Ovulación y dolor en el bajo vientre, ¿qué hacer?

Ovulación y dolor en el bajo vientre, ¿qué hacer?
comparte

La ovulación es el proceso que se produce en la mitad de cada ciclo menstrual por el cual un óvulo (o más) es liberado de uno de los dos ovarios a la espera de ser fecundado. Si no es así, se expulsa unos 14 días después junto con otros desechos por medio de la sangre menstrual. La ovulación puede ir acompañada de ciertos síntomas, como dolor en el bajo vientre, a la altura de los ovarios.

Desde la menarquia o primera regla, hasta la menopausia, en cada ciclo ovulatorio, si no hay ningún problema, la mujer liberará un óvulo de uno de sus ovarios a la espera de ser fecundado. Este proceso de ovulación, que se produce gracias a la producción de diversas hormonas, va acompañado de ciertos síntomas, aunque no todos se producen en todas las mujeres ni en la misma intensidad. Pecho tenso, sensible y dolorido; dolor en el bajo vientre, sobre todo en el lado del ovario que ovula; aumento de la libido; flujo vaginal más abundante y gelatinoso, como clara de huevo.


Normalmente, este dolor abdominal es leve y no necesita tratamiento, ni si quiera hace falta tomarse paracetamol ni adoptar ninguna otra medida. Pero hasta un 20% de las mujeres sufren lo que se conoce como “mittelschmerz”, u ovulación dolorosa. Este dolor puede ser más o menos intenso y durar desde minutos hasta 48 horas. Además, son habituales los calambres o pinchazos leves, náuseas, ligero sangrado o dolor en la zona baja de la espalda.


Este dolor se debe a dos motivos. Por una parte, el crecimiento del folículo ovárico que expulsará al óvulo puede causar una tensión violenta en las membranas del ovario causando ese dolor localizado en el ovario que está liberando el óvulo. Por otra parte, cuando se rompe el folículo se produce un ligero sangrado que puede irritar el revestimiento abdominal y causar dolor.


Cada ciclo ovulatorio completo dura unos 28 días, aunque se considera normal que dure desde 21 hasta 35. Y la ovulación en sí dura unas 48 horas, por lo que las mujeres que tengan molestias las notarán unos dos días, aunque a veces pueden juntarse con el síndrome premenstrual y durara más tiempo.


Por lo tanto, el dolor en los días de la ovulación es algo normal y no implica ninguna patología ni enfermedad a no ser que vaya acompañado además de otros síntomas como sangrado abundante, vómitos, molestias al orinar, fiebre, etc.


No obstante, aunque no sea peligroso, sí puede ser muy molesto, sobre todo para algunas mujeres, en cuyo caso se pueden seguir los siguientes consejos:


1- Tomar analgésicos o antiinflamatorios para calmar el dolor.


2- Si el dolor es muy intenso, se puede acudir al ginecólogo para ver si considera oportuno mandar anticonceptivos orales que, al regular el ciclo hormonal, suelen eliminar los dolores que acompañan a este.


3- Ponerse calor seco en la zona por medio de una manta eléctrica, paños de agua caliente o calentados con la plancha, o darse un baño de agua calentita, durante 20 a 30 minutos cada 3 horas.


4- Debes beber mucho líquido ya que la deshidratación puede aumentar los calambres y dolores abdominales.


5- Los alimentos ricos en hierro (mariscos, carnes rojas, vísceras, legumbres, verduras de hoja verde, frutos secos), también ayudan a reducir las molestias.


6- Algunas infusiones tienen propiedades antiinflamatorias y calmantes, por lo que son muy beneficiosas en estos días. Destacan las de té rojo, manzanilla, salvia, caléndula, artemisa, canela, pasiflora, melisa, enebro, etc.


7- Algunas plantas ayudan a la regulación hormonal, aliviando los dolores propios de la ovulación, como vitex, salvia, dong quai. Se deben tomar de manera continua a lo largo de todo el ciclo.


En resumen, si tu dolor es soportable, recurre a estos consejos. Si no, acude a tu ginecólogo para que te haga pruebas para descartar algún otro problema que pueda ser la causa de ese dolor más intenso y recetarte el tratamiento más adecuado. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×