produce cuando se pasa de la niñez a la preadolescencia. Este cambio suele darse entre los 10 y los 12 años, aunque no todos los niños lo experimentan al mismo tiempo.

Publicidad

Estos experimentan los cambios al mismo tiempo, el ritmo de desarrollo es distinto y durante esta nueva etapa estas diferencias se marcan aún más. Asimismo, es necesario tener presente que los cambios que se darán en esta etapa van más allá de los físicos porque también experimentarán cambios emocionales, intelectuales y sociales.

 

Los cambios físicos que experimentan los jóvenes en esta etapa han alcanzado cierta madurez y proporción. Sobre los 10 y los 11 años ya se pueden notar algunos cambios físicos en las niñas que se están convirtiendo en “preadolescentes”. Los niños tardarán aproximadamente un año más en comenzar a entrar en la pubertad.

 

Las niñas, por ejemplo, notarán cambios en su pecho ya que entre los 8 y los 13 años es el momento en el que aparece el botón mamario bajo la zona del pezón. Desde ese momento el pecho seguirá creciendo hasta que alcance su tamaño definitivo. También comienza a aparecer el vello púbico y en el resto del cuerpo también, como en la zona de las axilas. Por último, la forma del cuerpo comienza a cambiar, redondeándose la zona del abdomen y las caderas. Otros de los cambios que se producen son la aparición del acné, el aumento de la grasa en el pelo, y los cambios en el sudor y el olor corporal.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Por otro lado, los niños comienzan a notar los cambios físicos a los 11 años, aunque algunos se pueden adelantar a los 9. Durante estos años los testículos comienzan a crecer, la zona se oscurece y la piel cambia su aspecto. A su vez, el pene también aumenta de tamaño y comienza a producir esperma. El cuerpo de los jóvenes comienza a segregar una mayor cantidad de hormonas, lo que puede producir posibles erecciones espontáneas. Al igual que a las chicas también les aparece el acné, el olor del sudor cambia y comienza a aparecer vello en diferentes zonas del cuerpo como la cara y los genitales. Su cuerpo también cambia, crecen en altura y su musculatura se desarrolla. Además, se producen cambios en su voz volviéndose esta cada vez más grave y profunda.

 

Con respecto a los cambios emocionales estos se producen más a la par. Tanto los niños como las niñas se vuelven más ruidosos y habladores, aunque los niños tienden a ser más traviesos. Se nota mucho la diferencia entre aquellos que siguen con una mentalidad más infantil, y los que han comenzado ya la madurez y los cambios de la cercana adolescencia. Pueden sufrir altibajos emocionales, pero no tienen mucha duración en el tiempo. 

 

En relación ya a los cambios intelectuales, no suele existir diferencia entre los niños y las niñas. Durante estos años alcanzan un nivel bastante alto en su inteligencia y si no existen factores que compliquen su aprendizaje pueden tener un alto rendimiento escolar. A partir de la última etapa de la educación primaria es cuando comienzan a aparecer los suspensos en la vida de los escolares, generalmente debido a la falta de dominio de las destrezas básicas. En este punto influyen los hábitos de estudio que posean y se les hayan inculcado en los hogares. Además, es el momento idóneo para el surgimiento de lectores empedernidos, dominan la lectura y no existen factores externos que la dificulten.

 

Por último, los cambios sociales que experimentan los niños y las niñas a esta edad están bastante relacionados con la futura adolescencia. Es la época donde se crean las pandillas de amigos, pudiendo sufrir aislamiento si no se han integrado en algún grupo. Las chicas comienzan a darle importancia a la opinión de sus compañeras y se aprecian fuertes diferencias en función de su desarrollo y educación. La autonomía de cada joven comienza a hacerse notar y las influencias externas, como los programas de televisión que ven, afectan fuertemente a su comportamiento. Las niñas tienden a convertir a su pandilla en un grupo exclusivo al que no todas pueden tener acceso, y los niños suelen ser más abiertos en ese sentido y al compartir, por ejemplo, gustos por diferentes deportes, ser más permisivos.

 

Antes de que lleguen a esta etapa de sus vidas es importante que los padres y las madres les hayan inculcado los valores y los comportamientos adecuados. En el caso de la educación, es necesario que desde pequeños se les enseñen unos hábitos de estudio que les ayuden a aprender y a sacarle el mayor rendimiento a los conocimientos que adquieran.

 

Marcarles un horario de trabajo por las tardes para que se convierta en una rutina es una buena manera de ayudarles. Eso sí, este debe ser compatible con sus actividades extraescolares y con su tiempo libre. Todo ello será fundamental para cuando comiencen sus estudios en la Educación Secundaria en unos años.

 


Fuentes:

Asociación Española de Pediatría (AEPED).

 

Fecha de actualización: 19-06-2019

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.