¿Cómo es el proceso de ovulación?

¿Cómo es el proceso de ovulación?
comparte

La ovulación es el proceso mediante el cual un ovario expulsa un óvulo para que pueda tener lugar la fecundación de este por un espermatozoide. Si esto pasa, comienza el embarazo. Si no, el óvulo muere y es expulsado en la menstruación. ¿Quieres saber cómo funciona este proceso?

Las mujeres nacen con todos los óvulos que podrán madurar a lo largo de su vida fértil. Es decir, a diferencia de los hombres, que producen espermatozoides en caya eyaculación, las mujeres nacen con todos los ovocitos (en torno a un millón) que darán lugar a los óvulos que irán madurando en cada ciclo menstrual. Estos ovocitos se convierten en unos 500.000 en la pubertad que esperan en los ovarios a madurar, aunque solo unos 500 llegarán a la ovulación, el resto degenerará en el proceso.


Por lo tanto, la ovulación es el proceso mediante el cual uno de estos ovocitos que están en los ovarios de la mujer madura y es expulsado, algo que ocurre durante toda la vida fértil de una mujer, desde la primera regla en torno a los 12 años hasta la menopausia en torno a los 50. Este ciclo se repite una y otra vez a no ser que se produzca un embarazo, un desarreglo hormonal o alguna otra enfermedad que corte el proceso. Si no, cada 28 días, más o menos, la mujer liberará un nuevo óvulo a la espera de ser fecundado. Y, si no es así, lo expulsará durante la regla.


Como decíamos, este proceso tarda unos 28 días de media, aunque se considera normal que dure entre 21 y 35, incluso que no todos los meses el ciclo sea exactamente igual, sino que varíe ligeramente ya que el cuerpo humano no es un robot y puede verse alterado por las preocupaciones, el estrés, diversas enfermedades, etc.


El ovario que libera el óvulo es bastante arbitrario, porque la ovulación no necesariamente se alterna entre los ovarios en cada ciclo, por lo que puede ser que ovules más de uno que de otro.


La ovulación se produce en la mitad del ciclo, 14 días después del primer día del ciclo menstrual en ciclos de 28 días. Sin embargo, todo el proceso empieza antes, con la llamada fase folicular o preovulatoria. En este momento, la hipófisis envía una señal al cerebro para que comience a fabricar una hormona que estimule los folículos (las cavidades que alojan los óvulos en el ovario), la llamada hormona folículo-estimulante o FSH, que desarrolla entre 10 y 100 folículos en cada ciclo. De todos los folículos que comienzan a desarrollarse, uno lo hará más rápido que el resto, hasta alcanzar una medida aproximada de 20 mm.


Después, los folículos comienzan a segregar grandes cantidades de estrógeno, a la vez que el hipotálamo libera otra hormona llamada prolactina, que interviene en la maduración de los folículos del ovario.


Durante esta fase se producen cambios en la cavidad uterina, en la mucosa endometrial y en las glándulas mamarias, que se preparan para un posible embarazo.


La duración de la fase de maduración folicular, hasta que el ovocito es liberado, varía de una mujer a otra, pero por regla general suele ser de entre 12 y 16 días.


Después, llega la fase ovulatoria, en la que el hipotálamo comienza a liberar otra hormona llamada luteinizante o LH que completa la maduración del folículo, transformándolo en un gran folículo se rompe entre 12 y 36 horas después, liberando al óvulo. Cuando esto ocurre, libera en la cavidad abdominal alrededor de 10 a 15 ml de líquido y millones de células responsables de la producción de hormonas ováricas.


Entonces, el ovocito (llamado en este momento terciario o de Graff) se dirige a la cavidad peritoneal, donde es atrapado en el extremo de los tubos de las trompas de Falopio. Estas trompas cuentan con unos pequeños filamentos o cilios que se mueven como una aspiradora, aspirando el líquido folicular con todo su contenido, fundamentalmente, el óvulo. Los músculos de la trompa también se contraen rítmicamente para favorecer el ingreso del óvulo a las trompas, donde espera unas 24 o 48 horas a la llegada de un espermatozoide que lo fecunde.


Después de esta fase comienza la fase lútea, en la que se produce la aparición del cuerpo amarillo o cuerpo lúteo en la zona donde se liberó el óvulo. Este cuerpo es un tejido muy rico en colesterol, de color amarillento, que comienza a formar grandes cantidades de progesterona para preparar al endometrio para alimentar al óvulo fecundado hasta que forme la placenta. La progesterona también estimula que el cuello del útero segregue un moco muy espeso que impide la entrada en el mismo de gérmenes que puedan afectar al óvulo si es fecundado.


Si el ovocito es fecundado, baja por las trompas hasta el útero, donde se implanta y comienza su desarrollo.


Si no ha habido fecundación se produce la muerte funcional del cuerpo lúteo y la mucosa uterina se desvitaliza. Todos estos elementos se desprenden y se rompen los vasos sanguíneos, produciéndose una hemorragia, que es la menstruación, unos 12 o 15 días después.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×