¿A qué edad empieza la menstruación?

¿A qué edad empieza la menstruación?
comparte

La menstruación (o menarquia) es un proceso tanto cíclico como fisiológico de las mujeres sexualmente maduras que ocurre con una cadencia media de 28 o 29 días. Forma parte del ciclo sexual femenino preparando a la mujer para un posible embarazo cada mes.

El flujo sanguíneo procedente del útero que durante algunos días de cada mes expulsamos las mujeres de forma natural también se conoce con el nombre de periodo o regla. Esta se produce en la última fase del ciclo menstrual, en la fase postovulatoria, cuando se desprende el endometrio que se había ido engrosando para recibir, implantar y nutrir al óvulo fecundado. Normalmente dicho fluido sale por la vagina durante un promedio de entre tres y siete días.


Previo a la menstruación y en la fase de la pubertad irán apareciendo una serie de cambios físicos que nos indicarán el inicio de esta. La fase de la pubertad hace referencia al periodo de la vida de una persona en el que se desarrollan los caracteres sexuales secundarios y se alcanza la capacidad de reproducción. Esta constituye la primera fase de la adolescencia y el paso de la infancia a la edad adulta. Normalmente es entre los 10 y 15 años, aproximadamente, cuando se produce el inicio de la pubertad en ambos sexos. Además, hay que tener en cuenta que a la pubertad no solamente le sigue la menstruación, sino también algunos cambios, sobre todo físicos, que se producen entre los 8 y los 16 años (aproximadamente) en el caso de las chicas.

No te puedes perder ...


La complicidad es importante


Es cierto que a pesar de que habitualmente las niñas y adolescentes suelen reaccionar de una forma bastante favorable ante la primera aparición de su regla, la gran mayoría de ellas se sorprende, pues esto les suele causar un gran impacto. Por eso es muy importante que en esos momentos reciba el apoyo de su madre. La llegada de la primera menstruación es una etapa de cambios que deben ser compartidos siempre con una madre, por lo que siempre tiene que haber confianza, respeto y complicidad entre ambas.


La edad de la menstruación varía de una adolescente a otra y por eso nunca se sabe exactamente en qué momento llegará, pero cuando aparezca por primera vez lo que se debe tener claro es que la madre siempre tendrá que estar ahí para ayudar a que este proceso de cambio tan importante sea lo más natural posible para su hija.


Normalmente en torno a los 11 o 12 años es cuando suele aparecer la primera menstruación, sin embargo, en algunas ocasiones esta puede ser algo más temprana y llegar, por ejemplo, a los nueve años o retrasarse incluso hasta los dieciséis. No obstante, aparezca antes o después, lo fundamental es tener una conversación con ella para hablarle sobre la pubertad, la menstruación y los cambios que va a ir experimentando tanto ella como su cuerpo. De esta forma, cuando llegue el momento, una y otra estarán preparadas para este proceso natural por el que pasa toda mujer y que implica una serie de consecuencias.


Es importante mencionar algunas de las cosas que implica “tener la regla” cuando se hable con ella por primera vez. La aparición de dolor en los pechos, en la zona de los ovarios o en la cabeza son algunos de los primeros síntomas que puede notar. También la hinchazón que sentirá cuando tenga la regla (o unos días antes) y la aparición de los posibles cambios de humor durante esos días. Es cierto que, aunque no todas las adolescentes sufren los mismos síntomas e incluso muchas de ellas no llegan a sufrir ninguno, siempre deben ser conscientes de ellos para que los puedan reconocer a la perfección y puedan comenzar también a conocer su cuerpo.


Además, hay que explicarles que unos días antes de que llegue la regla habrá que ir a comprar compresas o tampones. Normalmente, cuando son más pequeñas hacen un mayor uso de las compresas porque estas les resultan más cómodas, y a medida que van creciendo y sobre todo cuando les toca irse de vacaciones empiezan a usar el tampón. Tanto uno como otro son recomendables, pero siempre respetando sus horas en el caso, sobre todo del tampón ya que, si pasan más de ocho horas, existe el riesgo de padecer alguna infección bacteriana. Por eso lo ideal es cambiarlo entre las cuatro y las seis o siete horas.


Con todo ello lo que está claro es que resulta indispensable que la adolescente conozca bien su ciclo menstrual para cerciorarse del aumento de las posibilidades de fecundación a la hora de querer prevenir el embarazo. En multitud de ocasiones lo que sucede es que muchas de ellas no conocen su fase ovulatoria y es por eso por lo que resulta mucho más fácil, por ejemplo, quedarse embarazada cuando sé es todavía una adolescente.


Y es que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) “más de un centenar de niñas con 15 años o menos son madres cada año”. Sin duda, una cifra excesivamente elevada para niñas que todavía no están capacitadas para ser madres. Por todo ello, los expertos recomiendan una educación sexual más temprana, coherente y en igualdad, pero también un papel más activo por parte de todos los padres y madres hacia el diálogo.


Te puede interesar:
Los test de inteligencia para niños tradicionales no son útiles para la identificación de las altas capacidades. Si se sospecha que un niño las tiene se recomienda acudir a un especialista que pueda realizar las pruebas precisas.


Fecha de actualización: 25-05-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>