Pautas para quedarse embarazada

Pautas para quedarse embarazada
comparte

Si estás buscando un embarazo, y quieres aumentar tus posibilidades de lograrlo a la primera o, al menos, en poco tiempo, debes tener en cuenta unos cuantos consejos y pautas importantes.

Antes, las parejas se casaban y, desde el primer día, buscaban un embarazo, ya que el “fin” de casarse era tener hijos. Sin embargo, actualmente las parejas viven mucho tiempo juntas antes de decidirse a tener un hijo, por lo que la edad de la maternidad se ha retrasado mucho (desde los 20 a los 33 años) y eso puede dificultar el embarazo. Además, el estrés, la alimentación o ciertos hábitos de vida complican aún más conseguir un embarazo en poco tiempo, lo que puede conducir a la desesperación.

Por eso, si ya te has decidido y quieres tener un hijo y quedarte embarazada, es importante que, antes de empezar, tengas en cuenta estos consejos para tardar lo menos posible y aumentar tu fecundabilidad.

1- Calcula tus días fértiles. El ciclo menstrual de una mujer dura unos 28 días, aunque se considera normal que dure entre 21 y 35 días. Y, a lo largo de este tiempo, solo hay un día en el que hay un óvulo a la espera de ser fecundado, por lo que es fundamental conocer ese día para saber cuándo mantener relaciones sexuales sin protección para lograr el embarazo.

Para conocer tus días fértiles debes saber cuándo ovulas, lo cual suele ocurrir a la mitad del ciclo, es decir, si tu ciclo es de 28 días, ovulas en torno al día 14. Puedes usar nuestra calculadora de días fértiles para calcularlo o estar atenta a otras señales que indican la ovulación, como los cambios en el flujo vaginal (se vuelve más transparente y pegajoso, como clara de huevo) o el aumento de la temperatura basal (aumenta entre 0,4 y 1º C tras ovular). Una vez que sabes cuándo se produce la ovulación en tus ciclos (más fácil de saber si eres regular), tienes que mantener relaciones en los 3 días anterior y el posterior, puesto que el óvulo solo vive unas 24 horas, pero los espermatozoides entre 3 y 5 días, por lo que pueden estar antes en la vagina para llegar al óvulo y fecundarlo.

Si no mantienes relaciones en esos días nunca te quedarás embarazada, por lo que es muy importante que sepas cuándo hay un óvulo listo para ser fecundado.

2- Evita el tabaco y el alcohol. Tanto el tabaco como el alcohol son sustancias perjudiciales no solo durante el embarazo, ya que pueden causar aborto espontáneo, parto prematuro, malformaciones el feto, bajo peso al nacer… sino también durante la concepción, ya que ambas sustancias afectan a la calidad de los gametos (óvulo y esperma), dificultando la fecundación. Si quieres quedarte embarazada, tanto tú como tu pareja debéis dejar de fumar y reducir el alcohol a una cerveza o copa de vino a la semana.

3- Duerme y reduce el estrés. El estrés, la falta de sueño, la ansiedad y el ritmo de vida tan ajetreado que llevamos no es bueno para la fecundación, por lo que es importante que evites el estrés y descanses bien. Un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas diarias, y hacerlo en un horario nocturno (de 11 a 7 de la mañana, por ejemplo). Si tu trabajo es muy estresante, intenta delegar o bajar el ritmo y practica actividades relajantes al salir como correr, meditar, yoga, etc.

4- No te obsesiones y disfruta de las relaciones. Cuando empiezan a planificar el embarazo, muchas parejas se obsesionan con los días fértiles y el sexo se vuelve algo planificado y sin sentimientos, lo cual no favorece el embarazo. Si bien es cierto que hay que mantener relaciones esos días, no tenéis por qué limitaros solo a ellos, podéis mantener sexo siempre que os apetezca y tenéis que disfrutar de vuestras relaciones sin pensar constantemente en el embarazo, ya que eso puede causar problemas de erección y eyaculación si el hombre siente mucha presión. Incluso hay estudios que demuestran el orgasmo femenino aumenta en un 15% las posibilidades de lograr el embarazo, así que debéis disfrutar los dos y no obsesionaros ni poneros nerviosos.

Asimismo, mantener relaciones sexuales con frecuencia, no sólo en los días clave, estimula el funcionamiento hormonal de ambos y aumenta significativamente las oportunidades de lograr el embarazo.

5- Sigue una dieta sana. La dieta influye mucho también en la concepción, ya que determinados nutrientes favorecen la calidad y cantidad de los gametos, ayudan a engrosar la pared uterina, equilibran las hormonas, etc. Por eso, debes consumir mucha fruta, verdura, frutos secos, legumbres, pescados, huevo o carnes magras. Algunos de los nutrientes esenciales para la fertilidad son el zinc, el selenio, el hierro, las vitaminas C, E y del grupo B o los ácidos grasos esenciales. Evita la comida ultraprocesada y las grasas.

Por otra parte, es fundamental que comiences a tomar ácido fólico y yodo tres meses antes de la concepción. El ácido fólico, o vitamina B9, es fundamental para evitar los defectos del tubo neural en el feto (espina bífida y anencefalia, principalmente) y el yodo contribuye al correcto desarrollo del sistema nervioso, por lo que se aconseja tomar un suplemento vitamínico de ambos nutrientes desde varios meses antes.

Por último, es importante que bebas mucha agua y te mantengas bien hidratada. Reduce el consumo de cafeína y cuídate, seguro que así logras el embarazo en poco tiempo.

Y, si lleváis más de un año manteniendo relaciones sexuales sin protección y no os habéis quedado embarazados, conviene que vayáis a un médico para descartar posibles problemas que dificulten la concepción. 

 

No te puedes perder ...

 


Te puede interesar:
Una de las primeras preguntas que se realiza una mujer cuando quiere quedar embarazada es ¿cómo calcular los días fértiles?. Si el ciclo es regular es muy sencillo ya que se trata de los días centrales del mismo. Si la mujer no tiene un ciclo regular puede identificar sus días fértiles a través de los síntomas de la ovulación.


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 08-04-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>