¿Puede un niño beber cerveza sin alcohol?

¿Puede un niño beber cerveza sin alcohol?
comparte

La cerveza sin alcohol contiene algo de alcohol, incluso la denominada 0,0, por lo que no se debe ofrecer a menores de 18 años. Además, este tipo de bebida no aporta ningún nutriente beneficioso al niño y puede asociarse al consumo de alcohol, algo nada saludable.

La mejor bebida que puedes ofrecerle a tu hijo es el agua. Los niños de entre 1 y 10 años deben beber en torno a un litro y medio de agua al día, es decir, de 4 a 6 vasos, e incrementar este consumo hasta los 2 litros en la adolescencia.

Aparte del agua, existen otras muchas bebidas que se deben tomar de manera más o menos ocasional dependiendo de los nutrientes que contengan y de otras sustancias que aporten al niño, como gas o azúcares. Por ejemplo, es necesario que los niños mayores de 2 años beban al menos 250 ml de leche al día, y también pueden tomar zumos naturales de manera bastante habitual. Sin embargo, las bebidas con gas y los refrescos se deben dejar para ocasiones especiales.


En cuanto a la cerveza sin alcohol, lo primero que hay que tener en cuenta es que todas las cervezas tienen algo de alcohol, aunque sea muy poco. Así, las cervezas denominadas sin suelen contener un porcentaje menor a 1 por cada 100 ml de volumen, es decir, suelen tener en torno a 1% de alcohol. Por su parte, las denominadas 0,0 tienen que tener menos de 0,4% de alcohol para que puedan ser consideradas 0,0, si tienen más de 0,4 pasan a ser cervezas sin. Es decir, incluso las cervezas 0,0 que se supone que no tienen nada de alcohol pueden tener un mínimo porcentaje de alcohol, por lo que no se debe ofrecer a los menores de 18 años.

¿Puede una embarazada tomar cerveza?

¿Puede una embarazada tomar cerveza?

Si hablamos de cerveza con alcohol, la respuesta es no, ya que durante estos meses se debe evitar totalmente el consumo de alcohol, muy perjudicial para el feto. Sin embargo, la cerveza sin alcohol sí se puede tomar y, además, puede ser beneficiosa para el embarazo.


Y es que el alcohol en niños y adolescentes es muy perjudicial para su salud física y mental, pudiendo causar dolores musculares, alteraciones respiratorias y gastrointestinales, hostilidad y agresividad, problemas de comportamiento, fracaso escolar y, a largo plazo, alteraciones funcionales en el cerebro, especialmente si se convierte en una adicción y cada vez se consumen mayores cantidades. El alcohol, aunque se ingiera en pequeñas cantidades, daña neuronas, sobre todo en los cerebros en formación de los chicos. Por eso, es mejor evitar el alcohol totalmente, aunque sea en pequeñas cantidades.


Por otra parte, la cerveza sin alcohol no aporta ningún nutriente útil ni beneficioso para la alimentación del niño, y puede sustituir a otras bebidas que sí son buenas, como el agua o los zumos naturales, haciendo además que el niño tenga menos apetito y consuma menos cantidades de alimentos necesarios.


Por último, otro riesgo que podemos encontrar al dar de beber a los niños cerveza sin alcohol es potenciar el consumo de mayores de las bebidas con alcohol. Diversos expertos afirman que, al contrario de lo que mucha gente cree, dar bebidas sin alcohol a los menores para que de mayores no beban alcohol no solo no consigue el efecto deseado, sino que puede inducir a los niños a beber alcohol antes, haciendo incluso que se vuelvan adictos.

Si los niños se acostumbran a beber cerveza, aunque sea sin alcohol, tendrán la percepción de que es una bebida buena que se puede consumir siempre que se quiera, lo cual les hará más sencillo dar la transición hacia las bebidas con alcohol, incluso siendo menores de edad. Y es que, aunque la compra y consumo de alcohol está prohibida en la mayoría de los países hasta los 18 0 21 años, es decir, hasta que se cumple la mayoría de edad, los datos muestran que un gran porcentaje de adolescentes prueba el alcohol en torno a los 14 años, y para muchos se vuelve la bebida habitual del fin de semana.


Para evitar y prevenir el consumo de alcohol por parte de nuestros hijos adolescentes es importante hacerles ver los peligros del consumo de este tipo de bebidas, pero también procurar beber poco alcohol delante de ellos para que no piensen que es algo bueno y, por supuesto, no ofrecerles cerveza sin alcohol.


Y es que el consumo de la cerveza sin alcohol incita a los niños a adoptar un hábito poco apropiado para su edad, haciéndoles pensar que ya pueden hacer “cosas de adultos”. Esto hará que tengan más facilidad para aceptar una bebida con alcohol más adelante. Es lo mismo que lo que pasaba antiguamente con los cigarrillos de chocolate, que incitaban a los niños a jugar a que fumaban, un hábito muy perjudicial para la salud que se debe evitar siempre, incluso en juego.


En resumen, no debes dar de beber a tu hijo cerveza sin alcohol antes de los 18 años, incluso cumplida esta edad, si puede evitarse el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los jóvenes, mejor. Ofrécele en su lugar bebidas más sanas como agua, zumos, batidos, etc. 


Fuente:

Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×