• Buscar
Publicidad

Dermatitis en niños por el uso de la mascarilla

Dermatitis en niños por el uso de la mascarilla

No cabe duda de que las mascarillas se han convertido en un complemento obligatorio en el día a día en este pandemia y tanto niños como adultos han de llevarlas, aunque la obligatoriedad depende también de la edad que estos tengan. Aunque el problema real no viene ya del uso o no de la mascarilla obligatorio “a tal edad” sino a los efectos tras llevarla durante todo el día puestas. ¿Qué pueden provocar las mascarillas en la piel de los más pequeños?

Publicidad

Índice

Los dermatólogos desde hace ya unos meses vienen observando que un elevado número de pacientes (adultos y niños) llegan a sus consultas con problemas de la piel derivados del uso de las mascarillas. Lo más habitual son los granitos, el exantema o eccema, la irritación o la dermatitis de contacto en zonas de la cara, la nariz, las mejillas o bien detrás de las orejas. No obstante, al tener los niños una piel bastante más delicada y sensible que los adultos son bastante más propensos a sufrir este tipo de efectos y, como consecuencia también, una posible dermatitis.
 

¿Qué es la dermatitis?

La dermatitis es una irritación de la piel. Una afección común que tiene muchas causas y que se presenta de muchas formas. Normalmente esta implica piel seca con comezón o un sarpullido en la piel ya hinchada o algo enrojecida. La mayoría de los tipos de dermatitis, además, causa sequedad y comezón en la piel, pero también un sarpullido en la cara, al interior de los codos y detrás de las rodillas. También en ocasiones en las manos y en los pies.

Esta supone una especie de erupción cutánea rojiza que produce picazón y prurito y que aparece por contacto directo con una sustancia o bien por una reacción alérgica a esta. Dicha erupción no es contagiosa ni pone en peligro la vida del menor, pero sí podría ser bastante molesta. Existen, no obstante, distintos tipos de dermatitis y hay que saber diferenciar unos de otros. Estos son:

- la dermatitis herpetiforme

- la dermatitis ocre

- la dermatitis alérgica

- la dermatitis exfoliativa

- la dermatitis seborreica

- la dermatitis atópica

Estas dos últimas, en concreto, la dermatitis atópica y la seborreica, son las que se producen en niños por el uso de las mascarillas quirúrgicas imprescindibles en su día a día.
 

¿Cómo se cura la dermatitis?

El tratamiento como tal de la dermatitis consiste sobre todo en tener en cuenta algunas recomendaciones como son:

- humedecer la piel

- utilizar antiinflamatorios y antipruriginosos de venta libre

- aplicar un paño húmedo y fresco

- tomar un baño tibio

- utilizar champús medicados

- evitar frotar y rascar la piel

- usar emolientes
 

¿Por qué se produce la dermatitis en niños por el uso de la mascarilla? ¿Se puede prevenir?

Pues bien, lo cierto es que el empleo de mascarillas, sobre todo si es en periodos cortos de tiempo como, por ejemplo, salir a dar un paseo, no debería producir en realidad ningún problema de salud en la piel y por ello los cuidados habituales han de ser los mismos. Además, los materiales de los que están hechas producen alergia con muy poca y baja frecuencia. Sin embargo, puede ocurrir en algunas ocasiones.

El empleo de la mascarilla puede facilitar la aparición de un brote de un menor que ya padecía dicha afección cutánea como bien podría ser una dermatitis atópica y una dermatitis seborreica, aunque es más probable en casos de utilizar mascarillas que producen oclusión y sellado como son las de protección individual tipo FPP2 o FPP3. Y, aunque sí resulta bastante más complicado que haya irritación o dermatitis por el roce de las mascarillas quirúrgicas o de algodón, no es algo imposible. Eso sí, lo que está claro es que la situación es distinta, el ajuste no es tan perfecto y esta no molesta tanto.

Y si esto ocurre lo mejor será seguir el tratamiento pautado de forma general por su pediatra o experto en dermatología y medicina (y que dependerá, por supuesto del tipo de enfermedad que el niño padezca) y limpiar la piel diariamente evitando, eso sí, el agua que esté demasiado caliente, y utilizando geles sin perfumes. También es fundamental secar la piel con algodón sin frotar para evitar las heridas y proteger la piel del sol.

Por todo ello, para aliviar todas las posibles molestias desde la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomiendan el uso de cremas hidratantes acordes a la edad y al tipo de piel del menor y como ya veíamos lavar siempre la cara con agua templada y limpiadores suaves no jabonosos que lo único que pueden hacer es irritar la piel aún más.
 

¿Qué dicen los expertos al respecto?

Algunos expertos de la Asociación Española de Pediatría (AEP) aconsejan actuar de la misma forma que se hace con la ropa que se pone a los niños, es decir, evitando aquellos tejidos o materiales que irritan la piel y probando hasta dar con el tipo de mascarilla que mejor se adapta a este. Por tanto, si un menor tiene dermatitis atópica y se evitan ciertos tejidos que le producen irritación, lo mismo se debe hacer con la mascarilla, es decir, probar con distintos tipos para comprobar cuál no le produce alergia ni le irrita la piel.

Asimismo, recuerdan en relación con el uso seguro de las mascarillas en los niños elegir siempre las que estén homologadas y las adecuadas al tamaño de la cara del niño. Cambiarlas periódicamente según las instrucciones del fabricante o cuando estas estén mojadas. Y, finalmente, en el caso de que la irritación no mejore o que el menor se queje constantemente del picor que esta le produce, consultar con el pediatra por si fuera necesario otro tipo de tratamiento.

Por otro lado, algunos expertos dermatólogos aseguran que es fundamental también seguir algunas recomendaciones como estas:

- Evitar los textiles sintéticos. Si se opta por mascarillas de tela mejor buscar opciones en fibras naturales como el algodón y, preferiblemente blanco, que no haya sido impactado con pinturas ni con proceso químicos porque es menos alergénico y facilita más la transpiración.

- Vigilar el entalle. La mascarilla debe ajustarse apropiadamente al rostro, pero no puede quedar apretada. Si ya el pequeño tiene irritación facial se puede agravar y, si no la tiene puede desarrollar dermatitis de contacto por la fricción.

- Estar alerta con el detergente. Las mascarillas de tela deben lavarse o exponerse a altas temperaturas después de cada uso, pero hay que estar alerta al tipo de detergente que se utiliza para limpiarla, procurando que este tenga la menor cantidad de químicos.

- No utilizar productos irritantes. Lavar la piel del niño con un jabón suave.
 

¿Qué hacer si está húmeda la mascarilla de tu hijo?

Las mascarillas quirúrgicas o de algodón pueden humedecerse en el caso de que, por ejemplo, estos las lleven muchas horas puestas, si se habla mucho a través de ellas o al hacer deporte. Por eso, si notas que la mascarilla de tu hijo se ha humedecido mejor quítasela y pon una seca. Además, ten en cuenta que una mascarilla húmeda no cumple con su función y es mucho peor para la piel pues las condiciones de alta humedad y temperatura creadas localmente por su respiración favorecen algunos problemas.

Finalmente, hay que tener en cuenta que en el caso de utilizar, por ejemplo, mascarillas de algodón lo mejor será lavársela al final de cada día para que su delicada piel siempre esté en contacto con una mascarilla limpia y puedan así minimizarse los riesgos de reacciones.


Fuentes:

Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV)

Asociación Española de Pediatría (AEP)

Fecha de actualización: 13-01-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×