¿Qué puede comer un niño con vómitos?

¿Qué puede comer un niño con vómitos?
comparte

Cuando un niño sufre un episodio de vómitos, ya sea vírico o causado por alguna otra enfermedad o problema, lo mejor es que no ingiera nada sólido hasta que los vómitos desaparezcan, aunque sí hay que darle líquidos para evitar que se deshidrate.

¿Qué causa los vómitos?


Los vómitos son la expulsión de una parte del contenido del estómago que asciende de nuevo por el esófago y sale por la boca con fuerza a causa de contracciones muy fuertes del estómago que pueden estar causadas por diversos motivos.


No hay que confundirlos con la regurgitación, muy frecuente en lactantes menores de 6 meses. En este caso, el ascenso se produce sin esfuerzo ni contracciones del estómago, se expulsa muy poca cantidad de alimento y sale sin fuerza.


Los vómitos generalmente están causados por cuadros benignos que se curan en un par de días, aunque si hablamos de bebés o niños pequeños hay que tener cuidado con la deshidratación, que es mucho más habitual en niños durante los episodios de vómitos.


Entre las principales causas encontramos:


1- Gastroenteritis. La más habitual. Una infección de origen vírico (por rotavirus casi siempre) que se acompaña de otros síntomas como fiebre, diarrea, cansancio, etc.


2- Intoxicación. La ingesta de un alimento en mal estado puede causar vómitos a las pocas horas de haberlo consumido.


3- Alergias alimentarias. La alergia a ciertos alimentos puede causar vómitos cuando el alimento llega al estómago.


4- Otras enfermedades. Infecciones de las vías respiratorias, cefaleas o lesiones en la cabeza, infecciones del tracto urinario, obstrucciones en el tracto intestinal… son muchas las enfermedades que pueden afectar a la salud del estómago y causar vómitos.


5- Mareos. Algunos niños se marean al viajar en coche, autobús, tren o barco, lo que hace que vomiten. En estos casos, lo mejor es parar, dejar que el niño se airee y se refresque y continuar.


Normalmente, los vómitos desaparecen en 1 o 2 días y no requieren un tratamiento específico (más que el encaminado a acabar con la causa). No obstante, sí es importante seguir una serie de medidas cuando un niño tiene vómitos para acelerar su recuperación, mejorar su estado y evitar complicaciones.


Medidas a adoptar ante los vómitos


- Ofrece líquidos a menudo al niño, preferiblemente agua y bebidas rehidratantes ya preparadas que se pueden comprar en la farmacia. De esta forma, evitamos la pérdida de electrolitos y la deshidratación.


- No debes darle mucha cantidad de líquido, sino sorbos pequeños muy a menudo para que el estómago lo tolere mejor y no lo vomite.


- No le des bebidas rehidratantes de adultos ya que pueden ser peligrosas para los niños y causarles una intoxicación salina por exceso de sodio. La cantidad de sodio que puede aceptar el organismo de un niño es mucho menor a la de un adulto, por eso debes darle soluciones específicas para niños de su edad.


- Evita las bebidas azucaradas que pueden empeorar los vómitos y la diarrea si la tuviera.


- No le obligues a comer si no tiene ganas, comienza la introducción de alimentos cuando tenga hambre y lo pida.


- Una vez que tenga apetito de nuevo, evita las dietas hipocalóricas porque el niño necesita recuperar las calorías y nutrientes perdidos.


- Es conveniente empezar con una dieta blanda y alimentos como cereales, pan, arroz, sopa, frutas cocidas, pollo a la plancha, pescado cocido, etc. No obstante, si la causa de los vómitos no es la gastroenteritis, el niño puede comer lo que le apetezca desde el primer momento.


- Evita los alimentos grasos, fritos o muy fuertes que pueden dañar o irritar la mucosa del estómago, debilitada tras los vómitos.


- Los yogures suelen ser una opción muy buena para combatir infecciones y reforzar el sistema inmune, sobre todo durante las primeras horas de vómitos. Pero en el caso de la gastroenteritis es mejor que los compremos sin lactosa. Además, a los niños suelen encantarles, con lo que es una buena opción.


- Existen algunos medicamentos antieméticos para los vómitos persistentes o cinéticos, pero nunca deben administrarse sin supervisión médica.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×