¿Cómo afecta un cambio de casa a un niño?

¿Cómo afecta un cambio de casa a un niño?
comparte

Mudarse a otra casa puede afectar más o menos al niño según cómo sea el cambio, es decir, no es lo mismo mudarse a una casa en el mismo barrio que irse a otra zona de la ciudad o incluso a otro municipio. La edad también influye mucho en cómo lleve el niño la mudanza.

Los cambios son normales en nuestra vida y, a lo largo de toda la infancia y adolescencia de un niño, es normal que tenga que cambiarse de casa una o más veces por diversos motivos, como cambios de trabajo de los padres, la casa se queda pequeña, etc. Sin embargo, no todo el mundo lleva bien los cambios, y algunos niños pueden sufrir cambios en el comportamiento o regresiones al tener que abandonar la casa en la que han vivido muchos años para irse a una nueva.


Por supuesto, el impacto será mayor si el niño tiene más de 3 años (los bebés menores de esta edad pronto olvidarán la casa antigua y es poco probable que la mudanza los afecte), si el cambio es a una casa peor (más pequeña, sin jardín, sin piscina, etc.) o si la mudanza implica un cambio de barrio que lleve aparejados otros cambios como un nuevo colegio, dejar atrás a los amigos, etc. En este último caso, es probable que el niño no lo lleve nada bien y se resista a la idea mostrándose agresivo, enfadado, desobediente…


En cuanto a los principales síntomas negativos que puede presentar un niño tras un cambio de casa encontramos:

Situación del sistema educativo español. Opina el Defensor del Pueblo

Situación del sistema educativo español. Opina el Defensor del Pueblo

El pasado marzo el Ministerio de Educación presentó un Anteproyecto de Ley Orgánica de Educación, abriéndose el proceso de consulta a los organismos preceptivos y el debate con los responsables sociales y educativos. Independientemente de las polémicas políticas, muchos padres muestran su preocupación por la situación del actual sistema educativo.


- Regresiones, es decir, volver a hacerse pis cuando ya controlaba los esfínteres, pedir de nuevo el chupete, pronunciar mal, solicitar brazos, etc.


- Cambios bruscos de comportamiento: portarse mal y desobedecer en casa y en el colegio, gritar o insultar a los padres, mostrarse agresivo o triste, etc.


- Fracaso escolar: sacar malas notas, no hacer los deberes, suspender, etc.


Como decíamos, estos cambios son más habituales en niños mayores de 3 años, sobre todo en adolescentes, y cuando el cambio de casa implica un cambio de barrio o ciudad. Por el contrario, si el cambio de casa es a mejor (una casa más grande, en la que el niño tenga habitación propia y piscina, por ejemplo) y continúa en el mismo barrio, cerca de la casa antigua, yendo al mismo centro escolar y continuando con sus amigos y actividades, el niño llevará bien la mudanza e incluso estará encantado con ella, sin mostrar ninguno de los problemas anteriores.


¿Cómo ayudarle a sobrellevar la mudanza?


- Es fundamental que no le ocultes nada al niño y que, en cuanto sepáis que os tenéis que mudar de casa, se lo contéis vosotros mismos antes de que se entere por un tercero.


- Explicadle los motivos reales por los que os tenéis que mudar, que entienda que no es un capricho y que ni mucho menos lo hacéis para fastidiarle o amargarle la vida.


- Estad preparados para sus negativas, quejas, preguntas y gritos. No perdáis la calma y dejad que se desahogue. Poco a poco irá haciéndose a la idea.


- Si el niño es pequeño, lo más importante es que os mostréis tranquilos. Si os nota nerviosos, se alterará. Pero si siente que nada malo pasa, estará tranquilo y se adaptará enseguida a su nueva casa.


- Debéis tener una actitud positiva y alegre ante el cambio, aunque a vosotros tampoco os apetezca mudaros. Si el niño os ve enfadados o tristes, difícilmente llevará bien la mudanza.


- Pedidle ayuda para elegir la nueva casa si dudáis entre varias, así se sentirá involucrado en la decisión y podrá dar su opinión. Si ha participado en la elección, aceptará mejor el cambio.


- Cuando llegue la hora de hacer la mudanza, es importante que no se pierda ninguno de sus objetos, así que empaqueta con él todo y marcad las cajas más importantes. Procura que no se pierda ni rompa nada para que todo pueda estar en su nueva habitación.


- Si os cambiáis de barrio o ciudad, id antes a visitarlo para que sepa cómo será el nuevo lugar donde vivirá, el nuevo colegio, etc. Buscad los aspectos positivos de esa nueva zona para que tenga ilusión por ir a vivir allí.


- En la nueva casa, siempre que sea posible, deja que elija su nueva habitación y la decore a su gusto para que se sienta más a gusto.


- Una vez en la nueva casa deberéis mantener los mismos horarios y rutinas y, a ser posible, que continúe haciendo las mismas actividades extraescolares para que los cambios no sean tan acusados.


- Ayúdale a integrarse y hacer amigos en el nuevo barrio o instituto para que pronto pueda salir de nuevo a jugar o quedar con gente.


- Si notas que está triste, alicaído, apático o enfadado, habla con él para que pueda expresar cómo se siente y te explique por qué. Intentad buscar juntos una solución y salida a esos sentimientos para que pueda superar el cambio.


- Si tú también te mudaste de casa de pequeño, cuéntale tu experiencia, lo que más te costó, lo que menos te gustó y las enseñanzas positivas que sacaste al respecto. Así se sentirá comprendido y sabrá que puede contar contigo.


- La mejor época para hacer una mudanza son las vacaciones de verano, ya que no afectará al curso escolar y permitirá al niño hacerse a la nueva casa antes de que comience el nuevo curso.


- Si le da miedo perder a sus amigos, hazle ver que, con las nuevas tecnologías, podrá seguir hablando con ellos a diario y verse siempre que sea posible.


Los padres representan la estabilidad para los niños, sobre todo los más pequeños, así que mientras los dos continuéis a su lado y la vida siga de manera similar, todo será más sencillo. Al fin y al cabo, los niños son más flexibles y se adaptan mejor a los cambios, aunque es cierto que con los adolescentes puede ser más complicado, por lo que deberás tener paciencia y manga ancha para que el chico pueda hacerse poco a poco al cambio y a su nuevo hogar. 


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×